Medio Ambiente

Los delitos por maltrato animal crecieron un 22,5% en un solo año

  • La mayor conciencia social en temas de derechos de los animales ha hecho crecer exponencialmente el número de denuncias de ciudadanos y actuaciones tanto del Seprona como judiciales 

Los delitos por maltrato animal crecieron en Granada un 22,5%. Los delitos por maltrato animal crecieron en Granada un 22,5%.

Los delitos por maltrato animal crecieron en Granada un 22,5%. / Guardia Civil

Es claro que la conciencia social en cuestiones de derechos de los animales ha crecido exponencialmente en los últimos años. Prueba de ello es el espectacular aumento del número de denuncias, intervenciones policiales y actuaciones judiciales. En este sentido, circunscribiéndose sólo al ámbito provincial, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil registró en el año 2017 en Granada 40 delitos de maltrato animal. Una cifra que asciende a 49 en 2018, lo que suponen un aumento del 22,5 por ciento.

En cuanto a si hay o no puntos negros donde se pueda inventariar una mayor incidencia, según Enrique García, teniente de la sección del Seprona de la Comandancia de Granada, las actuaciones se registran de forma uniforme en toda la provincia, desde la Alpujarra a Huéscar, por señalar algunos de los puntos en los que se están investigando casos en 2019.

“A diario recibimos muchas llamadas denunciando casos que pueden ser maltrato animal. Es un tema importante para el Seprona, así que procuramos tratarlo con interés y delicadeza”, comenta María José Suárez, sargento primero y jefe de la oficina técnica de esta unidad en la Comandancia de la Guardia Civil de Granada.

En el ámbito estatal, en 2018 se ha detenido o investigado durante el pasado año a un total 590 personas por delitos relacionados con el maltrato animal. Durante este periodo de tiempo se cursaron también 16.625 denuncias en esta materia, 10.920 relacionadas con animales de compañía; 3.974 con animales peligrosos y 1.731 con razas caninas peligrosas. Más de un 10% de las actuaciones que se llevan a cabo en materia de Medio Ambiente se vinculan a lesiones o muertes de animales.

“Cada vez que nosotros recibimos noticia de un posible caso de maltrato animal vamos a investigarlo hasta el final. Nuestro proceder es siempre el mismo porque nuestra intención es dar con el autor y ponerlo a disposición judicial. Somos especialmente cuidadosos”, insiste la sargento Suárez.

En cuanto a los animales que son objeto de una mayor protección, o por lo menos que concentran la mayor parte de las actuaciones, destacan los perros, aunque también son frecuentes las intervenciones con caballos, ganado caprino o especies exóticas, tales como tortugas, reptiles, etc., quedando la mayoría de ellos depositados a disposición de las autoridades competentes o en poder de asociaciones y protectoras de animales.“La mayor parte de las denuncias se refieren a mascotas que se encuentran indicios de mucho tipos, desde envenenamientos a ahorcamientos”, explica el teniente Enrique García.

Entre las distintas actividades que realiza el Seprona se incluyen los servicios destinados a prevenir acciones que tiene como objeto el provocar lesiones o, incluso, la muerte a cualquier animal.

En este sentido hay que distinguir la aplicación del concepto jurídico de “maltrato animal” de aquellas acciones que, popularmente, la sociedad las entiende como tal. Por eso, a la hora de contabilizar los casos, la Guardia Civil maneja unas estadísticas que deben ajustarse a la normativa sobre protección animal, especialmente la aplicación del artículo 337 del Código Penal.

Sin embargo, eso no excluye que los componentes del Seprona amplíen su actividad para evitar y perseguir las conductas que conllevan el maltrato, aunque los resultados se recojan en otros campos estadísticos.Casos recientes que son convirtieron en virales hay bastantes, como la muerte de un zorro a manos de un cazador o de una cría de jabalí acosada por dos perros azuzados por su dueño.

Sin embargo, el Código Penal español solo aplica este concepto como figura de protección jurídica a los animales que, en cualquiera de las opciones, conviven en una esfera próxima al hombre. De hecho excluye a aquellos que “vivan en estado salvaje”.

La protección alcanza expresamente a aquellos animales domésticos, domesticados o que, en algún modo, tengan una especial relación con el ser humano. Esa protección llega incluso, no ya el daño físico concreto sino el poner a esos animales en situación tal que puedan sufrir algún tipo de riesgo.En cualquier caso, las lesiones o la muerte causadas al resto de animales también son perseguidos por la Guardia Civil aunque su catalogación jurídica sea distinta.Asimismo, en los últimos tres años, la Guardia Civil ha llevado a cabo más de 50.000 servicios en España relacionados con cualquier tipo de ataques hacia animales, correspondientes o no con el concepto técnico de “maltrato animal”.

A lo largo de 2016 se contabilizaron más de 11.728 infracciones sobre maltrato animal y durante el 2017 se contabilizaron 11.277. En el campo de lo penal, en 2016 los delitos de maltrato llegaron a los 772 con un total de 488 personas puestas a disposición judicial, y en 2017 se registraron 866 delitos de maltrato en los que se detuvo o imputó a 488 personas.

Un caso ejemplar de colaboración del Seprona y el ámbito judicial ocurrió el año pasado en Málaga con la macro operación Abuse, que supuso que 55 personas fueran investigadas y se retuvieran 233 animales.

Esta operación se encontraba enmarcada en la campaña #yosipuedocontarlo contra el maltrato y abandono animal, cuyo objetivo era concienciar a los ciudadanos para que promuevan las medidas necesarias en la protección y bienestar de los animales de compañía y denunciar las conductas de las que tuviesen conocimiento.

En otros muchos casos, la rápida intervención de los agentes y la ayuda de algunas protectoras consiguió salvar la vida de los animales que estaban a punto de morir por desnutrición.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios