Crisis del covid-19

La Universidad de Granada reconoce "limitaciones legales" para actuar contra los estudiantes que hagan botellón

  • La rectora de la UGR, Pilar Aranda, ha participado en la junta de seguridad 

La Universidad de Granada reconoce "limitaciones legales" para actuar contra los estudiantes que hagan botellón La Universidad de Granada reconoce "limitaciones legales" para actuar contra los estudiantes que hagan botellón

La Universidad de Granada reconoce "limitaciones legales" para actuar contra los estudiantes que hagan botellón / Antonio L. Juárez / Photographerssports

La rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, ha reconocido "limitaciones legales" en cuanto a "poder actuar" fuera de las instalaciones universitarias contra aquellos que pongan en riesgo la salud pública tras la reunión de la junta de seguridad en la que se han tratado las nuevas limitaciones a la movilidad impuestas desde la Junta.

En las últimas semanas la Junta ha centrado el foco en la comunidad universitaria y acciones como botellones y fiestas para explicar el repunte de casos de coronavirus en la capital. De hecho, una de las primeras medidas tomadas desde el Ejecutivo andaluz fue suspender la actividad docente presencial en la Universidad de Granada, una decisión que se anunció justo después de las imágenes de decenas de personas de fiesta en Ángel Ganivet en el puente del 12 de octubre.

La rectora recordó en un audio remitido por la Oficina de Gestión de la Comunicación de la UGR que "debemos ser cumplidores estrictos" de las normas higiénico sanitarias para evitar la propagación de la enfermedad. Además, indicó que la Universidad ha manifestado el "apoyo y colaboración" a las instituciones en estos días y que se ha explicado las medidas tomadas desde el Rectorado tras la prórroga de la suspensión de la docencia presencial por otros catorce días. En una entrevista concedida a este diario, Aranda indicó que se aplicará la normativa "con toda su dureza" en los casos de que haya miembros de la comunidad universitaria que pongan en riesgo la salud pública con sus actuaciones, siempre y cuando éstas se desarrollen en las instalaciones universitarias. La normativa, recordó en la entrevista, prevé incluso la expulsión. 

En un comunicado, la UGR establece cómo se aplicará esa prórroga. Se mantiene la suspensión de la docencia presencial y de servicios como la biblioteca o las salas de estudio. Sí se mantiene la actividad investigadora, las prácticas y el comedor únicamente para atender a los becarios.

En cuanto al encuentro de la junta de seguridad, Aranda indicó que se ha hecho una "puesta en común" y se han valorado las medidas para reducir la movilidad en Granada y su cinturón. En relación con las medidas, la rectora indicó que la Universidad ha manifestado su "apoyo y colaboración total", además de recordar la necesidad de cumplir con las medidas, como la distancia social y el uso de mascarillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios