Productos en tiempos de COVID-19

Los niños pueden salir pero los padres no pueden comprar mascarillas infantiles

  • Tras los sobresaltos sobre las condiciones de las salidas, los progenitores no encuentran suministros en las farmacias

Los niños pueden salir pero los padres no pueden comprar máscarillas infantiles

Los niños pueden salir pero los padres no pueden comprar máscarillas infantiles

Después del sobresalto de las salidas de los niños tras semanas confinados sólo para acompañar a los padres a los supermercados, farmacias y bancos, un anuncio que sólo duró unas horas, los padres empiezan a planificar los paseos con sus hijos según se van conociendo las nuevas condiciones. Y una de las primeras cosas que muchos se han planeado es la compra de mascarillas para sus pequeños.

Si bien es cierto que el Gobierno no impone a los pequeños el uso de mascarillas infantiles, son muchos los padres que quieren hacerse con una para proteger a sus hijos y con ellos a toda la familia.  El problema es que las mascarillas infantiles se han convertido en un producto casi imposible de conseguir.

Si desde que entró en vigor el estado de alarma y un par de semanas antes las mascarillas en general eran un bien escaso en las farmacias, con las de adultos ha habido un cierto goteo y desde hace unos días están empezando a fluir, pero las unidades infantiles son una misión prácticamente imposible.

Mascarillas infantiles Mascarillas infantiles

Mascarillas infantiles

“Desabastecimiento hubo hasta la semana pasada pero tanto nosotros como el resto de empresas ya estamos distribuyendo”, explica Ignacio Pérez, responsable de comunicación en Granada de Bidafarma, una de las principales distribuidoras de productos farmacéuticos. “Todavía no es en un número muy alto pero ya están avisando las farmacias a sus clientes que han llegado para adultos”.

Por eso aún se venden con cierto control número. Por ejemplo, algunos farmacéuticos están poniendo límites de tres unidades por cliente. “El abastecimiento no es brutal en el sentido de suministrarlas en la cantidad que igual necesitaría la gente”, aclara Ignacio Pérez sobre esta cuestión. “Las FPP2 están llegando a las farmacias pero poco a poco, todavía no se puede decir que el suministro esté garantizado. Pero las quirúrgicas se están distribuyendo en una mayor más cantidad”.

En cuanto a las quirúrgicas y las oscilaciones de precio que ha habido hasta la fecha, matiza que algunos farmacéuticos a partir del lunes perderán dinero. “Ahora se pueden vender por unidades y el Gobierno ha fijado un precio de referencia. Una caja de mascarillas tiene 50 y los establecimientos están autorizados a venderlas sueltas. Nosotros no las comprábamos pero hay farmacias que antes de garantizarse el suministro han preferido tenerlas para sus clientes aunque fuese a un precio caro. Las vendían a cinco porque a ellos les costaban cuatro. Ahora las tendrán que vender a menos de un euro”.

Pero de las infantiles, ni rastro de suministro por ahora: “Nada de nada”: "En el mes de febrero todavía habría algunas farmacias que tuviesen alguna caja o pudieran llamar a los distribuidores. Nosotros teníamos unas 6.000 cajas, que era un stock como para dos años, pero duraron media hora. Y en los niños el problema no es la patología, es que sean portadores”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios