Granada

El comercio local cierra el 15 de agosto a cambio de abrir en el Día de la Toma

  • Las superficies de más de 300 metros pasarán la fiesta a este mes para no frenar la Navidad

Con esta medida, los comercios de la ciudad no verán interrumpida la campaña de ventas de Navidad en 2019. Con esta medida, los comercios de la ciudad no verán interrumpida la campaña de ventas de Navidad en 2019.

Con esta medida, los comercios de la ciudad no verán interrumpida la campaña de ventas de Navidad en 2019. / ÁLEX CÁMARA

El comercio local podrá volver a hacer 'su agosto' en el mes de enero. El Ayuntamiento de la ciudad volvió a anunciar ayer el cambio de la fiesta local por el Día de la Toma de Granada (2 de enero) al 15 de agosto, para así permitir que las superficies comerciales de más de 300 metros cuadrados puedan abrir sus puertas tras el día de año nuevo, y que las ventas por la campaña de Navidad no se vean frenadas.

Esta medida ya se adoptó este año, y la acogida fue muy buena tanto por los consumidores como por las asociaciones y federaciones de comerciantes de la ciudad, que venían demandando algún tipo de solución para cambiar de fecha el festivo local.

La concejal de Comercio del Ayuntamiento de Granada, Raquel Ruz, anunció ayer esta medida para así evitar lastrar al comercio local en plena campaña navideña y previa a las rebajas de invierno, unos locales que en los últimos años habían perdido su clientela en favor de comercios del área metropolitana que no tenían esta festividad y, por lo tanto, abrían sus puertas.

"Uno de los sectores prioritarios para el Ayuntamiento es el comercio. Es uno de los sectores, junto con el turismo, que más empleo da en esta ciudad", comentó ayer la concejal, justificando así la importancia de la apertura de todas las tiendas de la capital durante el día en el que se celebra la entrada de las tropas de los Reyes Católicos en la ciudad en su reconquista en 1492.

Ruz valoró ayer que "muchas veces creemos que el comercio tiene menos entidad que el turismo, y no es así. En el Producto Interior Bruto (PIB) y en el número de empleos es similar. Por ello es prioritario para nosotros, y trabajamos para tratar de facilitar la labor de los comerciantes".

La concejal aprovechó la presentación del cambio de festivo para recriminar al resto de grupos políticos su actitud negativa frente al comercio de la ciudad, poniendo de ejemplo la no aprobación de la moción de creación del Consejo del Comercio como una actitud negativa.

"Pese a la paralización del Consejo de Comercio por parte del resto de los grupos municipales, de forma que ni se pudieron presentar alegaciones posteriores, este equipo de gobierno sigue dialogando con el sector, incluso con las grandes empresas de distribución", aseguró Ruz.

La concejal cree que el Ayuntamiento debe facilitar la labor que realizan los comercios locales, sobre todo los pequeños y las micro empresas, y considera que estas necesitan de mucha ayuda de las administraciones publicas frente a los últimos conflictos que les han surgido para ver incrementada su facturación, como por ejemplo el caso de las compras a través de internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios