Alhambra

Las obras del Maristán de Granada sacan a la luz detalles de decoración pictórica desconocidos

  • La excavación arqueológica ha sacado a la luz un sistema de letrinas y una planta de horno de fundición

Visita a las obras que se desarrollan en el Maristán. Visita a las obras que se desarrollan en el Maristán.

Visita a las obras que se desarrollan en el Maristán. / R. G.

La directora del Patronato de la Alhambra y Generalife, Rocío Díaz, ha realizado esta semana una visita al Maristán para conocer el estado en el que se encuentran las obras que se llevan a cabo en la parcela donde se ubicaba el antiguo hospital nazarí, en el Albaicín, unos trabajos que, según Díaz, han revelado detalles sobre la organización espacial y funcional del edificio. La ausencia de comunicaciones entre las habitaciones por el interior, ya que la circulación se produce siempre a través de la galería, el tipo de elementos cerámicos que se utilizaban para el aseo, el acceso a la planta superior o cómo se realizaba la evacuación de aguas, entre otros aspectos.  

Las obras también han permitido hasta el momento la limpieza perimetral y protección de estructuras emergentes del solar, la retirada de la uralita del cobertizo lateral y el desmontaje de los restos del pórtico, que siguen unos estrictos protocolos para garantizar su conservación y cuyas piezas de viguería de la galería y la tablazón muestran restos de decoración volumétrica y pictórica, estas últimas desconocidas hasta la fecha. Igualmente, y según la metodología del proyecto, se han desmontado los pilares de fábrica de ladrillo y los restos del alfarje de suelo de la planta primera.  

La directora del Patronato de la Alhambra y Generalife, que estuvo acompañada en su visita por el delegado de Cultura en Granada, Antonio Granados, el jefe del servicio de Conservación del monumento, Antonio Peral, y el director y arqueólogo de la obra, Pedro Salmerón y Ángel Rodríguez, respectivamente, ha explicado asimismo que la excavación arqueológica ha sacado a la luz un sistema de letrinas y una planta de horno de fundición, posiblemente vinculados al uso del edificio como Casa de la Moneda, además de algunas monedas desechadas y una vasija de cerámica nazarí del siglo XV bien conservada.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios