Pedro Mercado | Vicerrector de Relaciones Institucionales y Planificación de la UGR

“Hay que definir los surcos, no determinar el futuro”

  • Asume la coordinación de la gestión de gobierno de la Universidad en un momento clave y con la vista puesta en el 2031

Pedro Mercado, vicerrector de Política Institucional y Planificación. Pedro Mercado, vicerrector de Política Institucional y Planificación.

Pedro Mercado, vicerrector de Política Institucional y Planificación. / Carlos Gil

Catedrático de Filosofía del Derecho, Pedro Mercado (Arjona, Jaén, 1964), asume en el segundo mandato de Pilar Aranda al frente de la Universidad de Granada el cargo de vicerrector de Política Institucional y Planificación, de nueva creación. En los últimos cuatro años ha sido secretario general, cargo en el que ya ha asumido funciones de gestión.Asume ahora la coordinación dentro de la institución, en la que la apuesta es avanzar en políticas transversales. También la planificación, con la vista puesta en la conmemoración del quinto centenario de la creación de la Universidad de Granada en 2031. “Se trata de ir diseñando un plan estratégico para el 2031”. El Vicerrectorado asume política de calidad y relaciones institucionales y participación social, donde tejerá una “colaboración directa” con el resto de administraciones y el desarrollo de proyectos, como la capitalidad cultural. “Y, hablando claro, a lo que diga la rectora”. Asume el reto con la convicción de que “es un tema apasionante de gestión, más creativa. Es algo que ilusiona”. De paso, una reclamación a nivel nacional: es necesario colocar en el debate político el modelo de universidad y el modo de sostener ese modelo.

–El hecho de estar en coordinación, ¿hace que se descargue parte de las funciones de la rectora en usted?

–No. Se trata de poner en conexión unidades o vicerrectorados. Por ejemplo, el tema de la implantación de la administración electrónica implica a Gerencia, Secretaría General, jefes de servicios... La rectora tiene una presencia pública e institucional importantísima y se trata de reforzar esas tareas de coordinación.

"Formo parte de un equipo y proyecto que quiere una Universidad competitiva, ciudadana, investigadora...”

–Este puesto, ¿le coloca por encima del resto de vicerrectorados?

–No. Simplemente las tareas son distintas.

–Pero al final todo va a pasar por su despacho...

–Se trata de coordinar la acción, aunque cada Vicerrectorado tiene su hoja de ruta y su plan de acción.

–En Planificación, asegura que el grueso de las decisiones no se va a tomar ahora, pero sí se va a poner rumbo. No sé si me puede especificar ese rumbo.

–Se trata de establecer a nivel de Universidad las líneas generales y estratégicas.Qué tipo de Universidad queremos dentro de 15 o 20 años...

–¿Y qué tipo de Universidad quiere usted?

–¿Personalmente? Formo parte de un equipo y proyecto que lo que quiere es una Universidad competitiva en el ámbito global, fuertemente investigadora y con una oferta formativa de calidad, ciudadana. Es el gran reto. Tenemos que jugar la liga de una Universidad en una sociedad global, internacional, y al mismo tiempo sabiendo que tenemos un importantísimo papel que jugar en nuestro entorno.Esa es la senda. Se deben definir los surcos, no determinar el futuro, sino diseñar y pensar el modelo de Universidad.Esa es la planificación estratégica. Esa es la tarea que vamos a intentar poner en marcha, que la Universidad de Granada se vuelva a redefinir, su misión, sus valores... su hoja de ruta.

–¿Van a ser los cimientos del rector o rectora que venga?

–No, no, no. Eso no. Un plan estratégico nunca debe determinar un programa de gobierno de un rector. Son las líneas generales.Hay universidades generalistas, otras más vinculadas al territorio... esas son las grandes líneas que en el caso de la UGR se han determinado en los últimos 40 años, teniendo claro que tiene que ser fuerte en investigación, que tiene que tener una oferta de calidad en docencia abierta y generalista y que dé una oferta social importante a todos los sectores profesionales.

–¿Cómo ve los presupuestos de este año?

–En muchas ocasiones se percibe que las decisiones que afectan al futuro de la Universidad no están en manos de la Universidad.En el tema presupuestario es evidente. El cambio de gobierno ha paralizado del modelo de financiación.Ya no tenemos incertidumbre política, va a haber proyecto de presupuesto, pero queda una reunión con el consejero [Rogelio Velasco]. Esperamos que al menos lo que habíamos conseguido, la autosuficiencia financiera, esté garantizado, y se puedan abrir otras líneas, como recursos para planes de investigación.

–Se ocupará de relaciones institucionales. Entiendo que irá usted más a Sevilla...

–Cada Vicerrectorado irá a sus sectoriales. Esa labor la hace la rectora y a nivel sectorial cada vicerrectorado.

–Ahí tenemos a Inmaculada Ramos, que fue su vicesecretaria...

–Conoce el sistema universitario y creo que le da a la Consejería ese conocimiento, y eso es importante.

–¿Tiene usted un perfil apropiado para negociar allí?

–Estoy a lo que me mande la rectora.Básicamente la labor va a ser de coordinación aquí.

–¿Qué objetivos tiene en planificación en los próximos cuatro años?

–Trasladar el programa de gobierno a un plan director de actuaciones para lo que quede de mandato y alinear con esos objetivo los contratos programas de los centros.

–¿Puede valorar los presupuestos de la Junta?

–Los detalles son muy importantes. Tenemos incertidumbre sobre si se van a asumir los compromisos con las fuerzas sindicales. Esperamos que el compromiso con la Universidad, lo que estaba pactado, un 5% de incremento, se consiga.Todo acaba de presentarse y hay que valorar la parte concreta de las partidas y cómo va a venir.

–Por lo que se ha visto...

–Hay mucha incertidumbre sobre que consigamos la suficiencia financiera, eso es cierto. Inquietud e incertidumbre respecto a cómo se plasme el presupuesto. No sólo a nivel general sino las fórmulas concretas en las que se nos va a transferir el dinero.

–¿Cómo valora la llegada de Luis Salvador a la Alcaldía?

–Trabajaremos de forma estrecha y con lealtad institucional en todas aquellas áreas en las que tenemos proyectos e intereses conjuntos. La vocación de la Universidad de Granada es ser una Universidad ciudadana comprometida con su entorno social más cercano. Eso implica trabajar de forma intensa con todas las instituciones y con sus representantes. También desear al nuevo alcalde y a la ciudad lo mejor en está nueva etapa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios