Arqueología

La apertura del sarcófago tendrá que esperar más de una semana

  • El director de la excavación afirma que están valorando la conservación de la tumba, que ya presenta fisuras por el peso de la tierra

La apertura del sarcófago tendrá que esperar más de una semana La apertura del sarcófago tendrá que esperar más de una semana

La apertura del sarcófago tendrá que esperar más de una semana

El sarcófago romano encontrado esta semana en los sótanos del banco Monte de Piedad y que se convertirá en un hotel de lujo, será abierto por los expertos dentro de algo más de una semana. Así lo asegura a Granada Hoy el director de la excavación Ángel Rodríguez, que insiste en que los trabajos llevan su tiempo, dado que lo más importante es mantener las máximas medidas de seguridad y hacer los estudios previos.

Ahora mismo, los trabajos que se realizan sobre la pieza del siglo III hecha de plomo se encuentran en la fase de valoración del estado de conservación. Después estabilizarán la pieza para evitar que sufra deterioros, y una vez esté estabilizado se planificará la apertura, para la que no tienen fecha cerrada, explica.

De cara a la apertura del féretro iliberitano, se ha formado un equipo multidisciplinar que incluye además de al equipo que realizó el descubrimiento –con Carmen Jódar como restauradora–, a Inmaculada Alemán, catedrática de Antropología Física de la UGR –departamento de Miguel Botella– y a una profesora del departamento de Arqueología, Macarena Bustamante.

A la apertura asistirán varios especialistas del museo, junto al director, Isidro Toro y representantes de la Consejería de Cultura como el arqueólogo inspector de la delegación del ramo.

La apertura del sarcófago que continúa en el Museo Arqueológico, sigue pendiente del informe de estado de conservación para saber “cómo atacarlo y por dónde abrirlo para saber cómo está y dónde tiene las grietas”, explica.

Hasta ahora la pieza tiene “un grado de aplastamiento no demasiado elevado que ha provocado algunas grietas por donde ha podido empezar a entrar lodo y agua”. No obstante, recalca, “el lugar donde estaba tenía unas condiciones de conservación muy buenas porque la misma excavación en épocas más recientes (siglo XXI) los restos que han aparecido estaban en buen estado”.

Respecto a su material, el experto asegura que el féretro de plomo tiene que provenir de Córdoba, ya que es la única fuente de la época que se conoce y de ahí se exportaba a toda la Bética por lo que “es muy probable que proceda de allí”.

El misterio puede resolverse en estos días dado que cuando finalice el proceso de limpieza del sarcófago podrían encontrar “alguna marca o indicativo del artesano que indique la procedencia”, aunque dice, todavía tiene mucho barro adherido, lo que es bueno, porque ayudaría a la conservación.

Descarta que el romano procediera de Córdoba, apunta que lo más posible es que fuera “un iliberitano acaudalado por lo menos”, dado que “el plomo es caro y no todo el mundo podía permitírse una pieza de ese valor”. De momento no han podido ver ningún tipo de inscripción pero cuando quiten el barro que cubre el féretro podrán comprobar si “en los laterales” o en otra zona existe algún tipo de pista en este sentido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios