GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Granada

La deficiente red eléctrica del norte de la provincia frena grandes proyectos

  • La falta de 'autopistas energéticas' en las comarcas de Baza y Huéscar impide la puesta en marcha de parques eólicos y termosolares · Red Eléctrica de España prevé instalar en la zona una línea de alta tensión para dar salida a la producción

El desierto energético que se extiende por toda la comarca del Altiplano granadino -que se puede constatar con una simple y rápida ojeada sobre el mapa del sistema eléctrico elaborado por Red Eléctrica de España- tiene consecuencias directas sobre el desarrollo industrial y económico de los municipios del norte de la provincia. La falta de suministro eléctrico, por un lado, y la carencia de grandes líneas de evacuación eléctrica, por otro, están poniendo freno a la puesta en marcha de grandes proyectos empresariales e industriales centrados sobre todo en la producción de electricidad a partir de energías renovables.

El pasado mes de septiembre, la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Granada, a partir de la información facilitada por el Colegio de Ingenieros Superiores Industriales de Andalucía Oriental, reflejaba el problema en su informe sobre el estado de las infraestructuras de la provincia. Fue la primera voz de alarma oficial sobre una situación que desde hace años afecta a una zona que carga a cuestas con el pesado calificativo de 'deprimida'.

"Siempre se habla sobre las malas condiciones de las carreteras de la provincia, pero no de las deficiencias energéticas. Y en la Zona Norte es la falta de autopistas eléctricas la que está frenando grandes proyectos eólicos y termosolares, capaces de generar mucha riqueza", explica el presidente delegado del Colegio de Ingenieros Superiores Industriales de Andalucía Oriental, Ricardo Peláez López. "Hay una gran cantidad de recursos de energía renovable en la Zona Norte y hay muchas grandes empresas del sector interesadas (ACS, Iberdrola, Endesa...) que podrían producir cientos de megawatios de energía, muchos más que las centrales termosolares de La Calahorra y Aldeire. Pero se encuentran con el freno de la falta de conexión a las grandes autopistas eléctricas", añade.

Y es que, sólo en el municipio de Orce, más de cuatro parques eólicos que cuentan con todas las autorizaciones administrativas necesarias están a la espera de que se instale en la zona una línea de transporte eléctrica capaz de evacuar toda la energía que podrían producir. "Los municipios del norte de la provincia reunimos unas condiciones inmejorables tanto para la energía solar como para la energía eólica: tenemos muchas horas de sol, una gran limpieza en el ambiente y mucho viento. Pero nos encontramos con que por el momento no hay sistema de evacuación energética, señala el alcalde de Orce, José Ramón Martínez Olivares.

El problema, según el presidente del Colegio de Ingenieros Industriales de Andalucía Oriental, es que "se están desaprovechando recursos energéticos en una zona muy deprimida, y que, puesto que la explotación de energías renovables tiene un cupo limitado por la Administración, se podrían estar perdiendo grandes oportunidades".

O así, al menos, lo sienten los representantes de los gobiernos municipales de la comarca. El alcalde de Huéscar, Agustín Gallego, asegura que, "debido a la insuficiencia de redes eléctricas en la zona, la instalación de grandes empresas es prácticamente inviable". Y cualquier limitación, en una zona donde lo que hace falta es impulsar las iniciativas de desarrollo, resulta incomprensible.

"Aquí, para las energías renovables, tenemos una potencialidad importantísima. Pero nos vemos tremendamente limitados. Y no lo entendemos, porque las energías renovables son capaces de crear riqueza sin generar ningún impacto y, además, de beneficiar en mucho a los municipios donde se ubican. Los ayuntamientos de la Zona Norte podríamos participar en los proyectos de estas empresas y ajustar así los presupuestos a nuestras necesidades", indica Gallego.

Pero la situación, que causa un profundo -y comprensible- malestar entre las autoridades locales, podría ser muy diferente dentro de unos cuatro años. El delegado regional de Red Eléctrica de España en Andalucía, Antonio Lucio Villegas, asegura que en la Planificación de los Sectores de la Electricidad y el Gas elaborada por la Secretaría General de Energía para el periodo 2007-2016 está contemplada la puesta en marcha de una línea de 400 kilovoltios para atender la demanda de la zona más septentrional de la provincia.

"En los planes de Red Eléctrica de España -que todavía tienen que pasar por la Comisión Nacional de Energía y ser aprobados por el Parlamento- se incluye la instalación de una nueva línea de doble circuito que irá desde Caparacena hasta Baza y, desde allí, hasta la subestación de La Ribina, en Almería".

En principio, y suponiendo que se apruebe la planificación de la Secretaría General de Energía después de las próximas elecciones generales, la nueva línea podría estar instalada en el año 2012. "Esperamos que para esa fecha pueda estar en servicio. Esta conexión va a poder apoyar toda la distribución de la Zona Norte, lo que permitiría evacuar mucha generación eléctrica, tanto eólica como termosolar", según explica el delegado regional de Red Eléctrica de España.

La nueva línea de alta tensión, que será sufragada por la empresa de transporte eléctrico, viene a responder así a la multitud de iniciativas eólicas y termosolares que a lo largo de los últimos años se han presentado en municipios como Orce, La Puebla de Don Fadrique, Huéscar o Zújar. "Lo que ahora hace falta es que las administraciones tomen parte y luchen para que las comarcas de Baza y Huéscar se desarrollen lo más posible. Al igual que han solucionado los problemas que tenían en la comarca de Guadix, que eran los mismos del norte, tienen que solucionar éste", señala Peláez López.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios