Vuelta a las aulas

Unos 1.200 escolares de 17 colegios de Granada siguen sin comedor un mes después del inicio del curso

  • Desde la APAE y la Delegación de Educación se indica que se trabaja en la licitación del servicio, pero no se dan fechas sobre cuándo se retomará

Varios escolares almuerzan en un comedor escolar. Varios escolares almuerzan en un comedor escolar.

Varios escolares almuerzan en un comedor escolar. / R. G.

Un mes después del inicio de las clases unos 1.200 escolares de 17 centros educativos de Granada siguen sin servicio de comedor escolar. La quiebra de ColServicol y Perea Rojas, las dos empresas encargadas de los menús en estos colegios, se comunicó a la Delegación provincial de Educación el pasado 9 de septiembre, un día antes del inicio de las clases presenciales en los colegios. La situación generada por la renuncia de las firmas a continuar con el contrato todavía no se ha solucionado y desde la Delegación provincial de la Consejería de Educación y Deporte y la Agencia Pública Andaluza para la Educación (APAE) se señala que se trabaja en la licitación del servicio para que estos alumnos puedan volver a hacer uso del comedor escolar, pero sin aportar ni fechas ni nuevos datos que permitan entrever que el servicio se retomará en los próximos días.

La APAE, dependiente de la Consejería de Educación y Deporte, señaló en el inicio del curso tras conocerse la quiebra de las empresas de catering que “está poniendo en marcha las medidas y soluciones necesarias” para que los comedores escolares “puedan ponerse en funcionamiento cuanto antes”, después de que 12.000 alumnos se quedaran sin comedor en Andalucía, repartidos en todas las provincias, excepto Cádiz.

De este global, 1.200 escolares son de Granada, según la información facilitada por la Delegación provincial. Sin embargo, pese al anuncio de que se intentaría solucionar el problema “cuando antes”, a día de hoy se mantiene la situación del pasado día 10. Los 17 colegios afectados siguen sin comedor. “Seguimos trabajando” es la respuesta que se da desde la Agencia y la Delegación cuando se pregunta por los posibles avances en la licitación del nuevo contrato. Además de afectar a los escolares y a sus familias, la baja en el servicio de las firmas de catering también ha repercutido directamente en las monitoras de comedor que se han quedado sin trabajo.

En uno de los centros granadinos afectados por el cese, el CEIP Fuentenueva de Granada, se ha dispuesto la posibilidad de que las familias hagan uso del aula de acogida, donde los escolares son atendidos en el propio colegio por monitores después de finalizar el horario lectivo y hasta que los padres pueden recoger a los menores. Su director, Luis Pinto, indica que “no sabemos nada” sobre cuándo se retomará el servicio de menús. En el caso de este centro, son más de 200 los escolares que eran usuarios del comedor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios