Sergio Castro. Presidente de Empresarios Granada “Estamos aquí para dar luz y oxígeno al pequeño y mediano empresario”

  • La asociación Empresarios Granada (EG) celebra mañana su primer aniversario con un acto en el que estará representada la sociedad empresarial, política y social de Granada

Sergio Castro, presidente de la EG. Sergio Castro, presidente de la EG.

Sergio Castro, presidente de la EG. / Carlos Gil

La asociación Empresarios Granada (EG) cumple su primer año de vida. Lo hace mañana por todo lo alto con un acto al que acudirán más de 300 personas –entre empresarios, políticos y asociaciones culturales, y sin ánimo de lucro– en su lugar asiduo de trabajo, el hotel Barceló Congress. Algo difícilmente creíble hace algo más de 365 días cuando este proyecto echó a andar de la mano de dos amigos empresarios, Sergio Castro y José Alberto Manzano, que idearon casi de broma poner en marcha un espacio donde crear sinergias empresariales. “ A la primera reunión acudieron 18 personas”, comenta sorprendido, Sergio Castro, arquitecto de interiores y presidente de la EG. Y allí se coció a fuego lento un espacio libre y democrático donde los empresarios granadinos pueden encontrar amigos y relaciones fructíferas para sus negocios. “En un principio se pensó en una plataforma, un foro... y finalmente lo más votado fue una asociación”, recuerda Castro.

El apoyo entre empresarios, la creación de vínculos a través de reuniones semanales y el intercambio de clientes o recomendaciones mutuas son parte de los valores que se proyectan en un objetivo final y compartido: “el impulso económico de nuestro negocio particular”, indica Castro, que huye del término ‘networking’, tan extendido en los últimos tiempos, y del que afirma que “es una palabra quemada y desfasada, me quedo mejor con ‘sinergia’ entre empresas, que implica ayuda de unos a otros. El tejido empresarial moderno tiene que basarse en la ayuda de unas hacia las otras, complementarse, en vez de magnificarnos lo que hacemos es minimizarnos para tener los servicios mucho más adecuados y subcontratados. Compartimos un proyecto entre varios para poder ejecutarlo”. También acorde con los tiempos que corren esta asociación, sin ánimo de lucro, es mixta y cuenta con un gran número de mujeres socias “algo que nos alegra bastante”, aplaude Castro.

La mayoría de las empresas que participan de esta asociación –son cerca de 60 en la actualidad– pertenecen al sector pyme –pequeña y mediana empresa–, que como apunta el presidente de EG es un sector que “está tocado”. “De hecho, es muy difícil mantenerse siendo un pequeño empresario. Decir esa palabra parece que implica tener a 100 empleados a nuestras espaldas y ni mucho menos. Uno de nuestros objetivos como asociación es dar luz y oxígeno al pequeño emprendedor o autoempleado”.

De hecho, la principal reivindicación de la EG se centra en la presión fiscal. “Esta es una de las cosas por las que luchamos, a ver si las administraciones se dan cuenta de una vez que no se puede hacer tanta presión fiscal a una pyme, somos mayoritarias, y estos ejercicios dañan al tejido empresarial pyme, estamos quitando puestos de trabajo. Y la presión fiscal en muchas ocasiones no nos permite crecer como deberíamos”, defiende Castro.

Empresarios Granada tiene otros pilares como ayudar a nuevos y jóvenes empresarios o emprendedores, hacer fuerza ante las administraciones para presentar quejas o dudas, también apoyan la cultura y quieren aportar con eventos sociales generando diferentes actividades benéficas, para otras asociaciones como por ejemplo el TDAH. “Granada de por sí es una ciudad con mucha cultura, es cierto que como sponsor o patrocinadores siempre están los mismos, cuatro grandes empresas que tienen mucho peso...Nos toca que se nos vea en eventos culturales y sociales. Tenemos una ciudad maravillosa para que el pequeño empresario esté de espaldas o no integrado a ese tipo de eventos”, sostiene el presidente de la EG.

Otro de los grandes proyectos de la asociación será su premio Empresarios Granada, un certamen popular “donde los galardones no se compran, si no que será el pueblo granadino el que vote y decida sobre la empresas”, anuncia.

El presidente de la EG asegura que la principal diferencia con otras asociaciones es la “unión y la amistad que hay en el equipo, se ha creado un grupo muy compacto con la labor de defender el tejido empresarial de Granada y provincia, en el que se fomenta la amistad”, explica, “si somos amigos, somos mejores empresarios. Y yo puedo recomendar mejor a un empresario que sea mi amigo que al que no lo es. Nos hace que dentro de la asociación seamos más fuertes y grandes”.

Ahora soplan las velas de su primer cumpleaños y mientras cierran los ojos y piden un deseo, probablemente se trate de que su sueño –mantenerse y cumplir esos objetivos de los que hablan: crear sinergias, hacer eventos benéficos, crear los premios Empresarios Granada, crear ese apoyo a la cultura y la sociedad granadina...– se haga realidad. Hasta le fecha Sergio Castro se muestra más que satisfecho del camino recorrido porque “desde que se fundó EG el sueño se está cumpliendo de más, y lo que empezó como un juego ahora es una realidad en la que tenemos puestas muchas de nuestras esperanzas. Se nos conoce, hemos crecido y estamos en expansión”. ¿Qué más se puede pedir?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios