Granada

El indigente al que pagaron por tatuarse la cara pide "justicia"

  • El sintecho intentó poner la denuncia en Granada, pero no pudo hacerlo y regresó a Alicante

Tomek, el indigente al que pagaron por tatuarse en la cara. Tomek, el indigente al que pagaron por tatuarse en la cara.

Tomek, el indigente al que pagaron por tatuarse en la cara. / MANUEL lORENZO/EFE

El indigente polaco residente en Granada, al que unos británicos tatuaron en una despedida de soltero el nombre en la frente del novio, a cambio de 100 euros, reapareció en Benidorm (Alicante), tras dos semanas ausente, y denunció los hechos ante la Policía. El sin echo, que se llama Tomek, acudió a las dependencias del Servicio de Atención al Turista Extranjero (SATE) para interponer una denuncia, acompañado de la presidenta de la Asociación de Comerciantes Británicos de Benidorm, Karen Maling, que fue quien denunció los hechos e inició una recogida de dinero para borrarle el tatuaje.

El indigente, de 34 años, precisó que solo tomó parte en el mismo un británico, y no un grupo de turistas de esa nacionalidad como se dijo, y al parecer, el nombre que lleva en la frente -Jamie Blake- es el de la novia de esta persona.

La Asociación de Comerciantes Británicos recaudó más 3.200 euros para ayudarle

Sobre el británico que le hizo la proposición, detalló que "también estaba bebido, pero no puede decir que no sabía nada porque él me hizo las fotos mientras me tatuaban". También criticó el comportamiento del tatuador, a quien recriminó lo que hizo porque "sabía" que él "estaba borracho". "Espero que se haga justicia", agregó.

El indigente pasó los últimos días en Granada, ajeno al revuelo que había levantado su caso, y afirmó que solo se enteró "hace tres días" del asunto a través de un amigo compatriota que lo había visto en una red social. "Después, la bomba explotó", manifestó su salida del SATE.

El ciudadano polaco dijo sentirse "muy feliz" por el elevado número de personas que le apoyaron, lo que propició que la recogida de fondos para ayudarle, iniciada por la Asociación de Comerciantes Británicos de Benidorm a través de crowfunding, se haya elevado hasta más de 3.200 euros.

Este dinero servirá, según precisó Maling, para tratar los problemas de espalda que presenta, así como para su ingreso en una clínica para tratar su enfermedad de alcoholismo.

Tomek también lamentó las condiciones en las que tienen que vivir las personas que están sin techo y confió en que su caso "pueda servir para ayudar a más gente" y que no les "traten como basura".

El indigente polaco apuntó que cuando le ofrecen cien euros a una persona que duerme en la calle "es mucho dinero" y, por ese motivo, accedió a hacerse al tatuaje. "Cuando me desperté al día siguiente me di cuenta de lo que había hecho", precisó.

"No es nada divertido. Cuando estás en la calle, tienes hambre, quieres beber algo y no puedes. Entonces te dan cien euros y es como si te tocara la lotería", añadió.

Por su lado, Maling agregó que Tomek "intentó poner la denuncia en Granada pero, no sabemos por qué, no pudo hacerlo así que contactó con la asociación para poder volver. La denuncia ya está puesta y el asunto ya está en manos de la Policía. Ahora está muy animado por tener la oportunidad de cambiar su vida".

El siguiente paso es que Tomek se someta a una revisión medica para lo cual ya se ha ofrecido una clínica privada de la ciudad. Además, varios estudios de tatuaje de la ciudad se muestran dispuestos a borrar el tatuaje de su frente de forma gratuita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios