universidad

Entre apuntes y mantecados

  • A pesar del parón navideño, la UGR mantiene abiertas varias salas de estudio

  • El adelanto de los exámenes propicia que el goteo de universitarios sea continuo

El aulario de Derecho es una de las tres salas de estudio de la UGR que abren por Navidad. El aulario de Derecho es una de las tres salas de estudio de la UGR que abren por Navidad.

El aulario de Derecho es una de las tres salas de estudio de la UGR que abren por Navidad. / carlos gil

Diez de la mañana en la puerta del aulario de Derecho. Dentro, 1.550 puestos en la sala de estudio, que abrió a las ocho de la mañana y permanecerá a disposición de los estudiantes hasta las seis de la madrugada. Fuera, poco movimiento. Son miles los estudiantes de la Universidad de Granada que, como los turrones, han vuelto a casa por Navidad. De los poco más de 46.000 matriculados en estudios de grado, prácticamente la mitad (23.083 según los datos de la última memoria académica de la institución académica) son foráneos, de otras provincias y países. Sin embargo, la actividad en el aulario no cesa. Un goteo discreto y continuo de estudiantes es seña evidente de que hay vida estudiantil dentro de la sala de estudio, una de las tres que abren durante el periodo de vacaciones. Apenas cierra un par de horas para realizar labores de mantenimiento y limpieza. El adelanto de los exámenes como consecuencia del cambio de calendario propicia que un buen puñado de estudiantes se acerquen al aulario con sus apuntes bajo el brazo. Miguel Cáliz tiene su primer examen el jueves 11 de enero. Cursa primero de Farmacia y tiene como idea fija estudiar todos los días en esta sala de estudio. "En casa no me concentro". Acude con un amigo, Alberto San Millán, matriculado en primero de Físicas. El día 15 le espera el examen de Química General. Reconoce que ir a la sala de estudio en estos días "no es fácil, pero es lo que hay". Aquí hay menos tentaciones que en casa, motivo fundamental por el que es uno de los usuarios del aulario. Dentro apenas hay medio centenar de estudiantes. Pocos, reconocen los vigilantes de seguridad. En la semana previa a las vacaciones navideñas hubo que habilitar todo el espacio disponible para puestos de estudio ante la demanda de los estudiantes. La marcha de los que son de fuera ha propiciado que en estos días sea posible encontrar sitio, una situación que cambiará radicalmente cuando pase la festividad de Reyes y, de nuevo, la sala de estudio se llene hasta la bandera.

Iván Donaire está en segundo de Matemáticas. También tiene su primer examen -el de Álgebra- el 11 de enero. "Bueno... lo llevo regular", asume. En casa no le resulta muy difícil concentrarse, así que es uno de los usuarios que asiduamente acude a las salas de estudio. Pensando en ellos, el Vicerrectorado de Estudiantes de la UGR ha habilitado en estos días tres salas de estudio. Además del aulario de Derecho, también abren sus puertas la antigua Biblioteca Biosanitaria (otras 350 plazas) y la sala de estudio del PTS (345 puestos de estudio). Únicamente cerrarán sus puertas los festivos 1 y 6 de enero -como hicieron el día de Navidad- y todas tienen horario de ocho a seis de la mañana del día siguiente.

Mercedes Barranco, de tercero de Enfermería, es lojeña. Pese a lo señalado de estos días, ha optado por quedarse en su piso en Granada para estudiar. "En casa no te concentras", señala. Tiene los primeros exámenes a la vuelta de la esquina y reconoce que ya siente la "presión" de los días previos a las pruebas. Ella sí tiene la experiencia del calendario 'tradicional' y reconoce que lleva "fatal" el cambio y el adelanto de las pruebas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios