Estrategias en investigación | desafío internacional

La UGR consigue fondos europeos para captar talentos con sueldos competitivos

  • Es la única universidad andaluza que entra en el programa Marie Curie.

  • Supone ingresar dos millones de euros y un sello de calidad con el que mejorar en los rankings internacionales.

Laboratorio de la Universidad de Granada dedicado a la investigación en el campo de la robótica. Laboratorio de la Universidad de Granada dedicado a la investigación en el campo de la robótica.

Laboratorio de la Universidad de Granada dedicado a la investigación en el campo de la robótica. / granada hoy

La sangría económica que en los últimos años han sufrido los investigadores -que tradicionalmente se han dotado de fuentes de financiación públicas-ha obligado a mirar, cada vez con mayor interés, cómo se gestionan los recursos para ciencia en otras universidades, en otros países. Tras esa mirada, absolutamente interesada, viene el siguiente paso. Pedir, y hacerlo donde las otras universidades punteras en investigación lo hacen, en Europa. El Vicerrectorado de Investigación y Transferencia ha iniciado ese camino. El pasado año incluyó en su Plan Propio el programa UGR Fellows, destinado a atraer a Granada talento investigador. Del bolsillo de la institución granadina saldrían remuneraciones atractivas con el fin de captar a los mejores cerebros y que éstos, una vez en Granada, 'tirasen' del carro para "fortalecer" el trabajo de investigación que ya se hace.

"Era un esfuerzo necesario", recalca el vicerrector de Investigación de la UGR, Enrique Herrera Viedma. El sueldo que se les ofreció a los cinco investigadores que vineron gracias a ese programa propio fue de unos 3.700 euros brutos. "Lo sacamos y nos planteamos que había otras universidades que conseguían fuera el dinero y, además, un sello de calidad", refiere el responsable de la política científica en la institución granadina. El modelo era Cataluña, siempre líder en los rankings de universidades españolas y muy bien situada en los internacionales. ¿Cómo conseguía los fondos? La respuesta estaba en el progama Marie Curie, una iniciativa auspiciada por la Unión Europea por la que Bruselas cofinancia actividades de producción científica en cualquier tipo de entidad dedicada a investigar, no sólo universidades. En toda España -que cuenta con 51 universidades públicas, más infinidad de instituciones y entes con capacidad para hacer ciencia- se han aprobado en esta convocatoria ocho programas dentro de Marie Curie. Y uno de ellos es el de la UGR. Es la única universidad pública andaluza que lo ha conseguido.

Se busca conseguir proyectos ERC, financiados con hasta 4 millones

"No es fácil. Se trata de un programa muy competitivo", destaca Herrera Viedma. La UGR consigue 2,2 millones de euros que invertirá íntegramente -se trata de fondos finalistas- en dos convocatorias a lo largo de los próximos cuatro años para traer a Granada a veinte investigadores de primer nivel, diez en 2018 y otros diez en 2019. La UGR pondrá de sus propios fondos otros dos millones de euros para el programa, bautizado Athenea y que, de esta manera, nacerá con una dotación de 4,2 millones.

El principal 'gancho' para captar a esos investigadores es el sueldo, de unos 5.000 euros brutos mensuales. "Se trata de un salario atrativo", indica Herrera Viedma, lo que permitirá que 20 científicos "de alto nivel" vengan. Estas remuneraciones permiten a Granada pelear con universidades punteras en la atracción de talento. Una vez aquí, se confía en que esos investigadores de primer nivel aporten "aire fresco", traigan "conocimiento" y "enriquezcan" el trabajo que ya se hace en la UGR, que ha capeado el temporal de la crisis con buenos resultados en el campo investigador. Una vez finalizado el programa, se les "estabilizaría" en la UGR a través de alguna de las modalidades nacionales de contrato, que conllevan menos sueldo.

El vicerrector se muestra convencido de que esta estrategia permitirá cumplir con un doble objetivo. Por un lado, 'colarse' en la "Champions League", como la califica Herrera Viedma, de universidades internacionales, es decir conseguir el marchamo de "excelencia", y por otro, lograr más financiación de fuera y evitar la dependencia de los exangües fondos nacionales. El plan proyectado desde el Vicerrectorado establece una secuencia lógica. Si se consigue atraer talento de fuera, se pueden mejorar los resultados en investigación. A mejores resultados, más posibilidades de conseguir financiación europea con nuevos proyectos... y la rueda debe girar en ese sentido hasta conseguir entrar en la élite. Y la élite en Europa tiene un nombre, European Research Council (ERC). Se trata de las ayudas invididuales -es decir, van para el investigador, no para la institución- más importantes que se otorgan en la UE, con dotaciones que van entre los 2 y 4 millones de euros. Estas ayudas se dividen en tres niveles, de menor a mayor entidad, Starting Grants, Consolidator y Advance. Hasta ahora, la UGR ha conseguido dos Starting Grants y ninguna Consolidator.

Para asegurar el avance en ese camino, se exigirá a quienes vengan con Athenea haber optado a un ERC y se buscará profesionales que trabajen en investigación de frontera, lo que supone primar la innovación. Frente a ese objetivo, el vicerrector reconoce dos retos, "que la selección sea adecuada", para lo que incide en que todo el proceso será evaluado, y que dentro de la Universidad sepamos cuidarles". Investigadores que se formaron en Granada pero que se fueron para continuar con su trabajo ya han mostrado su interés. "Ya me han llamado varios investigadores que estuvieron en la UGR y ahora están en Estados Unidos interesándose".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios