Una década de lucha en Granada

Las multas a los gorrillas caen un 85% en Granada durante los últimos cinco años

  • En 2018 hubo 117 multas a aparcacoches ilegales, frente a las 828 de 2014

  • Granada, una ciudad pionera a nivel nacional para frenar esta práctica

Un gorrilla señala un hueco para aparcar en la zona de la Plaza Toros de Granada. Un gorrilla señala un hueco para aparcar en la zona de la Plaza Toros de Granada.

Un gorrilla señala un hueco para aparcar en la zona de la Plaza Toros de Granada. / Antonio L. Juárez/Photographerssport

Va conduciendo por la ciudad en busca de un sitio donde aparcar. Prefiere no meterlo en un parking y estar pendiente de la zona azul tampoco le parece la mejor opción, así que comienza a indagar por distintas calles a la caza de ese hueco en el que quepa su coche. Aminora la marcha, una estrategia para que, en caso de que haya sitio, no se pase de largo y eso también es una señal para quien unos metros más adelante levanta la mano en medio de la carretera y comienza a hacerle señas para indicarle ese hueco vacío que andaba buscando.

Se detiene junto al sitio y emprende las maniobras pertinentes para que esa odisea de estacionar se convierta en un realidad, pero no lo hace solo. "Gire a la derecha. Más, más, vale. Ahora para el otro lado, avance un poco hacia adelante... ¡Listo!", le explica desde fuera Paco. O quizá podría llamarse, Antonio, Mor, u otro nombre cualquiera... O incluso Vanessa, María o Ana. Y es que no, la situación, no resulta nada extraña a ningún conductor y tampoco entiende de género.

Desde hace años, los gorrillas están a la orden del día y Granada, pese a ser considerada como una ciudad 'pionera' en la lucha contra esta práctica, no es ninguna excepción.

Desde enero se han impuesto tan solo 26 sanciones por ejercer esta práctica en Granada

Los aledaños de la Plaza de Toros, el Paseo del Emperador Carlos V –cerca del Palacio de Deportes– o Pajaritos son zonas en las que uno puede obtener esta particular ayuda que luego culmina con una 'donación' simbólica –o ninguna en algunos casos– a esa persona que, pese al calor del verano, las lluvias de otoño o el frío del invierno, ha facilitado que pueda dejar su coche aparcado. Aunque eso sí, cada vez son menos los que se dedican a ejercer de aparcacoches a cambio de unas monedas, o al menos así se detrae según los datos de la Policía Local de Granada.

Un gorrilla facilita las maniobras a un conductor en Granada. Un gorrilla facilita las maniobras a un conductor en Granada.

Un gorrilla facilita las maniobras a un conductor en Granada. / Antonio L. Juárez/Photographerssport

"Antes había más gorrillas por aquí", comenta José González, un vecino de la Plaza de Toros. "Incluso había alguna que otra pelea por querer quedarse con la zona, que eso yo mismo lo he visto", explica a este diario, tras insistir que "desde que se llevaron el hospital [el San Cecilio] al PTS hay menos, pero aún sigue habiendo por aquí y raro es el día que no encuentras un par".

Lo cierto es que ya desde el año 2015, un año antes de la fusión hospitalaria y el traslado del hospital, se había apreciado una disminución. Así, según datos facilitados por la Policía Local de Granada, en el año 2014 se impusieron 824 multas en Granada por esta práctica. Es decir, que había una media de dos multas al día para los gorrillas. Sin embargo, al año siguiente el número de sanciones sufrió un caída de más del 56%: el año 2015 se cerró con 326.

A partir de entonces, el número de sanciones impuestas ha ido disminuyendo hasta el punto de que el pasado 2018 se cerró con 117, lo que supone un descenso en cuatro años de más del 85%, mientras que en 2016 se impusieron 263 y en 2017 un total de 140 multas.

Esta tendencia a la baja continúa, al menos hasta el momento, también en lo que va de año, pues entre el 1 de enero y el 18 de agosto, la Policía Local ha emitido tan solo 26 sanciones de este tipo, pese a que aún sigue vigente la misma norma de años anteriores, una Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Granada que este año cumple una década.

A finales de octubre del 2009 salía publicada en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) la Ordenanza de la Convivencia de Granada que entró en vigor unos días después, el 12 de noviembre de ese mismo año, y que se mantiene en la actualidad. En ella, el gobierno municipal era pionero a nivel nacional en la lucha contra los gorrillas.

Así, en el artículo 50 de la Ordenanza se incluyó una prohibición expresa de esta práctica que, pese a ello, ya se venía recogiendo años anteriores en otro tipo de ordenanzas.

El número de multas a los gorrillas ha ido disminuyendo en los últimos cinco años

"Queda igualmente prohibido el ofrecimiento de cualquier bien o servicio a personas que se encuentren tanto en el interior de vehículos privados o públicos como a la salida de los mismos una vez estacionados. Se considerarán incluidos en este supuesto, entre otros comportamientos, la limpieza de los parabrisas de los automóviles, los denominados aparcacoches que actúen en espacios públicos o privados", reza textualmente en la actual norma municipal.

La misma expone, además, que los agentes de Policía no buscarán que los infractores cesen en la actividad, sino que se procederá al procedimiento sancionador correspondiente –puede alcanzar los 750 euros al estar considerada como infracción leve–, algo que no siempre sucede. Y es que muchas de las personas que ejercen como gorrillas o no disponen de liquidez o no tienen un domicilio al que enviar la sanción.

Por este motivo, cuando la Policía Local tiene constancia de que en algún punto de la ciudad se está llevando a cabo esta práctica se aparta del lugar en cuestión al gorrilla que, por lo general, suele 'salvarse' de la sanción por los motivos anteriormente expuestos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios