Granada

El detenido por matar a dos hombres ya fue arrestado por disparar a una familia

  • Hace dos semanas fue denunciado por tirotear a un matrimonio y su hija menor de edad, aunque no hirió a nadie · Entonces fue puesto en libertad con cargos por un presunto delito de amenazas graves

Comentarios 3

El detenido por presuntamente acabar con la vida en la tarde del martes de un hombre de 65 años y su hijo, de 37, había disparado contra una familia apenas dos semanas antes de cometer el doble homicidio en la calle Rey Badis.

Según informó la Policía Nacional, el individuo -de 32 años y conocido como El Caracoles, según fuentes vecinales- fue arrestado hace unas dos semanas tras la denuncia presentada por un hombre, que le acusó de haber disparado contra él, su esposa y la hija de ambos, menor de edad, cuando la familia se encontraba dentro de su turismo. El denunciante, al parecer, mantenía rencillas con el detenido por el doble crimen del martes, y, de hecho, el presunto homicida tenía vigente una orden de alejamiento con respecto a él por unas lesiones denunciadas con anterioridad.

Según el relato policial, el detenido se puso a la altura del vehículo de la familia del denunciante, sacó una pistola que llevaba oculta en el chaquetón y apuntó al hombre, que aceleró rápidamente para huir del lugar. Según declaró a la Policía Nacional tras los hechos, escuchó dos detonaciones, aunque afortunadamente no hubo que lamentar en este incidente heridos.

Fueron los agentes del Grupo de Homicidios los que se hicieron cargo de la investigación del tiroteo, y tras conseguir localizar y detener al presunto autor de los disparos, se tramitaron las correspondientes diligencias y fue puesto a disposición judicial. El juez que se encontraba en funciones guardia decidió dejarlo en libertad con cargos, al considerar aquellos hechos un presunto delito de amenazas graves. Aquel posible delito también se está investigando.

El pasado martes, el presunto homicida decidió tomarse la justicia por su mano una vez más, aunque con dramáticas consecuencias. Al parecer, una disputa vecinal poco antes de las cinco de la tarde por el volumen del televisor desencadenó una pelea entre El Caracoles y un vecino, de 37 años. La trifulca fue a más y en un momento dado, el detenido sacó una pistola -que aún no ha podido ser localizada- y disparó al hombre. Ambos eran vecinos del número 1 de la calle Rey Badis, en la zona Norte de la capital, y la relación entre ambos era mala.

El padre del fallecido salió de su domicilio y, según el relato policial de lo ocurrido, también fue tiroteado. El hombre, de 65 años, resultó herido de gravedad y murió mientras era trasladado al Hospital Clínico de San Cecilio.

El lugar de los hechos tuvo que ser protegido por un gran número de agentes de la Policía Nacional y de la Local para evitar altercados. Sin embargo, otro individuo -que también fue detenido y que cuenta con antecedentes- apedreó uno de los coches patrulla. Dos de los agentes de la Policía Nacional desplegados en la zona también resultaron heridos. Tal es la tensión en la zona que ayer se mantenía un fuerte dispositivo policial para evitar altercados o que se alterara la escena del crimen.

La Policía Científica y el Grupo de Homicidios se hicieron cargo de la investigación. A lo largo de la mañana de ayer se realizó la inspección del lugar para recopilar nuevos indicios y se recogieron testimonios de los vecinos. Sin embargo, al cierre de esta edición todavía no había sido localizada el arma con la que presuntamente El Caracoles acabó con la vida de sus dos vecinos. Tampoco se han producido nuevos arrestos. El juez decretó el secreto del sumario, por lo que no han trascendido más datos sobre el desarrollo de las investigaciones.

Este luctuoso hecho es el último de una serie de homicidios que se han registrado en la provincia de Granada en las últimas fechas. El pasado lunes 20, un vecino de Diezma fue detenido por, presuntamente, apuñalar a otro hombre tras esperarle en su propio domicilio. En la madrugada del pasado jueves una mujer también fue arrestada por supuestamente acabar con la vida de un hombre de 66 años a golpes y herir a su esposa, de 79. La mujer detenida, al parecer, trabajaba como cuidadora de la pareja, que residía en la Avenida de Andalucía de la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios