Granada

El informe policial concluye que el joven disparó a su novia de forma intencionada

  • La Guardia Civil cierra la investigación y califica la muerte de Mar como "homicidio doloso"

  • Los resultados apuntan a que lo ocurrido en el campo de tiro de Las Gabias fue un crimen machista

Comentarios 0

El disparo que acabó con la vida de Mar C. la tarde del jueves en el campo de tiro de Las Gabias fue intencionado. Así se desprende del informe realizado por la Guardia Civil en el que se califica como "homicidio doloso" la muerte de esta joven de 21 años y natural de Granada. Según los resultados de la investigación policial, José Miguel F., de 24 años y vecino de Ogíjares, asesinó a su novia de forma premeditada y acto seguido se quitó la vida con el mismo arma. Será el juez que lleva la investigación -perteneciente al Juzgado de Instrucción número 3 de Santa Fe- quien dictamine si se considera que finalmente lo ocurrido es o no un caso de violencia de género. Si bien, tras las pruebas recogidas por los agentes de la Benemérita, todo apuntaría a que fue un crimen machista, pues además, como ya adelantó ayer Granada Hoy, existían precedentes de maltrato psicológico en la pareja.

La violencia de género fue la primera hipótesis que se barajó la misma noche que se produjo este suceso. Sin embargo, también existía la posibilidad de que el arma que manipulaba José Miguel se disparase de forma fortuita y tras comprobar que había acabado con la vida de Mar decidiese quitarse la vida.

Precisamente esta segunda hipótesis comenzó a coger fuerza durante la jornada del viernes, cuando aún se esperaban los resultados de balística y de las autopsias de los jóvenes. Sin embargo, con forme fueron apareciendo los primeros informes todo comenzó a apuntar hacia la primera dirección: el asesinato.

La rapidez en producirse los dos disparos, según relató el personal de la instalación deportiva que los escuchó. El impacto de bala que presentaba la joven en la parte posterior de la cabeza: la autopsia reveló que el disparo se había producido por detrás y desde muy cerca. La ausencia de gritos de socorro o llamadas de auxilio. Los antecedentes y problemas que había en la pareja: lo dejaron durante unos meses y hacía un tiempo que habían retomado la relación, pero tal y como relataron a este diario fuentes cercanas a la joven, "podría decirse que ella había sufrido maltrato psicológico" por parte de él, algo de lo que también tuvieron constancia los investigadores.

Todo ello, junto a la reconstrucción de los hechos, las pruebas recogidas, los resultados de las autopsias y el análisis del arma homicida -una escopeta del calibre 12- han propiciado que la Guardia Civil haya cerrado su investigación con la conclusión de que lo que ocurrió el jueves poco antes de las nueve de la noche en el Centro de Alto Rendimiento de Tiro Olímpico de Las Gabias fue un "homicidio doloso".

José Miguel y Mar llegaron al campo de tiro sobre las siete de la tarde. No se les vio discutir o con actitud extraña, sino todo lo contrario, compartieron muestras de afecto entre ellos. Sin embargo, José Miguel, tras terminar su sesión de tiro, mató a su novia de forma premeditada disparándole en la nuca por detrás y acto seguido utilizó el mismo arma para suicidarse de un balazo en la cara. Tras ello, fue cuando el personal del campo de tiro halló a los dos jóvenes. Mar ya había fallecido -lo hizo en el acto-, mientras que él estaba agonizando y murió minutos más tarde, antes de que llegasen los servicios de emergencias.

Nadie podía imaginarse nada de ello en el entorno de José Miguel, que ayer fue enterrado a las 11:00 horas en Ogíjares, y que había sido descrito como un joven "educado, trabajador, muy buena persona y de una familia muy conocida en el pueblo", según indicó el alcalde de la localidad, Francisco Plata.

Tampoco podía pensarse en el ámbito de Mar que los problemas de pareja entre ambos, que provocaron que dejasen la relación debido a episodios en que "él estaba demasiado encima de ella, en los que podría decirse que hubo cierto maltrato psicológico" pudieran desembocar en un asesinato.

Ahora finalmente será el juez encargado del caso, tras recibir y analizar el informe de la Guardia Civil, quien califique la tipología de este homicidio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios