IV foro pyme: realidad y retos de las pymes

El liderazgo participativo y la gestión del talento, claves de la 'sinfonía' empresarial

  • El empresario Miguel Segura y la directora de orquesta Inma Shara demuestran que sus dos mundos tienen mucho en común y que el éxito, la excelencia, llega de la colaboración

Comentarios 0

"Potenciar talentos, fortalecer las debilidades y aprovechar sinergias". Quien pronunció ayer esta frase en el IV Foro Pyme organizado por Grupo Joly y Banco Popular no fue un empresario experimentado, sino una directora de orquesta, Inma Shara, demostrando de un plumazo que el colectivo sinfónico y el tejido empresarial están mucho más cerca de lo que parece. En ambos casos el éxito, la excelencia, deriva de la gestión del talento de cada uno de sus miembros, de la capacidad del líder -el empresario o el director, según el caso- de unir todas las piezas y ponerlas al servicio del conjunto. Atemperar los egos, facilitar la colaboración y sacar el máximo provecho a las aptitudes de cada uno son las tareas de quienes ostentan el liderazgo tanto en un escenario como en una fábrica. Y de eso saben mucho tanto Shara como Miguel Segura, gerente de la empresa granadina Cotton South, dedicada a la producción de celulosa de algodón.

Sin esa capacidad para gestionar el talento, para poner en el centro al capital humano, Cotton South no habría llegado a ser la empresa líder que es hoy. La compañía, cuyas raíces se remontan a la fábrica de celulosa de esparto fundada en Fonelas en 1919, es resultado de la evolución de Pastalfa, creada en 1952. La trayectoria 'vital' de la empresa está marcada por la innovación y la colaboración, dos pilares que la han ido transformando y la han convertido en una empresa única en Europa. La innovación fue lo que llevó a la compañía a sustituir el esparto por linter de algodón; y la colaboración, que forma parte del "corazón" de la empresa, fue lo que propició que en 1980, tras una grave crisis comercial, 42 trabajadores adquirieran los bienes de equipo de Pastalfa y la convirtieran en Celulosas del Sur, más adelante Cotton South.

La empresa es un modelo de vida y la orquesta puede considerarse una "cuenta de resultados"

Ese espíritu innovador y colaborador ha seguido presidiendo todas y cada una de las decisiones de la empresa granadina, que produce 14.000 toneladas al año de celulosa -buena parte dedicada a la fabricación de papel moneda-, que exporta el 97% de su producto y ha alcanzado ya una facturación de 24 millones de euros. La compañía, que importa 20.000 toneladas de materia prima procedente de países como China, India, Pakistán, Estados Unidos o México, se mueve en un mercado en el que compite con dos gigantes: Estados Unidos, con una capacidad de 140.000 toneladas al año y una elevada innovación; y China, que produce 250.000 toneladas al año y tiene unos ínfimos costes de producción.

En ese contexto, a Cotton South le queda la "diferenciación". ¿Cómo? Con la innovación. El gerente de la compañía explicó ayer que ser la única empresa europea dedicada a esta actividad supone un handicap a la hora de buscar bienes de equipo, lo que le obliga a una "innovación constante". En los últimos 25 años, la empresa ha invertido 15 millones de euros en la renovación de los medios de producción, lo que le ha permitido consolidar uno de sus aspectos diferenciales: el desarrollo conjunto de producto. "Cada celulosa tiene un componente diferente en función del sector al que vaya. Trabajamos en contacto constante con el cliente". Además, en la empresa granadina no solo ofrecen un producto, sino que garantizan un servicio caracterizado por "la asistencia técnica, la flexibilidad comercial, la calidad y consistencia y las ventajas logísticas".

La evolución de la compañía también está estrechamente ligada, según Segura, a la capacidad de emprender, a la capacidad de cambio y a la constante "mirada al futuro". Un futuro en el que las personas seguirán siendo "el principio y el final de todo". La tecnología, reconoce el gerente de Cotton South, "ayuda, pero no sustituye". Las decisiones "las tienen que tomar las personas", indicó Segura. Con sus errores y sus imperfecciones, pero también con su "alma" y su capacidad para interpretar y para mirar, añadió Inma Shara, que indicó que tanto empresarios como artistas se levantan cada mañana "para conquistar" la excelencia.

En esa misión "apasionante y compleja" que es dirigir el talento, disciplinarlo y dulcificarlo, la directora de orquesta ve un nexo de unión más entre el mundo de la empresa y el sinfónico, que precisan de líderes "participativos". Shara recuerda que un líder es "un generalista rodeado de especialistas", capaz de "inspirar" y transmitir solvencia y credibilidad. Shara, que cree que el liderazgo es una cuestión de ética, aseguró ayer en el Foro Pyme que "liderar no es mandar, es sugerir" y que tanto la cultura como la empresa necesita de "modelos de liderazgo basados en la incertidumbre", en enseñar a los talentos a asumir riesgos. "Hay que cambiar la rutina por la pasión, cambiar el miedo por la determinación".

La capacidad de asumir riesgos forma parte del ADN de artistas y empresarios. El foro empresarial de Grupo Joly, editor de Granada Hoy, y Banco Popular, de hecho, rindió homenaje al empresario anónimo, al autónomo y director de pymes que saca adelante su proyecto con ayuda de sus mejores activos: los trabajadores. "Esta crisis nos ha puesto alerta, es importantísima la colaboración", recordó Miguel Segura, que apuntó que son las pymes las que han "sostenido con mucha dificultad" la economía granadina. Y lo han hecho con el único objetivo de sacar adelante su proyecto. "No tenemos la conciencia del éxito, tenemos la conciencia del trabajo. La empresa es un modelo de vida". Siguiendo con los paralelismos, Inma Shara indicó que la orquesta puede considerarse "una cuenta de resultados", en la que "si algo no funciona, no funciona el conjunto".

Tratándose de Granada, el debate de las infraestructuras no podía quedarse fuera del foro empresarial. El gerente de Cotton South reclamó mejores comunicaciones no solo ferroviarias, sino también eléctricas y energéticas. "Necesitamos unas infraestructuras a la altura de lo que el futuro nos depara".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios