Granada

El estandarte de los Reyes Católicos se exhibe en Granada tras su restauración

  • Las piezas están realizadas en seda en brocado carmesí y los escudos pintados con pan de oro

Presentan el estandarte de los Reyes Católicos tras su restauración en Granada Presentan el estandarte de los Reyes Católicos tras su restauración en Granada

Presentan el estandarte de los Reyes Católicos tras su restauración en Granada / Álex Cámara

El delegado territorial de Cultura y Patrimonio Histórico, Antonio Granados, y el Capellán Mayor de la Capilla Real de Granada, Manuel Reyes, han presentado esta tarde en la Curia Metropolitana a los dos expertos del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) que han ofrecido una conferencia para que el público conozca cómo ha sido la restauración de tres banderas pertenecientes a la colección textil del Museo.

La ponencia ha sido impartida por Gabriel Ferreras Romero, historiador del arte, y Carmen Ángel Gómez, técnica en conservación-restauración de textiles. Ambos han formado parte del equipo técnico que ha desarrollado la intervención, encargada por la Capilla Real, en la que han destacado la recuperación de las dimensiones originales del estandarte Real de los Reyes Católicos.

Las tres banderas, datadas en el siglo XV y catalogadas como Bien de Interés Cultural (BIC), poseen indudables valores culturales e históricos vinculados a su uso y significado además de ser elementos museísticos de primer orden.

“Las actuaciones de conservación y restauración realizadas en el IAPH han supuesto un importante avance en su conocimiento, tanto desde el punto de vista material y técnico como histórico-artístico, al ser la primera vez que se aborda su análisis y estudio desde una metodología científica”, ha destacado la Antonio Granados.

Restautación del estandarte. Restautación del estandarte.

Restautación del estandarte.

Asimismo, ha recordado la línea de colaboración existente entre el Arzobispado y el IAPH para restaurar el patrimonio eclesiástico desde los años noventa del pasado siglo en que se abordó la conservación de la estructura lignaria del retablo de la Pasión de Jacobo Florentino, la intervención integral en la casulla del terno blanco chapado del Rey Fernando el Católico, se acometió una labor de investigación documental de las colecciones expuestas en el museo y del resto de bienes muebles conservados en la Capilla Real, incluido el retablo mayor.

En 1998 el Instituto se hizo cargo de la formulación y dirección del proyecto de intervención del Retablo Mayor y la cabecera de la Capilla Real, que incluía investigaciones analíticas, estudios históricos, levantamiento planimétrico y fotografías normales y técnicas.

Por otro lado, Carmen Ángel y Gabriel Ferreras han explicado a lo largo de sus respectivas intervenciones cómo ha sido todo el proceso de limpieza y restauración de las tres banderas, el estandarte real y los guiones de los Reyes Católicos.

Las piezas están realizadas en seda en brocado carmesí y los escudos pintados con pan de oro. Las alteraciones más acusadas que presentaban eran acumulación de polvo en toda la superficie, roturas y deformaciones del tejido, así como pérdidas de soporte y pintura.

“Los guiones de Isabel y Fernando, tras la eliminación de intervenciones anteriores, se han limpiado y alineado para corregir deformaciones y, para darle consistencia, se han consolidado con un soporte de algodón teñido con la tonalidad del tejido original”, han resaltado.

En cuanto al Estandarte Real han señalado que se había realizado una drástica intervención en los años 70 que consistió en recortar y adaptar gran parte de los fragmentos existentes a un nuevo soporte y se pintó sobre los desaparecidos para completar los dibujos de los cuarteles. Esta actuación afectó a la pintura y tejidos así como al tamaño de la obra, que quedó reducida a tres cuartas partes de la representación heráldica.

Al conservarse en la Capilla Real algunos fragmentos y al haber reproducido a tamaño natural el diseño del tejido de damasco y el esquema básico de los escudos, se determinó devolverle a la obra sus dimensiones originales. Tras separar, limpiar y corregir las deformaciones de los fragmentos del soporte de los años setenta, se han colocado sobre un nuevo soporte siguiendo el diseño del dibujo del damasco, recuperando así las dimensiones del Estandarte Real que en origen eran de 176 cm de ancho por 152 cm de alto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios