Granada

Ultimátum del abogado de Juana Rivas al Centro de la Mujer de Maracena

  • José Estanislao López se plantea dejar la defensa si continúan las "injerencias y los atajos a la legalidad"

José Estanislao López, junto a Juana Rivas, entrando a los juzgados de Granada. José Estanislao López, junto a Juana Rivas, entrando a los juzgados de Granada.

José Estanislao López, junto a Juana Rivas, entrando a los juzgados de Granada. / álex cámara

Comentarios 1

Si el "entorno" del Centro de la Mujer de Maracena, dirigido por la exasesora de Juana Rivas, Francisca Granados, continúa con sus "injerencias no deseadas o queridas" o "atajos" que puedan llevarla fuera de la legalidad, José Estanislao López se planteará dejar la defensa de la maracenera. Así de tajante se mostró ayer el abogado de Rivas, que criticó que esas intromisiones provocaron "equivocaciones" en la gestión de su causa en verano del 2017.

"Estamos totalmente opuestos a todo lo que no sea la defensa dentro de la ley y del sistema judicial", sentenció López, que aseguró que no admite "atajos o caminos" que puedan llevar a Juana Rivas "fuera de la legalidad".

"Esperamos que Juana siga actuando bajo el consejo de sus abogados, los que realmente conforman su equipo jurídico", insistió el letrado, que apuntó a que el entorno al que se refiere parte del Centro Municipal de la Mujer de Maracena que dirige la asesora jurídica Francisca Granados.

Las declaraciones del abogado que ejerce la defensa de Rivas se producen después de que el jueves Juana entregara a sus dos hijos, de 12 y 4 años, a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, en una comisaría de Cagliari, después de que el domingo pasado se negara a devolvérselos. La entrega se produjo tras comparecer de nuevo ante la Policía para declarar sobre la denuncia que interpuso contra Arcuri, quien tiene la custodia provisional de los niños desde agosto de 2017, por supuestos malos tratos al menor de sus hijos.

José Estanislao López ya admitió que hubo error anteriores en su defensa. Así lo manifestó en el recurso de apelación formalizado ante la Audiencia de Granada contra la sentencia que condenó a Rivas por sustracción de menores a cinco años de cárcel por permanecer en paradero desconocido con sus hijos para evitar entregárselos a su expareja.

Juana Rivas entregó el pasado jueves a sus dos hijos, de 12 y 4 años, a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, en una comisaria de Cagliari, la capital de Cerdeña, después de que el domingo pasado se negara a devolvérselos. La entrega se produjo después de que Juana Rivas se reuniera ayer con el cónsul general de España en Roma, Luis Fernández Cid, en Cagliari y después de haber tenido que comparecer de nuevo ante la Policía para declarar sobre la denuncia que interpuso contra Arcuri por supuestos malos tratos al menor de sus hijos. Ahora anuncia que seguirá "luchando" por la custodia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios