Sucesos Dos maletas sospechosas en el Metro obliga a cortar el tráfico en Argentinita

Movilidad Todas las afecciones al tráfico, buses urbanos y metropolitanos de Granada por la Cumbre Europea

fomento

Comienzan de las obras del nuevo acceso a la Alpujarra de Granada

Los alcaldes de El Pinar y Lanjarón con Marifrán Carazo.

Los alcaldes de El Pinar y Lanjarón con Marifrán Carazo. / R. G.

El próximo lunes darán comienzo las obras del nuevo acceso a la Alpujarra granadina. Esta primera fase, con una inversión de diez millones de euros, proporcionará un trazado más seguro y directo de los vecinos de esta comarca con la A-92 y, por tanto, de la capital, gracias a que se ampliará el ancho de calzada y se eliminarán curvas desde el puente de Tablate hasta la envasadora de Lanjarón. La consejera de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda, Marifrán Carazo, hizo este anuncio en una visita al lugar donde se acometerán las obras junto a los alcaldes de Lanjarón, Eric Escobedo, y El Pinar, Francisco Titos.

Menos curvas

La nueva carretera supondrá una ostensible mejora de la seguridad vial por la eliminación de una veintena de curvas, mayor ancho de vía y la reducción del trazado en 1,3 kilómetros. Estas obras arrancan con esta primera fase, que parte desde el puente de Tablate y la planta embotelladora Aguas de Lanjarón, pero tendrán su continuidad con una segunda fase que llegará hasta el mismo municipio de Lanjarón.

El nuevo acceso a la Alpujarra por la carretera A-348 conectará con un nuevo trazado la autovía de Sierra Nevada (A-44) hasta la entrada a Lanjarón, por el que circulan a diario más de 3.600 vehículos, de los que el 9% es tráfico pesado. Para ello, contará con financiación europea, convirtiéndose en el primer proyecto de carreteras de la Consejería de Fomento que ha obtenido financiación Feader, cuyas inversiones suelen emplearse para obras vinculadas a la Consejería de Agricultura.

El nuevo recorrido se ejecutará en dos tramos y supondrá la eliminación de curvas, la ampliación de la calzada y la reducción del recorrido desde el puente de Tablate hasta Lanjarón. La vía actual, con un ancho de tan sólo cinco metros y sin apenas arcenes, se sustituirá por una carretera más amplia de dos carriles de 3,5 metros, arcenes de un metro y bermas de 60 centímetros. Además, se conservará el trazado antiguo para uso paisajístico y ciclista, así como acceso a fincas y servicios.

Trazado

El tramo en cuestión comienza poco después de atravesar el puente de Tablate, en las proximidades de la ermita de la Virgen de las Angustias, y finaliza en la planta embotelladora de Aguas de Lanjarón, en una zona con topografía abrupta al estar a la falda de Sierra Nevada. La carretera seguirá un trazado menos sinuoso, con curvas suaves a izquierda y derecha, y menor longitud, que se reduce en 1,3 kilómetros.

De inicio, el trazado se separará ligeramente de la vía actual para realizar el cruce con la carretera Bailen-Motril, para la que se ha proyectado una semiglorieta que facilite los giros. Tras esta intersección, se aprovechará el trazado actualmente existente hasta llegar a un segundo cruce, también de nueva actuación, para permitir el acceso a la carretera actual, que quedará como ruta paisajística para uso como vía ciclopeatonal y para permitir el acceso a las fincas y servicios colindantes.

Desde aquí, el trazado de la nueva carretera se separará de su traza original mediante una curva a izquierdas. Este nuevo recorrido incluirá, además, un carril para vehículos lentos, dado que la vía tendrá en este punto una pendiente máxima del 8,3%.

Posteriormente, el proyecto incluye un falso túnel de 70 metros y un viaducto de cinco vanos y 166 metros de longitud para salvar la vaguada existente. Una vez pasado el viaducto, se describen suaves curvas a izquierda y derecha para incorporarse en una tercera intersección a la carretera actual, que llegará hasta la zona industrial, donde está prevista una glorieta de 46 metros de diámetro exterior que facilite el acceso a la planta embotelladora de Aguas de Lanjarón y al polígono industrial El Tejar.

Casi 20 años

El proyecto de nuevo acceso a la Alpujarra se remonta a septiembre de 2004, cuando la Junta de Andalucía emitió una orden de estudio para redactar el acondicionamiento de la A-348. Tan sólo se redacto el proyecto de construcción en diciembre de 2008, pero la obra nunca se licitó, pese a estar recogida en los planes de infraestructuras.

La consejera de Fomento, Marifrán Carazo, anunció a finales de 2020 que la Junta retomaría la actuación, si bien se partía de la base de un proyecto de construcción redactado hace más de una década y que se encontraba caducado. Dado el tiempo transcurrido desde la redacción del proyecto original y las numerosas modificaciones normativas en materia de trazado, drenaje y estructuras) se hizo necesario revisarlo.

La actualización incluía adaptar el proyecto a la normativa técnica vigente y revisar el presupuesto –por la variación de los precios de la construcción y el incremento del IVA–, la tramitación ambiental y la solución de trazado. En la Autorización Ambiental Unificada, que se obtuvo en mayo, incluía medidas compensatorias para garantizar la supervivencia del gallipato en las charcas próximas a la planta embotelladora, entre otras consideraciones.

Marifrán Carazo ha recordado que esta obra del nuevo acceso a Lanjarón se suma a la apuesta realizada por la Junta de Andalucía en la mejora de las carreteras de la provincia de Granada, en la que desde 2019 se han movilizado 159,7 millones de euros, revirtiendo la tendencia de los últimos años en los se produjo un descenso drástico en las partidas destinadas a la conservación y mantenimiento de la red viaria.

Carretera "estratégica"

La consejera de Fomento y los alcaldes de los municipios por donde discurre la carretera han estado acompañados en esta visita por el delegado del Gobierno de la Junta en Granada, Antonio Granados; el alcalde de Carataunas, Diego Fernández; el director general de Infraestructuras Viarias, Enrique Catalina; el delegado territorial de Fomento en la provincia, Antonio Ayllón; el delegado territorial de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo, Javier Martín, así como otras autoridades municipales.

Carazo ha calificado de “histórico” el inicio de esta nueva carretera, que será “estratégica” para el porvenir de una comarca de la Alpujarra que “hace muchos años que necesitaba un trazado seguro por el Cerro de los Cañones para estar mucho más cerca de la capital y, con ello, pueda dinamizar su economía y, como no, fijar y ganar población”. “La Alpujarra lo tiene todo para vivir y sólo tenía las dificultades de un acceso sinuoso que, con esta intervención, pasará a la historia”, ha remarcado.

La consejera ha hecho especial hincapié en el proceso de rescate de un proyecto que “se concibió hace casi dos décadas, dentro del extinto Plan Cerca, pero que nunca llegó a ejecutarse”. Así, ha destacado que “desde que visité Lanjarón a finales de 2020 para anunciar que se retomaría este antiguo anhelo de la comarca, la Junta de Andalucía no ha parado de trabajar para cumplir con el compromiso alcanzado con los alcaldes de la comarca”. Marifrán Carazo ha incidido que, para ello, han partido de cero, ya que “ni había proyecto actualizado ni fondos para su ejecución”. “Hemos superado obstáculo a obstáculo, con un nuevo proyecto, revisado y con autorización ambiental, y abriendo una nueva vía de financiación hasta ahora nunca utilizada para carretera como los fondos europeos Feader”, ha remarcado.

Por su parte, el alcalde de Lanjarón, Eric Escobedo, manifestó que este proyecto “marcará un antes y un después en la historia de Lanjarón y de La Alpujarra”. “Es un momento muy señalado, quizá de los más importantes de las últimas décadas. Estamos muy contentos ya que nuestra región llevaba muchos años demandando la mejora del acceso. Ha tenido que ser con Marifrán Carazo como consejera, y con Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía, cuando se han acabado las excusas y han comenzado los hechos. Por tanto, sólo queda decir gracias. Gracias de corazón”, dijo.

En su discurso, el regidor recordó que “la conexión con la A-44 es un argumento idóneo para frenar la despoblación de nuestra comarca; para acercarla a los visitantes, generando riqueza y empleo, e incluso para salvar vidas al recortar plazos de transporte hacia centros hospitalarios de Granada o Motril”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios