Nueva estación Actos en torno a la celebración de la Virgen de las Angustias

El otoño empieza a dar sus frutos

  • El cambio de estación trae, además de la festividad de la Virgen de las Angustias, los alimentos de temporada

La bajada de temperaturas, el color grisáceo que toma el cielo y la vuelta al trabajo de los últimos que disfrutaban de sus vacaciones, son algunas de las características que hacen evidente la llegada del otoño.

Otro de los aspectos clave de la estación es el comienzo de la venta de un gran número de frutos que sólo se pueden degustar durante estos meses. Granadas, chirimoyas, castañas, azofaifos, dátiles, pasas, almendras, nueces, batatas, caquis o acerolas son algunas de las variedades que componen la extensa lista de productos otoñales, y que como ya es tradición, los días previos a la festividad de la Virgen de las Angustias, pueden comprarse en los puestos montados junto a la fuente de las Batallas.

Centenares de personas de la provincia y de múltiples puntos de España y otras zonas del mundo pasarán por esta gran exposición llena de tamaños, colores y texturas, que además de ofrecer frutas del tiempo, también tienen una gran variedad de dulces, entre los que destacan las Tortas de la Virgen.

Además de los puestos, muchas otras fruterías y establecimientos de la ciudad ofrecen productos típicos del otoño. "Con el cambio de temporada la gente ya comienza a preguntar si tenemos determinados productos", cuenta Joanna, dependienta de la frutería granadina José María. En ella, actualmente, conviven las frutas típicas del verano, como el melón, la sandía o los melocotones, con las de nueva temporada. Según explica Joanna, "todavía se pueden comprar melones y sandías, pero cada vez tardan más en venderse a pesar de que estas frutas son los productos estrella y los que más se venden a lo largo del año".

Joanna comenta también que cada vez se ofrecen más "facilidades" a los clientes para que disfrute de los alimentos, y explica cómo los boniatos "vienen ya cocidos, por lo que sólo es necesario, si apetece, calentarlos un poco".

A pesar de que las nuevas formas de preparación resultan muy atractivas, lo que más se vende estos días en las fruterías son las chirimoyas y las granadas. En el caso de estas últimas, también tiene mucho que ver su carácter simbólico, íntimamente relacionado con la historia de la ciudad.

Todavía queda mucho otoño por delante, la fecha en la que nos encontramos es idónea para conocer nuevos frutos, sobre todo para los jóvenes, ya que gran parte de ellos, según Joanna, se asombran al probar una níspora".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios