Balance de infracciones penales del primer semestre de 2020

El confinamiento apenas reduce la criminalidad en Granada: sigue primera de Andalucía en número de homicidios

  • El total de infracciones penales durante el primer semestre del año cae tan solo un 15,3% respecto a 2019

  • Repuntan los homicidios y asesinatos tanto consumados como en grado de tentativa, así como el tráfico de drogas

Uno de los homicidios registrados durante el primer trimestre fue durante un tiroteo en Pinos Puente. Uno de los homicidios registrados durante el primer trimestre fue durante un tiroteo en Pinos Puente.

Uno de los homicidios registrados durante el primer trimestre fue durante un tiroteo en Pinos Puente. / C. Gil/Archivo

El confinamiento hizo que la vida se detuviera por completo... O casi. Todo se quedó desértico durante más de un mes tras el que la "cotidianidad" -entre comillas-, muy poco a poco, comenzó a regresar a las calles. Así fue primero con los permisos para paseos y hacer deporte; después, para moverse dentro de la misma provincia; luego, volver a las terrazas de los bares; tras ello, para moverse por la comunidad autónoma, hasta que ya en junio se pudo viajar por todo el país. Sin embargo, no todo quedó tan paralizado. Y es que la criminalidad, pese a descender como era algo obvio que ocurriría, no lo hizo tanto como podría parecer, al menos en Granada. Así se detrae del balance semestral de criminalidad del Ministerio del Interior en el que se muestra que la provincia vuelve a mantenerse, como ya ocurriera durante el primer trimestre de este 2020, como la primera de Andalucía en número de homicidios y asesinatos, tanto consumados como en grado de tentativa, unos delitos que, además, repuntan respecto al mismo periodo del año anterior.

El primer trimestre del año, de forma general en cuanto a lo que se refiere a infracciones penales, había sido mejor que el de 2019. Con una caída del 5,8% y un total de 7.562 infracciones penales cometidas en la provincia, Granada sin embargo se situaba como el punto negro de Andalucía en cuanto a homicidios. La provincia había registrado un total de cinco homicidios dolosos y asesinatos consumados, pero además también habían repuntado las agresiones sexuales con penetración, así como los robos con fuerza en domicilios, establecimientos.

Sin embargo, la declaración del estado de alarma hacía presagiar que los delitos caerían en picado durante los tres meses siguientes y pese a que sí que se ha registrado un descenso importante -entre marzo y junio se contabilizaron 6.182 infracciones penales- y que durante el primer trimestre del año ya se había apreciado esa caída de casi un 6% respecto al año anterior, el semestre no ha mostrado unos datos tan bajos como pudiera creerse.

Según los datos del Ministerio de Interior, Granada ha cerrado los primeros seis meses del año con 13.744 infracciones penales, una cifra un 15,4% menor que la registrada un año antes (16.225). Sin embargo, no todas las tipologías de delitos han caído pues el tráfico de drogas ha subido un 10,1% (se ha pasado de 335 a 369), los homicidios dolosos y asesinatos en grado de tentativa se han incrementado pasando de 11 a 14 (un 23,3% más) y los consumados han sumado dos respecto al primer trimestre (han alcanzado los siete), mientras que también están dos por encima que los que se contabilizaron entre enero y junio del 2019.

Por el contrario, como era de esperar a tenor del confinamiento, el resto de delitos sí que han caído aunque no se hayan registrado descensos tan abultados como pudiera haberse imaginado. Como era de prever, la mayor caída respecto al mismo periodo del año anterior se apreció en los hurtos, donde los datos de Interior muestran un descenso del 42,3%, al pasar de los 3.915 contabilizados en 2019 a 2.260.

Tras ellos, las infracciones que más han bajado han sido los robos con violencia e intimidación -lógico ya que estaba prohibido salir de las viviendas sin motivo justificado durante gran parte del segundo trimestre del año-, en los que se ha registrado un descenso del 35,2% al pasarse de 446 a 298.

La siguiente tipología criminal que más cayó ha sido la relativa a sustracciones de vehículos, en la que se muestra un descenso del 31,4%, ya que frente a los 242 que se produjeron en 2019, en este año la cifra se ha quedado en 166. Si bien, pese a que en estos tres sí se comprueba una acentuada bajada de la criminalidad no ocurre lo mismo con el resto de infracciones penales, cuyo descenso no ha llegado a alcanzar siquiera el 30%.

Los delitos contra la libertad e indemnidad sexual bajaron un 22% (se pasa de 123 a 96), mientras que dentro de ellos se aprecia un desplome de las agresiones sexuales con penetración del 29,4% al haberse contabilizado 12 frente a las 17 de 2019.

Los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones, que habían repuntado durante el primer trimestre del año, cayeron un casi un 19% al registrarse 824 frente a los 1.016 del pasado año. De ellos, los efectuados en domicilios fueron los que más bajaron (25,9%). Mientras que los delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria apenas han variado (de 144 se ha pasado a 131) y el resto de infracciones penales tampoco lo ha hecho (la cifra se ha situado en 9.588, un 4% menos que el primer semestre del pasado año).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios