Antxon alberdi. director del Instituto de astrofísica de Andalucía

"Nuestro objetivo es ser referencia internacional"

  • Ser centro Severo Ochoa es uno de las metas a corto plazo del Instituto, que ha mantenido la producción científica pese a la crisis

Antxon Alberdi, en la sede el IAA, en Granada. Antxon Alberdi, en la sede el IAA, en Granada.

Antxon Alberdi, en la sede el IAA, en Granada. / álex cámara

-la situación por la que ha pasado el Instituto de Astrofísica de Andalucía ha sido delicada en estos años, con recorte de personal incluida por la finalización de los programas a los que estaba vinculado. ¿Cómo valora todo lo que ha pasado?

-Ha sido duro. En sus épocas más boyantes llegó a tener 220 personas trabajando. Ahora estamos entre las 190 y las 200. La reducción ha sido, sobretodo, en investigadores predoctorales y postdoctorales. Además las adjudicaciones de fondos han disminuido. Curiosamente, ante esa situación, el IAA ha sobrevivido dignamente en cuanto a producción científica y en que ha sido capaz de compensar la pérdida de la financiación con fondos nacionales con un aumento muy sustancial de los fondos europeos. Hemos logrado mantener nuestra producción científica y capacidad de trabajar en proyectos punteros a costa de un esfuerzo enorme de la plantilla actual.

-¿Cuál es la aportación de Europa?

-En 2015 el porcentaje de fondos que llegaban de Europa era del 25%. En 2016 llegó al 45%. Es una cifra impresionante y dudo que seamos capaces de mantenerlo, pero aspiramos a estar en un nivel de entre el 35 y el 50%, dependiendo de las convocatorias anuales. No sólo es el dinero que llega, hay dos grandes proyectos que han sido coordinados desde el Instituto a nivel europeo, y eso marca la diferencia con respecto a otros centros.

-Esas buenas noticias contrastan con la parte más crítica de investigadores que han señalado las dificultades que han tenido que afrontar...

-Se han cumplido los compromisos que estaban establecidos. Nuestros compromisos y gastos se han asumido, pero el dinero que se nos ha adjudicado ha sido menor, desde luego.

-¿Qué retos se plantean ahora que lo peor parece que ha pasado?

-El Instituto siempre tiene que crecer. El reto es estar a la vanguardia en astrofísica en un entorno internacional. La ciencia es universal y el IAA hace una ciencia universal, con un grupo de astrónomos y tecnólogos que son también internacionales. Tenemos personal de quince países. Nuestro objetivo es ser referencia nacional e internacional. En los últimos grandes resultados de astrofísica que han sido portada en prensa, el IAA ha estado implicado en casi todos... Próxima B tuvo una gran participación de astrónomos del Instituto. Recientemente se ha publicado un artículo en el que presentamos la detección de un disco de polvo alrededor en el sistema de Próxima Centauri. Es un resultado espectacular y ha sido liderado desde el IAA, que también ha estado en la primera detección conjunta de ondas gravitacionales y de su contrapartida electromagnética, en la Misión Rosetta, en el descubrimiento de Haumea, el planeta enano... El Instituto es una apuesta por ser referencia en Astronomía a nivel internacional. Tiene una gran ventaja, ya que combina la ciencia básica con el desarrollo de instrumentación. Nuestro reto es conseguir el reconocimiento de excelencia que supone ser un centro Severo Ochoa. Llevamos muchos años trabajando en ello y nuestros antecesores hicieron una labor excepcional. Hemos sido el primer reserva en dos ediciones. Es nuestro gran reto.

-Sería un gran éxito.

-Sería muy importante, y no sólo por la inyección económica, de cuatro millones de euros, sino por las puertas que te abre y el reconocimiento. El Instituto tiene la calidad contrastada para ser instituto Severo Ochoa. Necesitamos que los comités evaluadores lo vean así.

-¿Qué supondría ser un centro Severo Ochoa?

-Tenemos problemas de financiación de los proyectos a grandes escalas temporales. Cuando tienes un compromiso supone una inversión para un tiempo largo. Además, una vez que terminamos un instrumento, como por ejemplo Cármenes, nos encontramos que no tenemos los equipos científicos para la adecuada explotación del instrumento. Nos falta personal. Necesitamos estabilizar más personal joven de alta calidad. Necesitamos equipos científicos dimensionados a los proyectos que estamos desarrollando. Y eso exige la estabilización del personal y la incorporación de investigadores en formación y posdoctorales.

-Son elementos claves para desarrollar ciencia. Esos problemas con los discursos sobre Granada Ciudad de la Ciencia.

-Son iniciativas muy loables. El modelo de gestión del IAA está abierta a los agentes que están en nuestro entorno, los nacionales, el CSIC, internacionales y por supuesto Andalucía y Granada. Mantenemos una relación fluida con la Universidad. También con el sector empresarial, con las instituciones públicas. La verdad es que la apuesta por una Granada sostenible vinculada a la ciencia es interesante. En la Junta se vislumbra una colaboración de futuro muy importante de cara a la gestión de Calar Alto. En principio la Junta va a pasar a reemplazar a la sociedad Max Planck a finales de 2018. Ya trabajamos en la instrumentación para asegurar un futuro muy competitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios