Covid-19

Los niños de la Costa de Granada vuelven a las playas tras el desconfinamiento

  • El fuerte viento impidió imágenes de masificación a pesar del sol reinante

Los niños de la Costa también han podido disfrutar de la libertad tras una larga cuarentena sin salir. Ellos han tenido la posibilidad de incluso poder pisar la arena de las playas. Sin embargo, el fuerte viento de poniente impidió que fuera una jornada completa a pesar del sol que hizo.

En Almuñécar y La Herradura el oleaje fue intenso pero eso no fue óbice para que muchos niños tomaran el sol y se les escuchara por encima del viento. Entre los pequeños que salieron por la mañana estaba Elena, una niña de menos de dos años que había jugado con su padre a la pelota en la playa y paseaba de la mano en los últimos instantes antes de volver a casa. Ella portaba su mascarilla color rosa y cogida de la mano caminaba sobre la arena. Cerca otra mamá disfrutaba del sol sentada en la playa con su pequeño.

Por la acera del paseo Andrés Segovia de La Herradura, Roberto, de 12 años, junto a su madre y su perrito, después de más de 40 días encerrado en casa, sólo había podido subir a la azotea de su bloque para tocar las palmas junto a sus padres y abuelo, cuenta el Ayuntamiento de Almuñécar en una nota de prensa.

Por su parte, Martina, una pequeña vecina de La Herradura y de algo más de dos años, jugaba con su padre en la acera por la calle Las Palomas, paralela al paseo y más protegida de viento. Ella se sorprendía al  volver a ver un perrito después de varias semanas, volvía a casa tras pasear con su muñeca en el carrito.

En la zona de la playa del Velilla también se vio un poco más concurrida. En esta zona el poniente apenas se notó y la hizo más atractiva para disfrutar de una hora intensa de sol y paseo. Por cierto, cuando la Policía Local se acercó a una familia, (madre y dos hijos) ésta  se llevó una gran alegría porque conocieron por los agentes que podían salir con los pequeños a la calle y a la playa. "Ellos se vieron sorprendidos cuando  al acercarse a la citada familia, la madre pedía disculpas a los policías", según relató el jefe accidental de la Policía Local, José Antonio Rivas, que calificaba la jornada de "muy tranquila".

Los tres ejemplos matinales eran fiel reflejo de que, en muchos casos, los pequeños y sus familias, se lo tomaron con calma, a pesar de haber contado las horas para volver a la salir a la calle. En muchos casos no sabían que podían acceder a la playa. No conocían que se había autorizado esa posibilidad.

Otros muchos vecinos observaban como los parques infantiles y biosaludables ubicados en las playas se mantenían precintados por la Policía Local, que estuvo toda la jornada patrullando las playas para hacer cumplir el bando que la alcaldesa, Trinidad Herrera, había hecho público la noche del sábado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios