Contaminación en Granada

La mejora de la calidad del aire en Granada puede suponer 9,3 meses más de esperanza de vida

  • La polución afecta al sistema respiratorio, sobre todo en menores, y cardiovascular

La mejora de la calidad del aire en Granada supone 9,3 meses más de esperanza de vida. La mejora de la calidad del aire en Granada supone 9,3 meses más de esperanza de vida.

La mejora de la calidad del aire en Granada supone 9,3 meses más de esperanza de vida. / B.V.

Tras la aprobación de la normativa europea, los estados miembros desarrollaron progresivamente normativa propia. Después de fijarse el ámbito estatal se dio paso a normativa autonómica, en el caso de España. En Andalucía, el Plan de Mejora de la Calidad del Aire en la Aglomeración de Granada y Área Metropolitana fue elaborado por la entonces Consejería de Medio Ambiente, publicado en 2014 y, de forma sucesiva, se elaboró un informe sobre las consecuencias para la salud de ese plan. Entre las conclusiones del informe se destaca que “existe la posibilidad” de que los niveles de dióxido de nitrógeno alcanzados en algunas zonas “provoquen efectos sobre el sistema respiratorio, principalmente en la población infantil”. Menos cauta es la segunda conclusión:“Los niveles de partículas existentes –con datos recogidos entre 2003 y 2010, aunque, como destaca el informe anual del Ministerio para la Transición Ecológica, se ha superado el valor límite diario de partículas menores de diez micras (PM10) en los años 2011, 2015 y 2017– en Granada pueden constituir un riesgo para la salud de la población”.

El informe tasa incluso el posible incremento en la esperanza de vida que puede suponer una “reducción de la exposición” a partículas (PM2,5).Tras analizarse los datos de 25 ciudades europeas, la esperanza de vida puede incrementarse en 22 meses por ciudadano que tuviese 30 años. “En el caso de las ciudades andaluzas incluidas en el estudio, se estima una ganancia en la esperanza de vida de 10,2 meses en Sevilla, 9,3 en Granada y 2,2 meses en Málaga”, concluye el texto.

No sólo se viviría más. “La reducción de la concentración de partículas a los niveles que figuran como objetivo del Plan de Mejora [...] implicaría reducción en casos de enfermedades cardiovasculares de entre un 4,1% y un 9% y de casos de enfermedades pulmonares de entre un 6,2% y un 13,8%”.

El mismo documento –que aborda los efectos sobre la salud asociados al Plan de Mejora de la Calidad del Aire de Granada y fue elaborado por la Secretaría General de Salud Pública y Participación de la Consejería de Salud de la Junta– señala que los “niveles de cromo existentes en la zona podrían suponer un exceso de riesgo de cáncer de entre cuatro y cinco casos evitables de cáncer por cada 10.000 habitantes”. Además, la mejora de los “niveles de partículas” hasta alcanzar los topes marcados por la legislación autonómica “puede suponer una reducción de hasta 16 casos por cada 100.000 habitantes”. En cuanto al benceno, se indica que “en el área de influencia de la estación Granada Norte” puede suponer “un exceso de riesgo de cáncer ligeramente superior a un caso entre 100.000 habitantes”.

Según el informe anual del Ministerio para la Transición Ecológica “el NO2 –el contaminante que coloca a Granada entre los puntos negros a nivel nacional– ha sido relacionado con el riesgo de sufrir mortalidad prematura (general y por causas cardiovasculares y respiratorias), impactos sobre el nacimiento (partos prematuros, bajo peso de nacimiento y otras complicaciones) y alteraciones del desarrollo cognitivo y función pulmonar deficiente”. El Ministerio atribuye 3.300 muertes en España al año por exposición a dióxido de nitrógeno.

Además, el informe señala que “un relevante estudio de cohortes realizado en Granada encontró correlación entre el desarrollo cognitivo y la exposición a aire contaminado por NO2”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios