Investigación urbanística

Las ramas del caso Nazarí afectan hasta al monolito publicitario de McDonalds

  • El empresario Ramón Arenas pide al nuevo gobierno local que le aporte el permiso que dio el PP para instalar esta torre, que requiere licencia de obras, estudio básico y aprobación municipal

  • También quiere saber si se ha pagado el canon correspondiente desde 2014

El monolito de McDonalds junto al pabellón Mulhacén, también en el caso Nazarí El monolito de McDonalds junto al pabellón Mulhacén, también en el caso Nazarí

El monolito de McDonalds junto al pabellón Mulhacén, también en el caso Nazarí

El empresario Ramón Arenas, denunciante del caso Nazarí que estudia una posible corrupción urbanística en época del gobierno municipal del PP, sigue recabando información para su "defensa" en dicha macrocausa, que ha sido dividida en seis piezas que seguirán caminos diferenciados como piezas separadas. 

En un escrito presentado esta misma mañana al Ayuntamiento de Granada, y dirigido tanto al alcalde, Luis Salvador, como a los concejales de Hacienda, José Antonio Huertas, y de Economía y Urbanismo, Luis González, el empresario solicita la autorización dada a la empresa McDonalds para la instalación de un monolito anunciador de su restaurante en dicho espacio, algo que requiere de la autorización municipal.

La instalación de estas 'torres' de publicidad requieren licencia de obras, presentación de estudio básico y aprobación municipal junto con el correspondiente canon anual por la instalación de estos "monolitos publicitarios" en la capital. Por eso, pide traslado de la solicitud y el expediente completo con la autorización a la empresa a instalar dicho soporte en la parcela del Pabellón Mulhacén. También pide el importe pagado en concepto de canon por la instalación y la exposición desde 2014 a 2019.

La tramitación urbanística del pabellón Mulhacén y de los negocios de restauración aledaños está investigada en la operación nazarí en una de las seis piezas en las que se ha dividido, en concreto en la que afecta a los asuntos relacionados con el empresario García Arrabal. Es una de las piezas más voluminosas y completas e incluye la construcción del pabellón, que el promotor realizó en condiciones muy diferentes a las contratadas.

Los locales de restauración ubicados en la esquina entre la calle Torre de la Pólvoray el Paseo del Emperador Carlos V, frente al Palacio de Deportes, se encuentran ya en una situación de ilegalidad, pues la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA ha anulado el estudio de detalle (documento de ordenación urbanística) que el Ayuntamiento de Granada aprobó en 2013 para autorizar su construcción, a pesar de que la parcela completa estaba reservada para el pabellón y otras instalaciones deportivas. 

El TSJA estimó parcialmente el recurso del empresario Ramón Arenas, propietario de otra parcela aledaña de uso educativo y denunciante del caso Nazarí, de supuesta corrupción municipal. La gestión municipal de esta parcela, en la que el empresario Roberto García Arrabal levantó el Pabellón Mulhacén y el resto de negocios de restauración, es precisamente uno de los asuntos más importantes investigados en esa causa penal que provocó un cambio de gobierno en la ciudad. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios