Tribunales

Una clínica dental de Granada indemnizará con 138.000 euros a una paciente

  • Las prótesis dentales eran excesivamente grandes y fueron mal colocadas, lo que tuvo "graves consecuencias" en la salud de la mujer

Imagen de archivo de un paciente en una consulta del dentista.

Imagen de archivo de un paciente en una consulta del dentista. / Alberto Domínguez

El Juzgado de Primera Instancia número 13 de Granada ha condenado a una clínica dental a indemnizar por negligencia a una paciente con algo más de 138.000 euros después de que le realizara un tratamiento odontológico de manera incorrecta dejándole diversas secuelas físicas, psíquicas y estéticas, según consta en la sentencia.

La paciente, de 54 años en el momento de los hechos, contrató con esta clínica, perteneciente a una conocida franquicia, la ejecución y colocación de unas prótesis dentales. El tratamiento se desarrolló entre marzo y noviembre de 2015, pero los trabajos fueron mal ejecutados y a raíz de aquello ha sufrido "numerosos perjuicios" y "padecimientos" que le llevaron a acudir a diversas consultas médicas.

El juzgado concluye que existe una "evidente responsabilidad médica" en ello y en la sentencia, contra la que cabe recurso, recoge las conclusiones de dos informes médicos que acreditan la "incorrecta" ejecución de la intervención.

Básicamente, las prótesis estuvieron mal confeccionadas -eran excesivamente grandes- y fueron mal colocadas provocándole "graves consecuencias", como la pérdida de material óseo. El mal contacto entre los molares y premolares superiores e inferiores hacía que la paciente "no pudiera masticar bien teniendo que hacer fuerza", lo que le producía tensión y dolores de cabeza. Además, le provocó dificultad de pronunciación en determinados fonemas relacionados con el paladar a cuenta de la mala colocación de estas prótesis, lo que también le supuso perjuicios estéticos.

La clínica dental reconoció haber tratado a la paciente pero negaba su responsabilidad en lo ocurrido, afirmando que todo se hizo de forma correcta pero la mujer actuó con "falta de diligencia" al "dejar el tratamiento y no acudir a otro dentista hasta pasados años".

Alegaron, de hecho, que su estado bucal derivaba de su mala higiene y sus malos hábitos (en concreto de su tabaquismo) y aludían a la existencia de otras patologías como fibromialgia y osteopenia. No obstante, los informes médicos aportados a la causa descartan que las complicaciones se debieran a estos motivos y lo focalizan todo en la mala colocación de unas prótesis demasiado grandes que le provocaron incluso heridas en las mejillas.

Así las cosas, el juzgado ha dado la razón a la demandante, que ha estado representada en este procedimiento por el letrado Luis Antonio Fernández Porcel, de Luis Miguel Fernández Abogados, y ha estimado parcialmente su demanda condenando a la clínica dental a pagarle 138.048 euros más intereses por las secuelas psicofísicas, el perjuicio estético sufrido y el perjuicio moral por pérdida de calidad de vida, entre otros conceptos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios