Granada

La nueva pista que sigue la fosa del poeta en la fuente de Alfacar, bajo sospecha

  • Miguel Caballero pide a Cultura que aclare si el geofísico Luis Avial ha hecho sondeos de georradar para buscar los restos de Federico García Lorca sin la "oportuna autorización"

El investigador Miguel Caballero presentó ayer un escrito por posibles irregularidades en una investigación que persigue la ubicación de la fosa de Lorca. El investigador Miguel Caballero presentó ayer un escrito por posibles irregularidades en una investigación que persigue la ubicación de la fosa de Lorca.

El investigador Miguel Caballero presentó ayer un escrito por posibles irregularidades en una investigación que persigue la ubicación de la fosa de Lorca. / álex caballero

Comentarios 1

La ecuación escrita que enmarca las palabras búsqueda de la fosa de Lorca está casi siempre ligada con el nombre de Miguel Caballero. El resurgimiento de una línea de investigación alternativa, que sitúa la hipótesis de que los restos del poeta los encontraron una cuadrilla de obreros 1986 durante la construcción del Parque Federico García Lorca de Alfacar y los movieron para volverlos a enterrar dentro de un saco bajo la inmensa fuente de ese mismo parque, ha levantado las suspicacias de Miguel Caballero. El investigador presentó ayer un escrito en la Delegación de Cultura de la Junta para poner en conocimiento al ente de la posibilidad de que en estas nuevas indagaciones del caso Lorca se hayan hecho sondeos de georradar sin la "oportuna autorización".

En concreto, Caballero considera que el relato del periodista Víctor Fernández en un artículo publicado a principios de mes en el periódico La Razón titulado, en el que apunta la teoría de que los huesos de Lorca podrían estar bajo la fuente del parque de Alfacar, sería la prueba que constataría que se han podido hacer prospecciones arqueológicas o patrimoniales con georradar en la zona dirigidas por el geofísico. Unos sondeos que, en opinión de Caballero, se habrían hecho sin el correspondiente permiso administrativo, por lo que pide a la Junta que aclare esta situación.

En el citado artículo de Víctor Fernández se explica que el geofísico Luis Avial estuvo en la fuente y pudo determinar que la señal del georradar aportó pruebas de que puede existir un saco con material óseo. Una prospección que Avial hizo en 2009 y por la que fue sancionado como recuerda Caballero en su escrito, advirtiendo de que el responsable de esta nueva actuación tiene "antecedentes" de no haber solicitado permiso para tal actividad ya en el año 2009, lo que dio inicio a la apertura de un expediente.

Por todo ello, insta a la Delegación de Cultura que aclare si se ha solicitado autorización, solicita que se proceda a la apertura de un expediente informativo para comprobar tales extremos y, si se comprueba que no existe, se imponga la sanción oportuna.

Por el momento, los técnicos de la Junta está valorando el escrito formal de Caballero para dictaminar un juicio riguroso a esta acusación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios