Ciudad

"¿Lo de siempre?", café y tostada en los bares de Granada y al mal tiempo buena cara

  • Buen ritmo para las cafeterías y bares que han abierto en los barrios, ya que muchos otros establecimientos no han abierto por falta de tiempo y por la dificultad de hacerlo en un día

Una máquina de café, a todo ritmo esta mañana Una máquina de café, a todo ritmo esta mañana

Una máquina de café, a todo ritmo esta mañana / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

"¿Lo de siempre?". Probablemente, una de las frases más repetidas esta mañana de vuelta a las cafeterías de Granada capital y Área Metropolitana, y otros clásicos como "¿vecino, qué?" y una respuesta de "pues nada, ahí vamos". O un "a ver hasta cuando dura esto y nos cierran otra vez". Una vuelta por cafeterías y bares de un barrio activo en día laborable como La Chana sirve para darse cuenta de que los granadinos han cogido el lunes de reapertura con ganas.

Eso sí, no todos los bares han abierto y algunos aparecían con la persiana bien chapada y ni mesas en la puerta ante la falta de tiempo para preparar esta segunda desescalada ¿o es ya la tercera? El caso es que el ritmo de las cafeterías que sí han encendido la máquina y la tostadora ha sido bueno. Sí, definitivamente se puede decir que bueno y mientras el que suscribe tomaba el primer café de este lunes de 'redespertar' la situación de la cafetería Candelas era que no quedaba ni una mesa libre ni en el espacio permitido en la barra. Porque la distancia es lo primero.

"No vamos mal", es lo más postivo que puede decir a día de hoy la dueña de un local al que, al menos, le dejan abrir para recuperar a la clientela fiel que acude a su cita con "lo de siempre", "el suizo", "la mixta" o "el café solo" o "con leche". Poco tiempo de respiro y visita de los vecinos de los comercios del barrio como tiendas de ropa y ferreterías que hoy pueden disfrutar también de la reapertura.

Lo mejor de este lunes, aparte de las ganas y las necesidades de muchos vecinos por volver a las cafeterías y a las tiendas para recuperar el tiempo perdido tras tres semanas de casa, ha sido que el tiempo soleado ha acompañado al ritmo de los negocios que se han decidido por abrir ya que no ha sido la tónica en la ciudad con muchos bares todavía con las sillas apiladas, otros que por hoy siguen solamente con café para llevar y los más que han decidido que "hoy es lunes y cerramos por descanso, por hastío y porque no nos ha dado tiempo".

En la antigua Carretera de Málaga, donde la vida bulle mientras los comercios están abiertos (ahora estos días será en horario restringido hasta las 18:00 horas), una cafetería como Gran Reserva también pescaba a los clientes fieles que han acudido al café y a la tostada mientras que había algunos que a la hora del segundo café (a eso del mediodía) ya apostaban por una cerveza o una Coca-Cola con su correspondiente tapa.

El dueño de Gran Reserva, Diego Domingo, señala que no abrir este lunes hubiera supuesto "perder un día", lo cual no es viable después de un mes de noviembre "catastrófico". "Ahora mismo la facturación que sacamos es para pagar las facturas, los sueldos y malvivir", señala este empresario sobre esta crisis del Covid que ha atacado al corazón económico de España como son los bares.

Respecto a la futura ampliación de horarios tras el día 10 de diciembre, asegura que abrir hasta las diez no compensa "porque es que no da tiempo ni a poner cenas". Para desayunos y mediodía van tirando de "clientela fiel y gente del barrio, sobre todo" ya que había mucho público de municipios cercanos que con el confinamiento perimetral no pueden acercarse a sus bares y cafeterías de referencia. No obstante, la confianza al menos es ir agarrándose a estas pequeñas desescaladas y al buen trato al que viene para intentar salvar un poco esta Navidad.

Una Navidad que no será la de siempre pero en la que los vecinos seguirán yendo a sus cafeterías de La Chana, el Zaidín, Joaquina Eguaras, Camino de Ronda, Carretera de la Sierra, Bola de Oro, Avenida Cervantes, el Palacio de Deportes y todas las zonas concurridas de la ciudad para que su camarero de confianza los reciba con un "¿lo de siempre?". Bares y cafeterías, la auténtica salud. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios