Aromas y sabores

Vinos litorales: la expresión del mar

  • España ofrece una variedad de vinos amplísima

  • Entre los que no puede dejar de probar están los vinos de mar

Vinos de la cata en el Mesón La Alegría. Vinos de la cata en el Mesón La Alegría.

Vinos de la cata en el Mesón La Alegría. / M. L.

Los vinos de mar son aquellos que se elaboran con la uva procedente de viñedos situados cerca del mar Mediterráneo, del mar Cantábrico y el océano Atlántico.Los vinos de mar tienen una característica particular: la influencia del viento y la brisa marina en el cultivo de los viñedos. Y es que, uno de los aspectos que más puede llegar a influir en la calidad y el sabor de la uva es la temperatura. Por lo general, se considera que una diferencia térmica acusada entre la noche y el día resulta positiva para el proceso de crecimiento de la uva, siempre y cuando no se trate de contrastes muy extremos.

Sin embargo, la acción del mar y de los vientos provenientes del interior de los océanos también tienen la capacidad de templar las temperaturas de las costas, permitiendo que los vinos que se elaboran en estos escenarios destaquen por sus notas equilibradas y gustos autóctonos de la zona.

El pasado miércoles día 9 se celebró una cata de este tipo de vinos en el Mesón La Alegría, sito en la calle Moras, en Granada. Empezando de oeste a este y de norte a sur, dimos la vuelta a nuestro litoral y catamos cinco vinos de las zonas más influenciadas por nuestros mares.

Veiga Naúm (DO Rías Baixas)

Un albariño típico de la zona, vinos con una graduación alcohólica equilibrada y una acidez marcada. Sin embargo, al mismo tiempo cuentan con aromas florales, por lo que son muy agradables al paladar y consumidos normalmente como vinos jóvenes, si bien en los últimos años las bodegas de Rías Baixas han apostado también por vinos de Albariño con crianza. Este presentaba notas de flor de azahar, maticas salinos en el paso por boca y un final con recuerdos tropicales con un punto amargo muy agradable.

Itsasmendi 7 (DO BizkaikoTxakolina)

En el País Vasco existen tres denominaciones de origen, una por provincia. De esta denominación vizcaína catamos un vino de Bodegas Itsasmendi, una de las punteras en la elaboración de Txakolí. Este vino se elabora a partir de uvas de cierta acidez y cuyas variedades más comunes son hondarribi zuri y hondarribi beltza. Se trata de un vino de una graduación alcohólica muy controlada, protagonizado por la acidez y con un espíritu marino muy interesante. Aromas de manzanilla, hierbas de litoral y mineralidad y frescura en boca, pomelo, membrillo y fruta blanca.

Espelt Vailet (DO Empordá)

Esta denominación que antes llevaba la ‘coletilla’ Costa Brava) han conseguido hacerse un hueco entre los paladares más exigentes. Destacan los que son elaborados a partir de la uva de viñedos situados en el Alto Ampurdán. Se trata de una tierra rocosa y con poca lluvia, lo que, unido a los vientos que llegan de las aguas del Mediterráneo, les confiere un carácter marítimo. Elaborado con Garnacha Blanca (uva con la que se están haciendo vinos espléndidos en la zona) y con Macabeo, es un vino elegante, fresco y mediterráneo.

Taus Blanco (DO Jumilla)

Aunque nos pareciera un poco al interior de la provincia de Murcia para llamarlo un ‘vino de litoral’, solo dista 80 km del mar y su altitud media es de 320 a 600 m. El municipio tiene una gran cantidad de elevaciones: Sierra del Carche, Sierra del Buey, Sierra de la Cingla Sierra de Los Gavilanes, Sierra de Los Ladrones, Santa Ana, Peñas Blancas, Sierras de las Cabras y Hermana, Las Grajas, y algunas más alejadas. Así, Jumilla presenta un clima tipo mediterráneo continental. Este vino de Bodegas El Carche, describe perfectamente el paisaje: la influencia de un Mediterráneo ya bastante más cálido y de las brisas de las Sierras próximas. Elaborado con Macabeo y Sauvignon Blanc, es un vino pleno, carnoso, fresco, con aromas de monte bajo y notas salinas en boca. Los toques tropicales en retronasal terminan de enamorar.

Calvente Pago La Guindalera (DO Granada)

En los últimos años el panorama de los vinos granadinos ha cambiado radicalmente hacia una elaboración de vinos de calidad y de gran aceptación en el mercado. La gran diversidad que nos da nuestra topografía, hace que encontremos vinos desde el Altiplano de Sierra Nevada, con viñedos a más de 1.000 metros de altitud a otros en los que casi rompen las olas del Mediterráneo de la Costa Tropical. En Bodegas Calvente, los vientos mediterráneos han subido por los pagos de Castillejos y La Guindalera consiguiendo maduraciones lentas en intensas. Este vino, elaborado con Moscatel de Alejandría tiene una entrada dulzona, una acidez equilibrada, un gran peso de fruta en el paso de boca y una gran persistencia.

Se los recomiendo todos. ¡¡Disfrútenlos!!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios