La huella tras la visita de Bono de U2 a la Alhambra Un destino para atraparlos a todos

  • El sector turístico busca un modelo de calidad para fidelizar a los viajeros y que repitan la experiencia

Bono, que visitó la Alhambra el pasado 23 de septiembre, preguntó “cuándo podría volver” al terminar el recorrido Bono, que visitó la Alhambra el pasado 23 de septiembre, preguntó “cuándo podría volver” al terminar el recorrido

Bono, que visitó la Alhambra el pasado 23 de septiembre, preguntó “cuándo podría volver” al terminar el recorrido / G. H.

La Alhambra es ese concepto que siempre se acaba mentando si una conversación sobre Granada se estira mínimamente. Un monumento por el que pasan cada año más de 2,5 millones de personas, entre los que hay contabilizar a todos esos famosos españoles y de todas partes del mundo que vienen cada dos por tres y que no siempre quieren ser cazados por las cámaras ni que se sepa por dónde andan y piden el 'secreto de sumario' del Patronato.

Otras veces son ellos mismos los que inmortalizan el momento en sus redes y actúan como informadores. O, como en el caso de Bono, el cantante de U2, son los fans los que no pueden evitar hacer de paparazzis para que todo el mundo tenga constancia.

En cualquier caso, una visita como la del conocidísimo músico irlandés tiene una repercusión inmensa hasta para un monumento que se vende solo y sin necesidad de nadie. Aunque no deja de ser un orgullo para un destino turístico como Granada y para los responsables del monumento que Bono ya esté pensando en su próximo viaje a Granada para ver de nuevo los palacios nazaríes con su familia.

Así, según la información del director del Patronato de la Alhambra, Reynaldo Fernández, fue el propio cantante de U2 el que tras quedarse impresionado por la magia del arte andalusí preguntó "cuándo podría volver" nada más acabar su recorrido por el atractivo monumento granadino.

Una anécdota que para el responsable de la Alhambra es la prueba de que se está consolidando "un destino de calidad" que hace que la persona que viene –da igual la capacidad de su bolsillo o si es una persona anónima o famosa– quiera volver. Granada va por el buen camino en este sentido, aunque hasta el propio director del Patronato reconoce que "queda mucho por hacer" en la definición del modelo turístico.

El paradigma de la visita Bono, que llegó al Aeropuerto de Granada en un avión privado y se fue en el mismo día, es un ejemplo de que –pese a la obvias dificultades y retos que afronta el turismo– algo se está haciendo en este sector, pues como indica el director de la terminal García Lorca lo importante "es cumplir la expectativas del que viene" que en el caso de Granada son altas.

"Si alguien se va defraudado no vuelve y todo tiene que funcionar, especialmente la hostelería y sin quitar el Aeropuerto que es el primer eslabón de la cadena y ya da sirve para dar una idea buena a la persona que llega".

El apéndice de esta historia lo pone Antonio Tejada, presidente de la Ciudad Accesible, quien opina que Granada debe luchar por un turismo inclusivo. “Que sea como la famosa teoría de la Coca-Cola y que la ciudad atraiga el turismo mochilero y al cantante de U2. Nadie sobra en el tema del turismo”. Menos aún, si piensa volver a Granada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios