Aromas y Sabores

Las bebidas que nos refrescan en verano

  • La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha compartido un listado de bebidas veraniegas y su importe calórico

Las bebidas que nos refrescan en verano Las bebidas que nos refrescan en verano

Las bebidas que nos refrescan en verano

Con las altas temperaturas es importante hidratarse constantemente, pero no todos los refrigerios cumplen esta función con el mismo éxito. Los expertos coinciden en que la mejor opción siempre es el agua, pero es complicado resistirse al resto de propuestas que ofrecen chiringuitos y terrazas durante estas fechas. Cerveza, tinto, refrescos, horchata... Hay muchos para escoger, ¿pero todos ellos son igual de saludables? Para salir de dudas la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha compartido un listado de bebidas veraniegas y su importe calórico:

Horchata: 231 Kcalorías (330 mililitros)

Producto típicamente valenciano elaborado con chufas trituradas, maceradas y mezcladas con agua y azúcar. Rica en almidón y ácido linoleico, tiene un 2,4 % de grasas y un 12 % de azúcares, suponiendo un importante aporte nutricional. Unas 169 Kcalorías en un envase.

Granizados: 150 Kcalorías (250 mililitros)

Helados de agua y un 12 % de azúcar. Pese a sus atractivas presentaciones, solo son vasos de agua azucarada. Refrescantes y disponibles en varios sabores, pero con una cantidad ínfima de fruta.

Refrescos: 132 Kcalorías (330 mililitros, una lata)

Con gas o sin gas, nunca deben sustituir al agua, ya que la mayoría supone un aporte extra de azúcar si los consumimos en exceso. Los de cola son los más populares, controlando el 52 % del mercado.

Clara con limón: 125 Kcalorías (330 mililitros)

Mitad cerveza y mitad refresco de limón. Y a la pregunta de si la cerveza con limón engorda, sentimos decir que es el doble de calórica que la variante hecha con gaseosa. La idea es dulcificar el amargor de la cerveza, pero no hay que olvidar que el refresco con el que se mezcla lleva bastante azúcar, por lo que al final es más calórica que una cerveza.

Clara con gaseosa: 59 Kcalorías (330 mililitros) 

Mitad cerveza y mitad gaseosa, menos de la mitad de calórica que la variante con refresco de limón. La idea de esta combinación es rebajar el alcohol.

Tinto de verano: 125 Kcalorías (330 mililitros)

Vino tinto rebajado con gaseosa, una de las bebidas más populares en los meses de calor. Combinación dulce, refrescante y con burbujas, pero con tanto alcohol como una cerveza normal.

Zumos: 113 Kcalorías (250 mililitros)

No es lo mismo uno recién exprimido (con todas las vitaminas y minerales de la fruta) que un zumo concentrado o un néctar con un porcentaje de fruta (mínimo del 50 %) al que se añade azúcar. Tampoco es igual comer una fruta que beberse su zumo, ya que la fibra se pierde durante el exprimido.

Bebidas a base de té: 94 Kcalorías (1 lata)

Son refrescos, es decir, bebidas refrescantes con extracto de té. La presencia de aditivos como colorantes o la de aromas tiene como única función suplir la falta de té. El contenido en cafeína de estas bebidas de té es, de media, la mitad de la que podamos encontrar en una bebida de cola; y 10 veces menos que en una infusión de té

Cerveza: 88 Kcalorías (250 mililitros)

Bebida alcohólica obtenida tras fermentar uno o varios cereales (a menudo cebada) y aromatizar con lúpulo. Lleva en torno a un 5 % de alcohol, menos que el vino, pero bastan dos cañas para dar positivo en un control. Incluso las cervezas "sin" llevan entre un 0,4 % y un 1 % de alcohol. Solo las que se venden como "0,0" carecen completamente de alcohol. Tomar cerveza engorda y otros mitos sobre la bebida del verano.

Agua: 0 Kcalorías (500 mililitros, una botella)

Digan lo que digan los anuncios de la tele, no hay nada como el agua para quitar la sed. El 96 % del agua embotellada que se vende en España es agua subterránea pura en origen y de composición constante. También hay aguas aromatizadas, con y sin gas.

Sin olvidar que para quitarnos la sed podemos pasar del genuino café con hielo a los diferentes preparados que nos ofrecen los supermercados. Además del precio, el aporte calórico de estas bebidas de café varía en función del tipo de leche o la cantidad de azúcar añadido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios