Antropología forense

La campaña de investigación en Egipto, paralizada por la burocracia

  • Los científicos, entre los que hay un grupo de la Universidad de Granada, volverán a Asuán el próximo otoño

Los investigadores Alejandro Jiménez (izda.) y Miguel Botella. Los investigadores Alejandro Jiménez (izda.) y Miguel Botella.

Los investigadores Alejandro Jiménez (izda.) y Miguel Botella. / R.G.

Problemas burocráticos han obligado a suspender la campaña científica prevista para este invierno en Egipto por parte del equipo de investigadores de la Universidad de Jaén (UJA) en la que colabora la Universidad de Granada (UGR). Según explicó el profesor de Historia Antigua de la UJA, Alejandro Jiménez, reconoció que “dependemos de la burocracia egipcia” y el retraso en la tramitación de los permisos ha obligado a posponer hasta el próximo otoño los trabajos, ya que es “imposible” trabajar en primavera y verano por el intenso calor.

El equipo de investigadores, en el que colabora un grupo de antropólogos dirigidos por el catedrático de la UGR Miguel Botella, del Departamento de Medicina Legal, Toxicología y Antropología, ha realizado algunos notables descubrimientos, como los dos casos más antiguos de mama y mieloma múltiple en dos momias halladas en la necrópolis de Qubbet el Hawa, en Asuán, a unos mil kilómetros al sur de El Cairo. Los restos analizados que dieron lugar a este descubrimiento corresponden a dos personas que murieron hacia el 2.000 a.C., en el caso de la mujer con cáncer de mama, y el 1.800 a.C., según el análisis del hombre que sufrió el mieloma múltiple, ambos posiblemente miembros de las familias de los gobernadores egipcios de Elefantina. Para el diagnóstico, se empleó la tomografía computerizada (TAC), lo que permite estudiar a las momias sin destruir los vendajes, que forma parte del paquete funerario. Estas últimas conclusiones del equipo de arqueólogos y antropólogos fueron dadas a conocer en diciembre del pasado 2017.

Este equipo descubrió el cáncer de mama más antiguo del que se tiene noticia, el que sufrió una mujer hace 4.000 años

El proyecto contó en su última campaña, el pasado año, con 42 investigadores, señala Jiménez, quien adelanta que en el próximo otoño, en la que será la undécima campaña, se iniciarán los trabajos en una nueva zona de excavación, que posiblemente se ha podido ver afectada por los saqueadores. Sin embargo, la dificultad para acceder a las tumbas hace pensar que estos intentos de expolio “no han tenido éxito” y que el equipo de investigadores podría afrontar “posibilidades magníficas” para proseguir con sus estudios. La relevancia del trabajo realizado y la posibilidad de alumbrar nuevos descubrimientos ha despertado el “interés” de varias productoras extranjeras, interesadas en seguir el trabajo de los investigadores andaluces, indica Jiménez.

Pese a que este invierno no se ha podido seguir con el plan trazado por los investigadores, Jiménez señala que en estos meses se ha avanzado en la redacción de artículos para su publicación en revistas científicas. “Tenemos un material muy bueno”, resume el investigador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios