Granada

La capital no renuncia a las bicis de alquiler y estudia "otros modelos"

  • Movilidad analiza la implantación de un sistema municipal tras la marcha de OFO y el abandono de Obike

  • El principal escollo: el alto coste del mantenimiento del servicio

Comentarios 1

La pasada semana OFO dio la noticia. La empresa de bicicletas de alquiler ha decidido dejar de operar en Granada temporalmente hasta encontrar la fórmula idónea para prestar su servicio. Obike va por el mismo camino. Aunque la firma de Singapur no ha hecho público su intención de marcharse de la capital el estado de abandono de las bicicletas habla por sí sólo. Este periódico intentó esta semana alquilar una y fue imposible. Después de buscar en el mapa de la APP hasta cinco bicicletas supuestamente estacionadas en calles del Centro de la capital tan solo se pudieron localizar dos: una en la calle Alhamar y otra en la calle Frailes. Ninguna tenía el localizador y tampoco el sillín.

La empresa OFO comunicó su cese la pasada semana. Lo hizo a través de un comunicado tras reconocer que en los últimos meses "se ha reducido considerablemente el número de bicis en circulación. El motivo es que han replegado un gran número de ellas para su reparación. "Estamos trabajando en el desarrollo de nuevas bicicletas más resistentes y ligeras que las actuales. Mientras tanto interrumpiremos el servicio hasta poder garantizar con un modelo adecuado para Granada" detallaron a través de un comunicado por Twitter. El escrito, detalló también que sí se podrán utilizar bicicletas en Madrid, Marbella o las más de 250 ciudades en las que opera OFO en todo el mundo.

No vamos a ampliar la red de carriles bici porque la oposición apuesta por ciclovías"

La marcha de esta empresa asiática se produce siete meses después de su llegada en noviembre de 2017. Un mes antes llegó a la capital la otra firma llamada Obike que, aunque no ha comunicado de forma oficial su cese de la actividad en la capital, también parece ausente en todo el panorama nacional. Desde el pasado mes de mayo la firma no se comunica con los usuarios a través de los canales abiertos en distintas redes sociales como Facebook o Twitter. Tampoco es posible alquilar una bicicleta tal y como comprobó este periódico.

Pese al vandalismo y el abandono de estas empresas, el Ayuntamiento de Granada no renuncia a tener un servicio de alquiler de bicicletas. La concejal de Movilidad, Raquel Ruz, ha asegurado a este periódico que ante el cese de la actividad el área de Movilidad va a estudiar otros modelos ya sean mediante la implantación de otras firmas o con un sistema de alquiler municipal. Lo importante es que la ciudad continúe apostando por un modelo de transporte sostenible que redunde en el beneficio de todos.

El sistema municipal ya está implantado en otras ciudades como Sevilla o Málaga. Pero también en Granada pues la Universidad implantó un servicio de préstamo de bicicletas. El principal problema que entraña este modelo es el alto coste de las labores de mantenimiento pero la capital está dispuesta a estudiarlo.

Una de las principales diferencias entre lo ofertado por OFO y Obike y la UGR es que las dos primeras no tenían aparcamientos concretos lo que invitaba a los usuarios a abandonar las bicis en cualquier sitio. Y no sólo eso. Muchos aprovecharon esta circunstancia para meter las bicis en sus casas, lanzarlas al río o esconderlas en solares y parques. Sin embargo, el control de la UGR es mucho más férreo. Para poder utilizarlas, los usuarios deben disponer de la tarjeta deportiva universitaria del Centro de Actividades Deportivas de la UGR con vigencia para el curso académico correspondiente. Además, al usuario también se le exigen otros documentos como la carta de pago de los costes del préstamo, la fianza, tener un candado que cumpla con las condiciones de seguridad, un contrato específico entre el beneficiario y la UGR. Sin duda bastantes más requisitos que los exigidos por las empresas OFO y Obike.

Pero no sólo eso, la UGR obliga al usuario a asistir al curso Conoce tu ciudad segur@ que integra nociones de seguridad vial. Una formación imprescindible teniendo en cuenta las dificultades que la ciudad de Granada en materia de tráfico. En este sentido, cabe resaltar que el Ayuntamiento no tiene previsto por el momento ampliar la red de carriles bici.

La concejal de Movilidad, Raquel Ruz, detalló que no está previsto pues "los grupos de la oposición manifestaron que preferían un sistema de ciclovías por lo que ahora mismo descartamos ampliar la red". No obstante, ella siempre ha sido una fiel defensora de este sistema que ayudaría a iniciar a los más pequeños en el uso de la bici como medio de transporte. Para que las citadas ciclovías sean más seguras, el Ayuntamiento continua con su plan de zonas 30, (cuya velocidad máxima es de treinta kilómetros por hora) para pacificar el tráfico y mejorar la convivencia entre todos los usuarios de la vía.

Precisamente, el sistema municipal de alquiler de bicicletas fue campo de batalla PP-PSOE cuando José Torres Hurtado era alcalde de Granada y Francisco Cuenca delegado de Innovación. La Junta de Andalucía dotó al Ayuntamiento de Granada de una ayuda de 225.000 euros para implantar el proyecto. El coste del total era de 300.000 por lo que la capital debía poner 75.000. La red contemplaba un total de 25 anclajes y más de 230 bicis. Se compró una treintena que nunca vio la luz. Tanto es así, que cuando Francisco Cuenca estaba al frente del grupo municipal socialista al frente de la oposición denunció que el Ayuntamiento había dejado pasar de largo este proyecto quedándose sin la subvención. Ahora, es posible que se puedan desempolvar este proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios