GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Granada

El alcalde fusilado de Píñar dará nombre a la Plaza del Ayuntamiento

  • Rafael Expósito fue ejecutado de madrugada el 12 de enero de 1940 tras entregarse

El Ayuntamiento de Píñar ha bautizado la plaza en la que se ubica la Casa Consistorial con el nombre de Rafael Expósito Jiménez, el alcalde republicano fusilado el 12 de enero de 1940, víctima del franquismo.

El acto homenaje, que se celebró el pasado viernes, reunió a los ocho hijos vivos de Expósito, que asistieron, junto a unos trescientos vecinos del pueblo, al cambio de nombre de la plaza en la que descubrieron un monolito que recuerda la figura del regidor, cuyos restos se encuentran en paradero desconocido.

Al acto acudieron, entre otros, la presidente en funciones de la Diputación, Juana María Rodríguez Mesa, el vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Rafael Gil Bracero, y varios alcaldes de la comarca. Juntos participaron en un homenaje a "un buen hombre, un trabajador, alcalde demócrata de los pies a la cabeza y con las manos limpias de sangre", como lo recordó la alcaldesa de Píñar, Inmaculada Oria.

La iniciativa del cambio de denominación de la Plaza del Ayuntamiento partió de un vecino de la localidad que presentó al pleno un escrito, acompañado por 420 firmas, aludiendo a la Ley de la Memoria Histórica para renombrar la Plaza y homenajear a Rafael Expósito Jiménez. El pasado 27 de marzo, el voto mayoritario de los miembros de la Corporación municipal permitió materializar la iniciativa.

Rafael El del Ventorrillo, como aparece en el Registro Civil, realizó importantes obras en Píñar, como la urbanización de la Plaza del Ayuntamiento, que ahora lleva su nombre, la carretera que une la localidad con la estación de tren, mejoró la red de puentes sobre el río Píñar y ejecutó relevantes obras de abastecimiento de agua.

Los ocho hijos vivos de Rafael -de los nueve que tuvo- se reunieron por primera vez el viernes después de más de treinta años para asistir al homenaje, en el que recibieron una placa de recuerdo que conservará Consuelo, la más pequeña, y que su padre no llegó a conocer.

Al término de la Guerra Civil, Rafael se entregó voluntario y fue condenado en agosto de 1939. Fue fusilado a las seis de la mañana del día 12 de enero de 1940.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios