Granada

La Mezquita construirá un centro de estudios Islámicos

  • La Comunidad Islámica de Granada inicia la rehabilitación de unos cortijos

  • Se convertirán en una residencia de carácter formativo en el Área Metropolitana

Miembros de la comunidad en uno de los encuentros para adecentar la parcela. Miembros de la comunidad en uno de los encuentros para adecentar la parcela.

Miembros de la comunidad en uno de los encuentros para adecentar la parcela. / Comunidad Islámica de España (CIE)

Quince años después de la apertura de la Mezquita en el barrio del Albaicín, los musulmanes que residen en Granada se han marcado un nuevo reto. Se trata de la apertura de un centro de estudios o madrasa. Un proyecto educativo para quienes deseen conocer las ciencias de Islam, el Corán, Historia, Agricultura, Sufismo, etc. o acercarse más a la figura del Profeta Mohammed. Se da la circunstancia de que Granada ya contó en el pasado con una madrasa que fue la primera universidad de Granada, fundada por Yusuf I en 1349.

El equipo que colabora en la mejora de la futura residencia. El equipo que colabora en la mejora de la futura residencia.

El equipo que colabora en la mejora de la futura residencia. / Comunidad Islámica de España

El presidente de la Comunidad Islámica en España, Umar del Pozo, detalla las características de este proyecto. La comunidad cuenta con un conjunto de cortijos situados en unos terrenos en el Área Metropolitana que van a ser empleados para este fin. No obstante, y dado que esta parcela ha estado inmersa en un largo litigio durante 22 años, en estos momentos las edificaciones que la componen se encuentran en muy mal estado.

Así, y una vez que el Juzgado ha reconocido que son de su propiedad, la Comunidad Islámica ha organizado varios encuentros para iniciar la limpieza de los terrenos y las edificaciones donde en un futuro se fundará esta institución educativa.

El pasado domingo, precisamente, organizaron una barbacoa que reunió a medio centenar de personas para la limpieza y adecentamiento de la parcela. En otra actividad anterior, disfrutaron de una paella en un encuentro de convivencia y colaboración para rehabilitar esta infraestructura.

Según explica Umar del Pozo, en la Mezquita ya se ofrecen cursos formativos por las tardes para quienes deseen profundizar en estos conocimientos. Sin embargo, este centro se ha quedado pequeño para las celebraciones y eventos de la comunidad musulmana. Ante este hecho, han decidido dar un paso más allá con la rehabilitación de estos cortijos para la apertura de esta madrasa. Una institución educativa donde quienes lo deseen podrán formarse en un espacio que funcionará a modo de residencia educativa, aunque también estará abierta a las celebraciones de la comunidad musulmana.

Umar del Pozo (en el centro) junto a otros compañeros de la comunidad en la parcela. Umar del Pozo (en el centro) junto a otros compañeros de la comunidad en la parcela.

Umar del Pozo (en el centro) junto a otros compañeros de la comunidad en la parcela. / CIE

Del Pozo lamenta que, por culpa de algunos medios de comunicación, la palabra madrasa sea vista como un centro asociado al terrorismo. Todo lo contrario. Lo que los musulmanes residentes en Granada desean ofrecer en este espacio es, entre otras disciplinas, la enseñanza del Corán, las ciencias para interpretarlo, la enseñanza del árabe y la gramática, además de otras ciencias relacionadas como la jurisprudencia islámica, que abarca cómo se llevan a cabo los cinco pilares o las transacciones humanas.

“Este centro va a aportar beneficios a la sociedad”, asegura Umar del Pozo, que remarca que en este tipo de centro se da la oportunidad a los jóvenes de formarse de manera tradicional y fiable en lo que es el Islam. En este sentido, recuerda que existe una necesidad de formar a los jóvenes que sepan español para que, en un futuro, puedan convertirse en los imanes de las Mezquitas y ofrecer sus discursos en esta lengua. “Ahora mismo hay una carencia de imanes que sepan español, estos jóvenes podrán desempeñar esta tarea”, indica Del Pozo, que asegura que la Comunidad Islámica de España “está abierta a mostrar a la ciudadanía lo que allí se enseña”.

Un momento de la oración en los terrenos. Un momento de la oración en los terrenos.

Un momento de la oración en los terrenos. / CIE

Además, remarca que estos estudios favorecen la erradicación de radicales pues “aquí esta ideología no tiene cabida” por lo que de esta forma existirá un control más sencillo por parte del Gobierno. “Creo que al Gobierno le interesa que exista una formación fiable de estas enseñanzas” reconoce el presidente, que recuerda que en algunas ocasiones las fuerzas de seguridad han acudido a ellos.

Según explica Umar del Pozo, la comunidad islámica de Granada nació después de que tres jóvenes se hicieran musulmanes en 1975 y se instalasen en Córdoba. Tras dos años varias personas que recibieron su mensaje se trasladaron a Granada y asumieron como proyecto principal construir una mezquita. Entre los primeros españoles conversos se encontraba, previamente, el padre de Umar del Pozo. En aquel entonces hubo algunas voces contrarias a la apertura de este espacio que hoy, sin embargo, están calladas. Los vecinos del Albaicín mantienen una perfecta convivencia con la comunidad musulmana.

Pero hay más. Con el objetivo de integrarse todavía más en Granada, la Comunidad Islámica apoya junto con el resto de organizaciones de musulmanes de Granada la celebración cada año el Iftar o rotura del ayuno para abrirse a la ciudadanía y dar a conocer sus tradiciones a granadinos y visitantes. El primer año se llevó a cabo con cierta polémica al celebrarse el acto en el Triunfo, donde se encuentra la Virgen de la Inmaculada. El pasado año, por el contrario, se trasladó al Palacio de Congresos donde se desarrolló con normalidad y gran afluencia de personas.

“Nosotros no queríamos ninguna polémica; todo lo contrario. La primera vez solo queríamos buscar un espacio céntrico donde la gente nos viera y se acercara a conocernos y por eso elegimos el Triunfo”, indica Umar del Pozo, que remarca que el pasado año en Congresos la iniciativa fue todo un éxito. Con esta tradición querían que “los granadinos o visitantes se acercaran a la comunidad y nos preguntaran sus dudas”. Todo “para ayudar a clarificar la visión errónea que a veces se está proyectando de los musulmanes”.

Umar del Pozo recuerda que la Mezquita de Granada tiene las puertas abiertas. “Los trabajadores que hay en los accesos tienen como misión responder a las preguntas que tienen sobre nosotros tanto españoles como los turistas que visitan la Mezquita”. Además, últimamente han iniciado conversaciones con el área de Turismo del Ayuntamiento de Granada ante la afluencia masiva de turistas musulmanes de Malasia, Indonesia, etc. “Nosotros estamos abiertos y queremos mostrar a la ciudadanía el islam verdadero, como el que estuvo establecido en nuestra tierra y que nos dejo muestras tan espléndidas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios