Municipal

El gran contrato de la limpieza de Granada, en cifras

  • El Ayuntamiento ha optado por seguir con la gestión indirecta del servicio de recogida de basura, descartando la remunicipalización

  • El contrato supone unos 40 millones de euros anuales

El gran contrato de la limpieza de Granada, en cifras El gran contrato de la limpieza de Granada, en cifras

El gran contrato de la limpieza de Granada, en cifras / Jesús Jiménez / Photographerssports

Después de 50 años, el 31 de diciembre de este año caduca el contrato de limpieza y recogida de basura de Granada, obligando a tomar una decisión importante: municipalizar asumiendo la gestión directa o seguir prestando un servicio a través de una empresa, la forma indirecta. Este debate ha estado abierto en el último año en la ciudad pero en las últimas semanas se ha esfumado. La comisión de grandes contratos que debía emitir un dictamen no ha conseguido la unanimidad de los grupos y el informe interno del área de Medio Ambiente ha elaborado una memoria que desaconseja remunicipalizar, por lo que se descartó esta opción.

Y mientras se elaboran los pliegos para la concesión, que se adjudicará en el tercer trimestre de 2021, por lo que habrá que prolongar el actual servicio de forma extraordinaria, la memoria con la que se han analizado los pros y contras de los diferentes modelos de concesión aporta los números reales de este contrato, el más grande de la ciudad junto con el del transporte público, por lo que requiere de análisis y claridad en las cifras.

¿Cuánto cuesta la recogida de basura y la limpieza de calles en Granada? Entre los dos capítulos que se engloban en el mismo contrato (se barajó separarlos pero se ha descartado), son casi 40 millones de euros al año, con una diferencia de seis millones más para la limpieza que para la recogida de residuos.Fue en 1970 cuando se comenzó con el servicio de limpieza viaria y recogida de residuos de Granada adjudicándolo entonces a Serconsa mediante concurso-subasta por 50 años. Un largo periodo que ha obligado a varias modificaciones.

Según la Memoria justificativa de la elección de la gestión indirecta del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos, se trata de un servicio esencial de prestación obligatoria y su continuidad debe quedar garantizada por los principios de los servicios locales y por su efecto en la salud y el medio ambiente.

¿Y cuál es la mejor forma? El área reconoce que la “gestión directa o indirecta ha tenido sus modas” y mientras que durante años la indirecta fue la predominante “al considerarse, en el marco de un proceso liberalizador, que el sector privado era más eficaz y eficiente per se”, ahora “ha tomado cierto protagonismo la llamada remunicipalización de los servicios” asumiendo ahora que la “gestión directa es más eficiente atendiendo a variables económicas como puede ser la aplicación del IVA o la obtención de beneficio industrial”.

Pero Granada va a mantener la primera moda, la gestión indirecta, primando los beneficios en el coste laboral o las inversiones de la empresa privada.

Y, como en todo, hay visión política. El informe recoge que “quien tome una decisión de tal calibre debe evitar partir de ciertos apriorismos ideológicos y centrarse en la fórmula que permita prestar y mantener un servicio eficiente y económico en el tiempo”, advirtiendo de que “no hay una fórmula general ni mágica”. Y en Granada, mientras la izquierda ha sido la defensora de la municipalización, la derecha todo lo contrario.

Y si a eso se suma la situación económica del Ayuntamiento (con un plan de ajuste que le impide adquirir o constituir nuevos organismos o sociedades durante la vigencia del mismo), la balanza se ha decantado por la gestión indirecta ya que la gestión directa de la propia Corporación ha recibido informes desfavorables de Personal, entre otros, zanjando el debate no se sabe por cuántos años más ya que no está definido todavía el tiempo de la concesión, aunque será lo bastante amplia como para que se puedan amortizar las inversiones (aunque legalmente se establecen los cinco años máximo, con excepción de motivos de recuperación).

Se están comprando nuevos medios Se están comprando nuevos medios

Se están comprando nuevos medios / Antonio L. Juárez / Photographerssports

En la gestión indirecta, la administración permanece como titular del servicio aunque encomendando a un empresario su gestión a través de un contrato.

Para la comparativa entre la gestión directa e indirecta se tienen en cuenta varios parámetros: el coste laboral, el de adquisición de maquinaria, los costes de explotación, los gastos generales, el beneficio industrial y el IVA.

Según el informe, el coste laboral anual del servicio en el caso de la gestión indirecta es de 22,9 millones y de la gestión directa es de 24,8 millones, un 8% más. Es curioso que se indique que el absentismo y las bajas laborales son superiores en el ámbito público que en el privado, hasta en seis puntos porcentuales. “Con el trasvase de los trabajadores desde una mercantil hacia el Ayuntamiento se producirá un incremento en el coste del absentismo y de las bajas laborales”. También recoge que “las empresas privadas habitualmente tienen unos costes laborales más ajustados que las entidades públicas” y en caso de bajas laborales la empresa asume el coste ya que el Ayuntamiento paga un precio por la mano de obra independientemente del absentismo. Así que la gestión directa en el ámbito laboral “va directamente contra las cuentas del Ayuntamiento” ya que tendrá que sustituir a los trabajadores de baja.

La plantilla supera los 600 empleados (fijos y eventuales) con un coste anual estimado no inferior a los 23,7 millones de euros. Obligaría a complejos procesos selectivos ya que no pasarían directamente a régimen funcionarial ni como personal fijo.

En cuanto al coste de adquisición de maquinaria, considera también el informe la mayor capacidad de las empresas privadas, lo que les permite acceder a mejores precios que cuando lo hace directamente la administración. Aquí calculan un ahorro de la gestión indirecta del 6% en vehículos y maquinaria.

En el nuevo contrato se incluirán inversiones importantes, con una cuota anual de amortización y financiación de 4,3 millones en la gestión indirecta y de 4,6 millones en la directa, unos 300.000 euros más anuales.

Limpieza en la Plaza de la Trinidad Limpieza en la Plaza de la Trinidad

Limpieza en la Plaza de la Trinidad / Photographerssports

En costes de explotación, también señala una “clara ventaja competitiva de la gestión indirecta” ya que las empresas tienen precios negociados que les permite ahorrar en los consumibles una media del 6%. Así, el coste de funcionamiento de maquinaria y equipos en la gestión indirecta es de 4,5 millones y en la directa de 4,8. El resto de costes fijos también sube de 424.793 euros al año a 450.281.

Otro parámetro son los costes generales, estimados en el 9% en el caso de la gestión indirecta y que incluye servicios jurídicos, departamento de estudios, de maquinaria, control de calidad, equipo directivo, compras, tecnologías y departamento de recursos humanos. El informe calcula también “por prudencia” el mismo porcentaje.

El beneficio industrial anual en la gestión indirecta sería de 969.584 euros mientras que en la gestión directa por el Ayuntamiento no existiría, lo que sí “supondría un ahorro para las arcas municipales”. En cuanto al IVA, el Ayuntamiento abonaría al contratista en un año completo que son 3,6 millones anuales (un 10%) en la gestión indirecta. En la gestión directa el IVA es del 21% en las compras, salvo la mano de obra. Al año supondría unos 2 millones de euros.

A esto hay que añadir la baja que realizan las empresas para quedarse con la concesión, ante lo que se espera bajas superiores al 3% respecto al precio tipo de licitación. En este caso, se podría bajar a los 36,4 millones frente a los 37,1 de la gestión directa.

En definitiva, la gestión indirecta sería más económica 104.671 euros al año, pero si se incluye la baja en la oferta habría una diferencia en el coste final de 1,2 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios