Granada

La media distancia con trenes convencionales, en el alero

  • 'Granada Hoy' adelantó en julio que el AVE llegaría tras las elecciones municipales

Los trayectos de media distancia tienen aún que definirse. Los trayectos de media distancia tienen aún que definirse.

Los trayectos de media distancia tienen aún que definirse. / g. h.

El AVE llegará a Granada en junio de 2019. Es la afirmación categórica del ministro Ábalos, aunque la decisión final está en manos de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, que es la que debe dar luz verde en último término para inaugurar por fin la infraestructura. Hay precedentes como la variante de Tarragona-Vandellós en Cataluña, que acumula meses a la espera de la aprobación definitiva para la circulación de los trenes. El propio ministro reconoció en Murcia hace apenas dos semanas las "dificultades" para inaugurar nuevas líneas de AVE por las "nuevas exigencias" en materia de seguridad por parte de la UE, además de la complejidad que entraña poner en funcionamiento el sistema RTMS para controlar el tráfico ferroviario, ya que la línea Granada-Antequera será la primera en inaugurarse con este programa en lugar del ASFA digital. Además, según fuentes consultadas por este periódico, el RTMS podría ser un inconveniente para que la alta velocidad y los trenes convencionales compartan la vía, por lo que lo más factible es que las conexiones con Sevilla y Algeciras, que Renfe está obligada a restablecer por ley, se hagan con trenes de alta velocidad. En el caso de Sevilla, y hasta que se realice el baipás en Almodóvar del Río, el trayecto duraría más de dos horas, casi el mismo tiempo que en coche. Cuando se termine esta infraestructura Granada estará separada de la capital hispalense por 1:45 minutos en tren.

Como adelantó el pasado mes de julio Granada Hoy, el AVE llegará en junio si se cumple el cronograma y la Agencia Estatal de Seguridad aprueba el inicio de la explotación comercial, lo que implica que antes de las elecciones municipales de mayo no habrá foto inaugurando el AVE con un pleno de representantes socialistas. En todo caso, la inauguración no hubiese podido realizarse en ningún caso después de marzo, ya que la ley impide este tipo de actos 52 días antes de unas elecciones. Así que la fecha de junio señalada por el ministro permitirá al alcalde de Granada concurrir a las elecciones con la promesa de que en un corto espacio de tiempo se acabará con uno de los grandes agravios que ha sufrido la ciudad en los últimos años, un mal menor en cuanto a los cálculos electorales del actual alcalde una vez que está descartado que se pueda inaugurar antes. Y este es el terreno que ayer mismo sembró Sebastián Pérez, presidente del PP, quien con Mariano Rajoy en el Gobierno anunció que la línea estaría abierta a finales de 2018, aunque el contrato para transportar a los viajeros desde Granada hasta Antequera ya se había prorrogado hasta febrero de 2019, como avanzó en un 'despiste' el secretario de Infraestructuras Manuel Niño en su última visita a Granada como representante del Gobierno del PP. Las fechas de Ábalos le han servido a Pérez para asegurar que este retraso de nueve meses se debe a la gestión socialista y el popular también se curó en salud esta última semana al declarar que si llegaba el AVE era por el esfuerzo del Gobierno de Rajoy, por lo que ahora ha adaptado su discurso al nuevo escenario planteado ayer por Ábalos.

En todo caso, con el anuncio de la llegada de la alta velocidad el ministro desmintió de forma colateral a la propia Adif, que el pasado mes de julio lanzó un comunicado desmintiendo la información publicada por Granada Hoy en la que se adelantaba que el AVE no llegaría a Granada hasta junio de 2019, la fecha que ayer trajo el ministro en su cartera apenas tres meses después.

Granada ya ha comenzado, otra vez, la cuenta atrás para tener una conexión de alta velocidad. La última vez fue con el ministro popular Íñigo de la Serna, quien anunció que el morro aerodinámico del tren entraría en Andaluces en el primer trimestre de 2018. Fueron pasando los meses y el discurso cambió taxativamente con el final de las obras en noviembre de 2017 y el inicio del periodo de pruebas justo al día siguiente, cuando el discurso del Gobierno se ciñó a repetir de forma machacona que todo dependía de la evolución de las pruebas porque no se podía jugar con la seguridad de los viajeros.

Con la salida de Rajoy y la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno se mantuvo este discurso de no concretar una fecha para no entrar en el club de incumplimientos en el que figuran, entre otros, el expresidente Zapatero o los exministros de Fomento Francisco Álvarez Cascos, Magdalena Álvarez, José Blanco, Ana Pastor, Rafael Catalá o el propio Íñigo de la Serna. Todos se aventuraron a dar una fecha para la inauguración del tramo de AVE entre Granada y Antequera y todos vieron como el paso del tiempo dejó sus promesas en papel mojado. Ahora es el ministro Ábalos el que ha fijado una fecha para la llegada del AVE. Será dentro de nuevo meses cuando llegue la hora de la verdad para comprobar si, por fin, esta es la fecha que pasará a la historia como el primer día en el que un granadino pudo desplazarse a Madrid en AVE sin necesidad de viajar previamente hasta Antequera en un autobús.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios