ayeryhoy

El maestro granadino Legaza Puchol

  • El compositor de Salobreña es autor de la zarzuela 'Juan de Granada' y también de la peculiar clase de Historia "Pepito Perdiguero"

  • Aupó a la fama a Antonio Molina con 'El agua del Avellano'

1. Imagen de Salobreña, en el litoral granadino. 2. Una de las obras. 3. Contribuyó a la fama de Antonio Molina acogiéndolo en su escuela de canto en Madrid y escribiéndole canciones que luego fueron muy populares. 1. Imagen de Salobreña, en el litoral granadino. 2. Una de las obras. 3. Contribuyó a la fama de Antonio Molina acogiéndolo en su escuela de canto en Madrid y escribiéndole canciones que luego fueron muy populares.

1. Imagen de Salobreña, en el litoral granadino. 2. Una de las obras. 3. Contribuyó a la fama de Antonio Molina acogiéndolo en su escuela de canto en Madrid y escribiéndole canciones que luego fueron muy populares. / reportaje gráfico: josé luis delgado

Hoy lo recordamos porque un 14 de diciembre nos dejó el compositor granadino de Salobreña José María Legaza Puchol. Corría el año 1983. Fue el que colaboró a la fama de Antonio Molina desde que lo acogió en su academia de canto en Madrid y escribió para él canciones tan populares como El Macetero y El Agua del Avellano. Pero lo que es menos conocido fue su simpática contribución al aprendizaje de la Historia, ahora que están en cuestión las leyes de Educación, desde la LGE a la LOMCE pasando por la LODE y la LOGSE. Curiosa sopa de letras a la que solo le falta la pastilla de Avecrem.

Estamos acostumbrados a ver pateada la Historia. Aprender de memoria la lista de los Reyes Godos ha hecho mucho daño. La ignorancia sobre esta bonita ciencia ha divertido a miles de profesores y hasta se han editado antologías de disparates monumentales. Casar a Mariana Pineda con José Antonio Primo de Rivera o decir que Colón descubrió el Paraíso Terrenal da igual. Mientras nos aprendamos el último disco de Los Chunguitos y los entresijos del Sálvame…

Pues bien. Fue el maestro Legaza, dotado de un ingenioso sentido del humor, el autor de la popular canción "Pepito Perdiguero" que veo citada en la obra del historiador Tuñón de Lara titulada España: la quiebra de 1898. Dice así: "Soy Pepito Perdiguero,/soy una gloria española,/de mi colegio el primero/empezando por la cola./Mi papá quiere que sea un gran historiador./ Y yo sé de Historia de España/más que aquel que la inventó./ Sé quién fue Viriato,/sé que fue un señor./Que nació primero y después murió./ Y que en la batalla de Calatañazor/Alejandro Magno perdió el tambor./ Sé que el Manzanares pasa por Valladolid/y por Barcelona el Guadalquivir./ Sé también deciros en dónde está León/ está en el Retiro dentro de un jaulón…"

Pero además de esta licencia más o menos graciosa quiso el maestro Legaza dejar huella más seria de su granadinismo con el estreno en 1965 y en el Teatro Cervantes de su zarzuela Juan de Granada que había compuesto y estrenado en el Teatro de la Zarzuela de Madrid en 1926 cuando apenas tenía 20 años. "Quiero demostrar a mis paisanos que lo que me cautiva es el género lírico", manifestó al inolvidable Dámaso García Alonso, profesor del Conservatorio y presidente que fue de Juventudes Musicales, en una entrevista que le hizo el 10 de diciembre en la prensa local. Allí mismo anunció el estreno de un ambicioso proyecto para ser presentado en el Corpus; era la otra zarzuela titulada La Rendición de Granada.

La zarzuela Juan de Granada tenía como argumento un episodio de la invasión de los franceses y se desarrollaba en el Cerro de San Miguel. Intervino el Grupo Lírico de Radio Granada cuya dirección musical corría a cargo de Julio Marabotto. Habrá quien recuerde al tenor Antonio González, al barítono Ángel Barrionuevo, a la soprano Conchita Bailén y a Enrique Marín; y algunos quedarán de los que intervinieron en el Coro de Juventudes Musicales y recordarán que a petición del público hubo que repetir tres veces el pasacalles. Tres años después, en 1965, tuvo lugar un acontecimiento realmente entrañable para la vida de Legaza: el estreno en Salobreña, su pueblo natal, de la zarzuela Cuando manda el Corazón. En este caso quien colaboró fue la Agrupación Lírica Francisco Alonso que dirigía el inolvidable Manuel Hernández.

No está mal recordar de vez en cuando a los nuestros, como lo hizo en febrero de 2010 el maestro Sánchez Ruzafa cuando la Banda Municipal ofreció un concierto con las obras más destacadas del compositor salobreñero, según leemos en la reseña que dejó escrita el polifacético locutor Jorge de la Chica. Legaza nos dejó el 14 de diciembre y hoy lo hacemos venir para llevarlo de la mano con Antonio Molina a la Fuente del Avellano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios