Polémica por el cierre de la UGR

El delegado de la Junta en Granada, Pablo García: “Hemos buscado evitar la movilidad de la gente joven y que el virus se propague”

  • El delegado de la Junta, Pablo García, considera que sería "más traumático el cierre total de la ciudad que el cierre parcial de sectores que creemos que podemos contener"

El delegado de la Junta en Granada, Pablo García. El delegado de la Junta en Granada, Pablo García.

El delegado de la Junta en Granada, Pablo García.

La decisión sobre el cierre durante diez días de la Universidad de Granada (UGR) ha sido la decisión menos "traumática" que se podía tomar tras el masivo repunte de contagios que viene sufriendo la ciudad. Así lo aseguró este jueves a Granada Hoy el delegado de la Junta en Granada, Pablo García.

El delegado de la Junta en Granada indicó que, con esta medida, se trata de "evitar la movilidad de la gente joven y que el virus no se propague de forma desaforada porque eso sí que nos hubiese provocado un gran problema". Y es que, según los datos que maneja la autoridad sanitaria, la gran mayoría de los contagios que se están registrando en Granada durante las últimas semanas se están concentrando entre los jóvenes de 19 a 29 años.

"Quizá dentro de dos semanas, si no hubiéramos tomado esta medida, nos veríamos abocados a un mal mayor, que sería cerrar la ciudad y que es lo que queremos evitar", explicó Pablo García, que insistió en que "estamos intentando sobre todo coordinar acciones que prevean que la propagación no aumente".

Ante ello, el representante granadino del Gobierno andaluz explicó que se han "tomado unas medidas proporcionales", mientras que aseguró entender "que la rectora salga a defender la Universidad, pero en ningún momento, y así se lo he trasladado personalmente, ha sido un ataque contra la universidad, sino que ha habido un sector poblacional, que es la gente joven, que se ha visto afectada por multitud de contagios expansivos durante las últimas semanas que había que parar".

Respecto a la polémica en torno al mensaje que ha calado en la población de "bares sí, Universidad no" a tenor de las declaraciones que el pasado martes realizó la rectora, Pilar Aranda, García indicó que, en su opinión, hubo "un error de partida, porque las palabras de la rectora fueron desafortunadas. Creo que uno puede defender la Universidad sin mezclar otro tipo de ámbitos".

En este sentido, el delegado de la Junta explicó que "en Granada, la hostelería tiene mucho peso. Somos una ciudad enfocada al turismo y al consumo con nuestra riqueza patrimonial, cultural, paisajística o gastronómica. El vincular una cosa con otra se puede llevar a marcar y estigmatizar a un sector. No se trata de estigmatizar a ningún sector, ni tampoco a la Universidad".

Pese a reiterar su "compromiso con la Universidad, porque es uno de los grandes motores de la ciudad y la provincia", García aseguró que había "que tomar decisiones. Era más traumático el cierre total de la ciudad que el cierre parcial de sectores que creemos que podemos contener".

Sin embargo, el delegado de la Junta en Granada no descartó medidas más drásticas próximamente: "Si dentro de dos semanas vemos que la situación sigue disparada habrá que tomar otras medidas y no nos va a doler el hacerlo", indicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios