Granada

El discreto encanto de las Matemáticas

  • La nota de corte pasa de un 5 a superar el 11 en pocos años

  • Las salidas profesionales y la mejora en la docencia en los IES, dos de los motivos de su auge

Encuentro de estudiantes del programa de talentos matemáticos Estalmat, en la Facultad de Ciencias. Encuentro de estudiantes del programa de talentos matemáticos Estalmat, en la Facultad de Ciencias.

Encuentro de estudiantes del programa de talentos matemáticos Estalmat, en la Facultad de Ciencias. / granada hoy

"Capacidad de análisis, síntesis y razonamiento lógico; curiosidad; imaginación; creatividad; visión espacial; gusto por la resolución de problemas". Podría ser el enunciado de un currículo de alguien que buscara causar una excelente impresión. Podría ser el enunciado del anuncio de una empresa para cubrir la vacante en un puesto de responsabilidad. Es el texto del perfil con el que se describe en la Guía del Estudiante 2018/2019 a los matriculados en el grado de Matemáticas.

Un dato que puede ayudar a dar una idea de que la pujanza en los últimos años de los estudios de esta ciencia puede ser el de su nota de corte. En el curso 2010/2011 se exigía como mínimo para acceder a este grado en la Universidad de Granada un sencillo cinco. No era, pues, un problema ingresar en esta titulación. Había plazas para todos. En el último proceso de adjudicación de la primera fase, la nota de corte para acceder a los estudios de grado de Matemáticas en la UGR ha sido de un 11,100. Una diferencia notable.

"Empresas de banca, finanzas y seguros, en consultorías empresariales y financieras; en empresas de informática y telecomunicaciones; en la docencia e investigación universitarias; en la docencia no universitaria; en la Administración pública; en la industria", enumera la ya referida guía cuando se detallan las salidas profesionales de los egresados en Matemáticas. "Los graduados en Matemáticas han mantenido una alta tasa de empleo, tal y como reflejan los datos estadísticos de los últimos años. Además las perspectivas de empleo futuras son bastantes optimistas", se desglosa sobre estos estudios en el Centro de Promoción de Empleo y Prácticas de la Universidad de Granada. Ese optimismo se basa en la relación de estos estudios con la Informática y las Telecomunicaciones. "En el ámbito de los contenidos digitales, Matemáticas será uno de los grados más demandados, sobre todo en programación", se añade.

Matemáticas, con su nota de corte por encima del 11 -a falta de que finalice el procedimiento- está mejor valorada -o por lo menos más demandada- que otros estudios que también están relacionados con el mundo digital. Sin ir más lejos, en la UGR, la nota de corte de Informática está ahora en 9,116. En Telecomunicaciones se exige como mínimo un 8,912. En Estadística cae hasta el 6,580. Por encima de todas está el doble grado de Informática y Matemáticas, que se aúpa hasta el 12,349. Matemáticas y Física se corona con un 13,400 como la titulación más exigente a la hora de solicitar una plaza. Se demuestra que es un excelente compañero de estudios.

¿Qué tienen las Matemáticas? Jesús Maldonado es miembro de la Asociación Nacional de Estudiantes de Matemáticas (ANEM) y cursa el doble grado de Matemáticas e Informática en la UGR. Ha vivido el incremento del interés por esta materia y el consiguiente repunte en la exigencia para acceder a estos estudios universitarios. Una de las causas, según Maldonado, está en los institutos. "Se ha fomentado" más estos estudios en los centros de enseñanzas medias. Él mismo se encontró con docentes que intentaron dar una vuelta a las clases y que sus alumnos dejaran de ver esta asignatura como un 'hueso'. A esto se añade que "una de las tres carreras con menos paro es la de Matemáticas". Los que salen del grado saben que "van a acabar con trabajo seguro". Un estudio, de 2007, realizado por la Real Sociedad Matemática Española (RSMA) indicaba que el 98,2 de los titulados tenía empleo cinco años después de salir de la Facultad. El 72,8% tenía trabajo fijo o indefinido y el 51,2% cobraba más de 30.000 euros anuales. El estudio, pese a los años, remarca lo que se afirma en la Guía del Estudiante y en el Centro de Promoción de Empleo.

Este atractivo ha provocado el incremento progresivo de la nota de corte. De rebote, que en las aulas haya aumentado la exigencia. Los matemáticos sólo pueden entrar si antes han tenido un buen expediente. "No es lo mismo que estar en una titulación en la que se pide un cinco", reconoce Maldonado. "Somos muy proactivos", recalca. En su doble grado los estudiantes se organizan para dar seminarios a otros estudiantes. Participan en jornadas en las que se habla de salidas profesionales y apoyan cualquier iniciativa que tenga que ver con el fomento de las vocaciones en el área de las STEM, como se denomina a las Ciencias, Tecnología, Ingenierías y Matemáticas, sobre todo entre las mujeres.

"La gente no cambia, cambia el entorno. Lo que ve", recalca Maldonado. Y lo que se ve son, según explica, más opciones de encontrar empleo, más dedicación entre los docentes de instituto y el empuje que da estar en el aula con estudiantes que están ahí por vocación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios