Granada

Más de diez horas para reanimar a un menor tras sufrir un coma etílico

  • El joven, de tan sólo 14 años, ingresó en Urgencias tras beberse una botella de ron entera la madrugada del sábado al domingo

Los operarios comenzaron ayer a desmontar la feria. Los operarios comenzaron ayer a desmontar la feria.

Los operarios comenzaron ayer a desmontar la feria. / álex cámara

La madrugada del sábado al domingo de Corpus en las Urgencias del Virgen de las Nieves se hizo muy pero que muy larga. Los profesionales sanitarios que estaban de guardia tuvieron que atender a un menor de 14 años tras ser ingresado por un coma etílico. Circunstancia que, desafortunadamente, se repite una y otra vez cada fin de semana -y más aún con la feria de por medio- pero que en esta ocasión estuvo a punto de costarle la vida a su protagonista; necesitó más de diez horas de reanimación para despertarse tras beberse él solo una botella de ron de casi un litro. Según ha podido saber este periódico, el chico fue trasladado hasta las dependencias hospitalarias por su grupo de amigos, quienes en un principio ocultaron al personal sanitario el estado de embriaguez del joven.

Los profesionales de Urgencias llegaron a cuestionar al grupo sobre la posibilidad de que el chico pudiera haber sufrido un golpe o caída. Tras efectuar varias pruebas acabaron comprobando que el alcohol estaba detrás de su estado de inconsciencia. Algo que, finalmente, terminaron admitiendo sus amigos. Y a partir de ahí, mucha tensión entre enfermeros, médicos y auxiliares en una noche que mantuvo con los ojos como platos a todo el servicio. Afortunadamente, y después de más de diez horas intentando reanimarle, el menor acabó volviendo en sí confundido y aterrado por no saber dónde se encontraba. Es el episodio más grave de cuantas intervenciones de este tipo han tenido lugar durante estos días de feria. Pero son decenas los casos que los servicios de Urgencias del PTS y el Virgen de las Nieves han tenido que atender durante la semana. El alcohol está muy presente entre los adolescentes, quienes cada vez son más precoces a la hora de probarlo por primera vez. Según el Centro de Drogodependencias de Granada, la edad actual de iniciación en esta droga se sitúa en 16,8 años. Realidad que preocupa y mucho a las autoridades sanitarias, quienes advierten de que el perfil de bebedor diario cada vez es menos común para dar paso a un nuevo bebedor de fin de semana. En este grupo se encuadran todos aquellos que esperan a que llegue el viernes para hacer un uso descontrolado del alcohol. Un fenómeno que afecta sobremanera a los adolescentes por la cada vez más extendida práctica del botellón.

Los llamadas telefónicas registradas en el Servicio de Emergencias 112 son una constante cada fin de semana. Sin ir más lejos, en la misma madrugada en la que se registró el coma etílico se registraron al menos otras dos incidencias de cierta gravedad relacionadas con la ingesta de alcohol. Una en la calle Julio César, alrededor de las 3:00 horas y otra media hora antes en un lugar próximo a la Estación de Ferrocarriles, donde efectivos sanitarios tuvieron que atender a un joven semi inconsciente. Según la Organización Mundial de la Salud cuando un hombre adulto toma más de tres bebidas alcohólicas al día (incluyendo cervezas o vinos) ya es un bebedor en riesgo. Dosis que se reduce a la mitad en las mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios