Granada

La Universidad de Granada presenta su Comisión de Ética para evitar casos de “mala praxis”

  • Se trata de un órgano consultivo que velará por la “integridad” universitaria

  • Una de sus primeras tareas será crear un código ético

La Comisión de Ética, junto a Pilar Aranda, hoy en el Rectorado de la UGR. La Comisión de Ética, junto a Pilar Aranda, hoy en el Rectorado de la UGR.

La Comisión de Ética, junto a Pilar Aranda, hoy en el Rectorado de la UGR. / R. G.

La Universidad de Granada (UGR) presentó esta mañana su Comisión de Ética e Integridad Académica, un órgano consultivo y de “impulso” que velará por la “integridad, las buenas prácticas y el seguimiento de la aplicación” de los criterios éticos en toda la comunidad universitaria. Está conformado por docentes de todas las áreas del conocimiento, representantes del personal de administración y servicios y alumnado, además de los presidentes de los Comités de Ética en la Investigación ya constituidos. En su presentación, el vicerrector de Política Institucional y Planificación, Pedro Mercado –que es además coordinador de la Comisión–, expuso que una de las razones “profundas” que llevan a la UGR a dotarse de este comité “es dar respuesta adecuada” a la demanda de la sociedad.

Mercado reconoció que la “transformación digital” ha modificado sustancialmente tanto la forma de aprender como de enseñar, así como la rutina investigadora. Esta “transformación” es también un reto a la hora de evitar “mala praxis” en la actividad universitaria en sus distintas facetas, en las que se incluye la “gestión” y la “gobernanza”. Al hilo de esta necesidad, Mercado arguyó que además de competencias profesionales, la Universidad debe dotar a su comunidad también de “competencias éticas”.

Además de ese compromiso, la Universidad de Granada desarrolla este comité dentro de lo que se establece dentro de la Magna Carta, que engloba a 800 universidades y donde “lleva tiempo abierto el campo de trabajo de la integridad”.

El objetivo, puntualizó Mercado, “no es disciplinario”, sino se abordará primero desarrollar un código ético y de establecer pautas. Ese código se establece como un “marco de compromiso ético que deberá ser completado” con códigos de buenas prácticas en las distintas áreas. Además, desde el comité la “novedad”, según Mercado, es que se hará evaluación y “seguimiento” de esos códigos. Esta tarea se realizará en coordinación con el resto de órganos de la Universidad, tales como Defensoría, Inspección o Igualdad.

Dentro del desarrollo del código ético, se tratará de “impulsar” la sensibilización y desarrollar “cambios normativos”, además de fomentar “herramientas para erradicar las malas prácticas dentro de la Universidad.

La rectora, Pilar Aranda, esbozó que la comisión “no tiene nada que ver con los casos puntuales” y que el desarrollo del código ético se hará en los próximos meses. “Quizá antes del fin del trimestre podamos conocer” algunos de los primeros trabajos de la comisión.

La rectora desligó la actividad de esta comisión de ningún caso concreto. Este órgano sí podrá recoger quejas o consultas “sobre un posible incumplimiento de la normativa ética”, que dirigirá a los órganos competentes. La comisión se dotará de normas de funcionamiento interno y al final del curso académico entregarán un informe de las actividades desarrolladas, del que se dará cuenta en consejo de gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios