Granada

La Universidad se 'anticipa' al futuro con su Bibliomaker

  • La UGR estrena un espacio único en Andalucía para impulsar la innovación con las nuevas tecnologías

La sala Bibliomaker abrirá doce horas al día en la Facultad de Ciencias.

La sala Bibliomaker abrirá doce horas al día en la Facultad de Ciencias. / g. h.

La Universidad de Granada estrenó ayer su Bibliomaker, un espacio innovador único en Andalucía que busca avanzar hacia el concepto de biblioteca del siglo XXI, en la que no sólo se almacena conocimiento si no que también se genera a través de nuevas tecnologías de acceso gratuito y colaboración multidisciplinar. La rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, inauguró este nuevo servicio de la Biblioteca Universitaria, un lugar para crear e innovar abierto durante doce horas al día y que es el único dedicado a creadores del sistema de bibliotecas andaluzas.

"El uso tradicional del espacio físico de la biblioteca ha ido cambiando conforme ha evolucionado la biblioteca virtual. La tendencia hacia la que evolucionan las bibliotecas del siglo XXI es a proporcionar espacios no sólo para almacenar conocimiento, sino también para generarlo, no sólo de silencio y estudio, sino también de aprendizaje e interacción", explicó la directora de la Biblioteca Universitaria, María José Ariza. En esa evolución, la Universidad de Granada ofrece este servicio que es gratuito gracias al patrocinio de las empresas locales Microdigital y Sakata3d.

El servicio es gratuito gracias al patrocinio de las empresas locales Microdigital y Sakata3d

La coordinadora del Grupo de Bibliomaker, Rosa María Martín Ramírez, detalló que las mejores universidades del mundo cuentan con este tipo de servicios que buscan proporcionar un espacio donde los estudiantes puedan crear, colaborar, compartir, desarrollar ideas e innovar. Se trata por tanto de un proyecto que promueve la cultura de la creatividad y la innovación y favorece la comunicación y colaboración interdisciplinar, posibilitando el encuentro de estudiantes, profesores e investigadores de todas las disciplinas.

Este nuevo espacio vincula el proceso de enseñanza-aprendizaje con las nuevas tecnologías, permite, por ejemplo, que estudiantes de la carrera de Química diseñen moléculas y después las imprimen en 3D y promueve la cultura de la creatividad y la innovación. Desde el Bibliomaker se puede acceder a impresoras 3D, componentes electrónicos, ordenadores con pantalla doble para ver tutoriales mientras se trabaja, software para el desarrollo de ideas, diseño y modelado y programas dedicados a materializar la creatividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios