Granada

Una ciudad segura en caso de un gran temblor

Una ciudad segura en caso de un gran temblor Una ciudad segura en caso de un gran temblor

Una ciudad segura en caso de un gran temblor

Granada cuenta desde diciembre de 2016 con un plan especial para coordinar todos los servicios en caso de producirse un gran terremoto. Cuestiones relacionadas con la protección del ciudadano a través de la mejora en la reacción ante la catástrofe son las más importantes del documento, ya que cuando la fuerza de la naturaleza llega, lo único que puede hacerse es minimizar los daños.

La iniciativa nació de la colaboración de el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios y el área de Urbanismo junto al Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Granada, la UGR o el Ejército. De esta gran sinergia se originó el Plan de actuación ante riesgo sísmico más completo de Andalucía. Un documento compuesto por tres volúmenes capaz de dar una respuesta eficaz y coordinada ante una posible catástrofe.

Tareas clave son asegurar instalaciones de saneamiento, agua o electricidad

El plan está elaborado para actuar ante las consecuencias de un posible terremoto de 8 grados en una escala de 1 al 12 y con varias grandes líneas de actuación. Serían el estudio de cómo afectaría en Granada un temblor de estas características; el análisis de la vulnerabilidad de las líneas vitales, es decir, las instalaciones de agua potable, saneamiento o electricidad y, por último, la creación de un equipo de técnicos con formación especializada capaces de hacer un triaje de los daños estructurales para actuar según la gravedad. Para la redacción del proyecto que se inició en 2012 a raíz de una tesis doctoral que estudiaba por zonas la vulnerabilidad de los edificios se han estudiado los elementos en riesgo como el número de personas que se tendrán que proteger, los edificios residenciales (21.000) y los edificios singulares.

El trabajo de la Unidad Militar de Emergencias (UME) o Cruz Roja será clave, por ejemplo, para la instalación de los campamentos y albergues de damnificados. Además, el documento estima que la capital cuenta con 14.000 plazas hoteleras y las camas vacías (1.400 de hospitales públicos y 140 privados) que podrían ser utilizadas dependiendo de su grado de ocupación en caso de catástrofe.

Todo, coordinado bajo un mando de dirección central que se situará en el Parque de Bomberos Norte, dadas las características del suelo que hacen de esta zona un lugar más seguro. Tanto es así, que el plan también contempla la instalación de un posible campamento en el recinto ferial de Almanjáyar, donde hay suministros de agua y luz. Información que está recogida en este amplio documento que permite obtener la hoja de ruta a seguir sin depender de la tecnología que podría verse inutilizada si falla la electricidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios