universidad | paridad en las titulaciones de educaCIÓN SUPERIOR

Las mujeres son mayoría en la UGR excepto en las ingenierías

  • Son mayoría en cuatro de las seis titulaciones con mayor nota de corte de la Universidad de Granada

  • Iniciativas como el Campus para Chicas buscan más presencia en Informática

Las mujeres son mayoría en la UGR excepto en las ingenierías Las mujeres son mayoría en la UGR excepto en las ingenierías

Las mujeres son mayoría en la UGR excepto en las ingenierías

"El problema de la Universidad de Granada se llama 11%". El catedrático de Mineralogía y Petrología Miguel Ortega tiró a dar en el acto de reconocimiento público a los docentes en activo o eméritos de la UGR con seis o más sexenios de investigación. Ese 11% se refería a la exigua presencia femenina en el acto, que reunió a lo más granado -y experimentado- de los departamentos de la institución académica. Apenas trece de las 120 personas convocadas en el acto eran mujeres, lo que deja constancia palmaria de lo altos que han sido los muros en cuestión de género en la UGR. En este último medio siglo la situación ha dado un giro de 180 grados y donde más se evidencia el avance de la mujer en la Universidad de Granada es en la base, en el colectivo de estudiantes de grado, donde la paridad ha avanzado de forma clara y, es más, incluso a dado la vuelta a la tradición, aunque, como demuestra ese 11%, "el techo de cristal se mueve, pero no se rompe". Así lo resumió el propio Ortega y lo reconoció la rectora, Pilar Aranda.

Según la información de la Oficina de Datos, Información y Prospectiva de la Universidad de Granada, el alumnado de grado de prácticamente todas las áreas es mayoritariamente femenino. Únicamente escapa de esa tendencia global la rama de la Ingeniería y Arquitectura, donde la presencia de la mujer es mínima. Apenas un 28% del alumnado matriculado en estudios de grado de estas áreas es mujer. Revertir esa estadística -referida al curso 2016/2017- está en el origen de acciones como el Campus Tecnológico para Chicas, financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y que, cada verano, acoge la Escuela Técnica Superior de Ingenierías de Informática y Telecomunicaciones (ETSIIT). Los resultados avalan lo oportuno de proyectos como éste. Según su director, Juan Julián Melero, se ha pasado de 65 matriculadas en el primer curso de las cuatro titulaciones de la escuela a 80. "Hay un problema y no sólo se da a nivel nacional, sino que es mundial", indica el vicerrector de Estudiantes, José Antonio Naranjo, que insiste en los esfuerzos que desde la UGR se realizan para paliar esa desigualdad de género, aunque reconoce que "desconozco" la razón por la que ellas siguen dándole la espalda a un sector pujante y laboralmente atractivo, como ha esgrimido en numerosas ocasiones el director de la Escuela, Joaquín Fernández Valdivia, que en las aperturas de los sucesivos Campus Tecnológicos para Chicas a achacado al "factor friki" el desapego que existe entre las mujeres por la informática. "Se piensa que deben dedicarse todo el día al ordenador", reconoció ante las participantes de uno de los Campus que acoge la Escuela.

También resulta llamativa la desigualdad que se da en el ámbito de las Ciencias de la Salud. El 29% de los matriculados son hombres, apenas 2.517 alumnos frente a 6.208 matriculadas en los estudios de grado que se engloban esta área de estudio. La misma relación de preeminencia de mujeres se da en el resto de ramas, aunque con porcentajes no tan llamativos. En Ciencias Sociales y Jurídicos, hay un 39,7% de hombres por un 60,3% de mujeres. En Artes y Humanidades, la tasa está en un 32,6% de mujeres, por 67,4% de varones. En cuanto a las Ciencias Experimentales, se trata del área en el que se está más cerca de la paridad, con un 47,3% de hombres frente a un 52,6% de mujeres. En cuanto a las titulaciones con doble adscripción -Educación Primaria más Estudios Franceses o Ingleses e Ingeniería Informática más Matemáticas-, hay un 66,8% de hombres y el resto (33,2%) son mujeres.

Por titulaciones, las tendencias llegan a ser más extremas. Según los datos del pasado curso académico, en el grado de Educación Primaria y Estudios Franceses la totalidad de los alumnos son mujeres, once. Roza el pleno el grado en Primaria y Estudios Ingleses, con un único hombre matriculado por nueve mujeres. En Educación Infantil la presencia masculina se diluye entre centenares de mujeres. De los 1.333 matriculados, sólo 87 eran varones (6,5%). Del otro lado, en la ETSIIT la presencia de las mujeres -pese a esfuerzos como el ya mencionado del Campus Tecnológico para Chicas- es abrumadoramente inferior a la de hombres. En el grado en Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicación el porcentaje de mujeres es del 19%. En Ingeniería Informática es incluso menor (10,6%). Sólo hay 141 mujeres en unos estudios en los que hay matriculados 1.328 estudiantes. Tampoco mejoran los datos otros estudios, como Telecomunicación, con 90 mujeres por 380 hombres.

Si se enfoca la cuestión hacia las notas de corte, se ve claramente que las mujeres son mayoría es las titulaciones más exigentes. En cuatro de las seis con mayores notas de corte en la primera adjudicación del curso 2016/2017, las mujeres son mayoría. El grado que obtuvo una mayor nota de corte fue el doble grado de Matemáticas y Física, con un 13,375 sobre 14. De los 21 matriculados el pasado curso -que fue el del estreno de esta doble titulación-, 17 fueron varones y cuatro mujeres. La otra en la que la mayoría son hombres es el doble grado de Informática y Matemáticas (12,409 de nota de corte), donde el 73,6% del alumnado es hombre. En cuanto a Medicina, con un 13,048, se contabilizaron 1.022 mujeres matriculadas (65,2% del total) por 611 alumnos varones. En la Facultad de Traducción e Interpretación (con una nota de corte de 12,554 en la primera adjudicación en Inglés) el 80,4% de los matriculados son mujeres. La tasa de la presencia de mujeres en Odontología, otra de las que más alto coloca el listón para acceder (12,350), está en el 68,3%, mientras que en Fisioterapia (12,269 de nota de corte) el 554,2% de los estudiantes son mujeres. Estas titulaciones, las más demandadas -bien por las salidas profesionales que ofrecen o por relacionarse con un marcado carácter vocacional- son, como bien indican las notas de corte, las más exigentes gracias a la criba de la Selectividad. El hecho de que varias de ellas estén englobadas en el área de Ciencias de la Salud -más allá de Enfermería, donde tradicionalmente se había enfocado la vocación de las mujeres en este ámbito- es claro indicio de lo que se ha avanzado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios