Provincia

"El cierre de oficinas liquidadoras en Granada va en contra de la lucha contra la despoblación"

La sede de la Diputación de Granada La sede de la Diputación de Granada

La sede de la Diputación de Granada / G. H.

La información sobre el cierre de oficinas liquidadoras llevadas por registradores de la propiedad para recaudar impuestos autonómicos ha recibido las primeras reacciones negativas por parte del presidente de la Diputación de Granada. El socialista José Entrena ha manifestado su sorpresa al conocer la noticia "negativa" de que muchos centros comarcales y municipios de la provincia de Granada se quedan sin estas oficinas liquidadoras, justo en el momento en el que más se habla de la España Vaciada y la ausencia de servicios en el medio rural.

El dirigente de la institución provincial ha asegurado que mientras "se nos llena la boca a todas las administraciones diciendo que queremos luchar contra la despoblación, que queremos mantener a nuestra gente y la ciudadanía arraigada a sus municipios y que no queremos pueblos cerrados" esta decisión de la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía "va en la dirección contraria".

En contraposición, Entrena ha apuntado que la institución que preside anunció hace pocos días la apertura de oficinas del Servicio Tributario de la Diputación para los habitantes del Valle de Lecrín y de la Alpujarra oriental con dos nuevas 'ventanillas' en Ugíjar y en Dúrcal, dentro de ese objetivo de acercar los servicios públicos a la ciudadanía y de ayudar, "a través de todas las medidas posibles", a evitar la despoblación que sufren muchos municipios de la provincia.

Un vecino de Huéscar tendría que desplazarse más de 200 kilómetros para pagar el impuesto autonómico en Motril

"Nos encontramos con que la Junta pretende cerrar oficinas de recaudación autonómica. Es una malísima noticia y espero que el Gobierno andaluz se lo replantee", ha indicado el dirigente provincial, quien ha añadido que la línea de trabajo a seguir por todas las administraciones es reforzar la cercanía y apuntalar la igualdad de oportunidades y servicios "vivamos donde vivamos en nuestra provincia".

En este sentido, según el plan pendiente de aprobarse por parte de la Junta el nuevo reparto territorial de las oficinas liquidadoras obligaría a, por ejemplo, los habitantes de Huéscar sin aptitudes o recursos telemáticos a desplazarse más de 200 kilómetros hasta la otra punta de Granada para pagar sus impuestos y hacer sus trámites administrativos en la oficina de Motril.

Los oscenses no son los únicos que tienen este perjuicio. Otras comarcas granadinas, en grave riesgo de despoblación inminente como la Alpujarra o Alhama también se quedarían sin oficinas liquidadoras y sus habitantes sin conocimientos o recursos para hacerlo a través de internet tendrían que ir hasta la capital de la Costa granadina.

En el caso de los residentes en municipios dependientes del partido judicial de Baza, Iznalloz y Loja tendrían que desplazarse a Guadix mientras que la oficina liquidadora de Almuñécar realizaría los trámites de Montefrío y Santa Fe

Estos cambios se han planteado en base a criterios de eficacia y no de cercanía. El objetivo de la Junta es impulsar la Administración Electrónica en todos sus apartados, aunque también hay críticas de usuarios sobre la dificultad para relacionarse con el papeleo electrónico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios