Junta de Andalucía

Un convenio de subvención a enfermos de anorexia, anulado por no seguir el cauce legal

  • El Instituto Andaluz de la Juventud sí debe pagar 4.000 euros por los gastos de un campamento para jóvenes corganizado en 2015

Imagen de archivo de un campamento de verano de Adaner. Imagen de archivo de un campamento de verano de Adaner.

Imagen de archivo de un campamento de verano de Adaner. / G.H.

El Consejo Consultivo de Andalucía ha dictaminado favorablemente la propuesta de nulidad del convenio de colaboración que firmaron en julio de 2015 el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) y la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia de Granada (Adaner). La decisión se basa en el hecho de que el convenio se concedió “prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido”. Fue la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales la que tramitó el expediente sobre el que ahora se pronuncia el Consultivo.

Según se indica en la resolución, el citado convenio establecía que el IAJ aportaría 4.000 euros para “asumir parte de los gastos derivados del alojamiento del campamento” que anualmente organiza Adaner. También se comprometió a “llevar a cabo la difusión y la publicidad del campamento a través de su página web, correos electrónicos, material gráfico en la sede del Instituto...”.

Tras la firma del convenio y la presentación por parte de Adaner de la factura para el cobro de los 4.000 euros, la Administración llevó al Consultivo la propuesta de declarar nulo el acuerdo. “La Administración sostiene que el convenio es nulo porque estamos ante una subvención en especie [...] que se ha otorgado sin seguir procedimiento alguno”. El Consultivo determina que “en efecto, se constata que eso ha sido así”. De este modo, se afirma que “se ha omitido total y absolutamente el procedimiento legalmente establecido”.

La propia Administración alegó que el dinero "se ha otorgado sin seguir procedimiento alguno"

Los ponentes del dictamen inciden en que se ha prescindido de “cualquier trámite”, lo que “lleva a sostener la nulidad de pleno derecho del convenio referido”.

Una vez zanjada la cuestión del convenio y de incidir la falta de trámites en este acto administrativo, el Consultivo determina que la Administración sí debe abonar los 4.000 euros que le reclama Adaner como parte de los gastos por la organización de los campamentos. “Una empresa con la que la Administración contrató los servicios a los que se comprometió por el convenio, los ha realizado y ha presentado la factura para su cobro”. La Junta alegó que “se trata de un contrato menor celebrado entre ella y la empresa”. “Si ello es así [...] está claro que el mismo es válido y la Administración debe satisfacer el importe”. En este caso, se trata de 4.000 euros.

El Consultivo ahonda en que “no es posible” argüir que la nulidad del convenio conlleve la nulidad del contrato. La nulidad del primero “no implica que lo sea el contrato”, por lo que la factura debe ser satisfecha.

La asociación Adaner se fundó en 1991, según consta en su página web. Fue declarada de utilidad pública en 1998. Una de las actividades que organiza son campamentos terapéuticos de verano y de invierno que trata de “reforzar la autoestima” de los jóvenes que sufren anorexia o bulimia y cuenta con talleres y actividades deportivas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios