Granada

Los embalses encaran el otoño con las reservas al mejor nivel desde 2015

  • Granada afronta el tramo final del año hidrológico con sus embalses a la mitad

  • Las buenas cifras son consecuencia de las precipitaciones abundantes que se registraron en el mes de marzo

En la imagen, el pantano de Canales. En la imagen, el pantano de Canales.

En la imagen, el pantano de Canales. / Álex Cámara

Granada afronta el tramo final del año hidrológico con sus embalses a la mitad de su capacidad. La provincia disfruta desde hace semanas de cielos en los que la presencia de nubes se ha reducido al mínimo, con escasísimas lluvias -aunque con episodios con notables consecuencias, como ocurrió en la comarca de Guadix el pasado 15 de agosto- y que está en el polo opuesto de lo vivido en la pasada primavera, con un mes de marzo absolutamente excepcional en lo meteorológico (191,3 litros por metro cuadrado recogidos, con 23 días de lluvia de los 31 que tiene el mes, según recoge la Agencia Estatal de Meteorología). Estos récords, de paso, han dejado a los embalses de la provincia con los mejores datos de agua almacenada de los últimos tres años. El dato es bueno, pero tiene sus matices. Si se echa la vista atrás y se contrastan los números de los últimos seis años en las infraestructuras gestionadas por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), el pasado mes de julio comenzó con uno de los valores de agua embalsada más bajos desde 2013. Ni siquiera lo extremadamente húmeda que fue la pasada primavera permitió que los embalses de la provincia encarasen el verano con los niveles que sí se dieron en los años anteriores a 2016, cuando comenzó una pertinaz falta de precipitaciones que llevaron a las reservas de la provincia al límite.

Según la información recogida a través del Servicio Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir -organismo dependiente del Ministerio que gestiona todos los embalses de la provincia salvo Rules y Béznar- los nueve embalses de la provincia suman 512,1 hectómetros cúbicos. Con este dato, los embalses están al 50,15% de su capacidad. Se trata de una cantidad de agua menor que la registrada a comienzos de julio, cuando se contabilizaron 570,9 hectómetros cúbicos de agua. En apenas dos meses, las reservas han descendido en 58,8 hectómetros cúbicos, casi cinco puntos porcentuales.

Los datos por infraestructuras hacen que sobresalga Canales, 86,6%. Este embalse comenzó el verano al 99,4% de su capacidad. Las aportaciones del deshielo le permiten mantener prácticamente su volumen embalsado hasta el tope. Portillo, por su parte, está al 89,4%, un dato también inferior al de comienzos de julio, cuando estaba al 97,2% de su capacidad. La situación de tranquilidad se extiende a otras infraestructuras, como Cubillas (al 59,45) y Quéntar (83,4%). Esta última infraestructura, junto con Canales, es la que provee de agua tanto a la capital como al Área Metropolitana, junto con manantiales y sondeos, según la información de Emasagra.

Hace justamente un año los datos señalaban al Portillo como el embalse con más agua embalsada (72,5%), Quéntar estaba al 63,5%) y Canales no llegaba a la mitad de su capacidad (34,6%). El balance total de todas las infraestructuras de la provincia gestionada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir situaba el porcentaje de volumen embalsado en un 34,7% de su capacidad a pocas semanas de que finalizara el pasado año hidrológico, el 30 de septiembre. La diferencia de ahora con hace doce meses era de 157,1 hectómetros cúbicos. Esta cantidad es el equivalente a ocho veces la capacidad total de agua embalsada en el Cubillas.

La diferencia entre los datos de finales de agosto de 2018 y los de 2017 se debe, evidentemente, a la cantidad de agua caída en la pasada primavera. Las precipitaciones medias mensuales de octubre, noviembre, diciembre, enero y febrero de este año hidrológico -que comienza el 1 de octubre- estuvieron por debajo de la media de los últimos 25 años. En marzo, la media mensual en la demarcación hidrográfica del Guadalquivir llega a los 300 litros por metro cuadrado, cuando la media para ese mismo mes de los últimos 25 años está en 56 litros. En abril también se superó esta media (75 litros por metro cuadrado en ese mes de 2018 por 59 de media de los últimos 25 años) mientras que en mayo y junio -últimos meses de los que se ofrece información- se ha estado a los mismos niveles que la media histórica. Las precipitaciones acumuladas desde el inicio del año hidrológico en la provincia han sido más abundantes en la cabecera del Genil, en el embalse de Quéntar con 921,2 litros por metro cuadrado. También en Granada, los valores más bajos de pluviometría acumulada se dan en la cuenca del Guadiana Menor, en los embalses de Negratín y Francisco Abellán (347,2 y 443,6 litros por metro cuadrado, respectivamente).

Con la bonanza de las lluvias de la pasada primavera y las aportaciones del deshielo, el Informe de Sequía elaborado por la Confederación Hidrográfica y referido a la situación de primeros de agosto sitúa a todos los sistemas de la provincia en situación de normalidad, excepto el sistema formado por el Cubillas y Colomera, que sigue en situación de prealerta un mes más.

El año hidrológico ha permitido recuperar valores en los embalses más cercanos a lo habitual, pero no excepcionales. En 2016, la media de los embalses de la Confederación se situaba a estas alturas del año en un 47,7,6%. Un año antes, en agosto de 2015, la media estaba en un 57,2%, siete puntos por encima que 2018. Más notable es el dato de 2014 y 2013, que afrontaron el final del verano al 68,2% y al 73,3% de su capacidad, respectivamente. El dato de 2013 estaba 23,2 puntos porcentuales por encima de este agosto de 2018. El agua embalsada en ese mes de hace seis años ascendía a 749,2 hectómetros cúbicos. Precisamente ese año también se caracterizó por la intensidad de las lluvias, con un mes de marzo casi tan húmedo como el de este 2018.

La situación ha mejorado en los embalses dependientes de la Confederación y también en los que corresponden la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Béznar se encuentra al 86,9% de su capacidad y almacena 45,9 hectómetros cúbicos. Hace un año, mantenía en sus reservas 20,9 hectómetros. Rules, por su parte, está al 92,2% y almacena 102,2 hectómetros cúbicos. Hace doce meses tenía 66,7 hectómetros. De media, según la Red Hidrosur, ambos se encuentran al 90,5% de su capacidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios