Municipal

Porteros de colegios: 22 centros mantienen este puesto, que obliga a cuidarlos y vivir en ellos

  • El Ayuntamiento de Granada acaba de modificar el acuerdo de vivienda-portería tras la toma de posesión como funcionarios de seis porteros

El Gómez Moreno, en el Albaicín, es uno de ellos.

El Gómez Moreno, en el Albaicín, es uno de ellos. / G. H.

La figura del portero de colegio sigue siendo, todavía, necesaria en los centros educativos. Muchos son los granadinos que recordarán al de su cole, que se encargaba de tenerlo todo en orden, de abrir y cerrar el centro... Era la figura de referencia para muchas generaciones. Incluso padres e hijos han pasado por el mismo centro con el mismo portero. Y además vivían en el propio centro. Y lo siguen haciendo. 

Pero las relaciones contractuales y los tipos laborales cambian y ha obligado al Ayuntamiento de Granada a modificar los acuerdos relativos al uso y disfrute de la vivienda-portería a los empleados que ocupan los puestos de limpiador y portero adscritos a los colegios públicos. 

El propio expediente de Recursos Humanos recoge la situación de diversas viviendas porterías de colegios públicos adscritas al Ayuntamiento de Granada según un informe del director general de Recursos Humanos, que recoge que estos puestos figuran en la relación de puestos de trabajo municipal, estando adscritos a la Dirección General de Mantenimiento. 

Seis centros afectados

El objeto de la modificación es el caso de seis porterías de colegios de la capital donde estas viviendas han estado ocupadas-desempeñadas por personal funcionario interino afectado por los procesos de estabilización de la ley de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público. En concreto son los porteros y porteras de los centros Gómez Moreno, Victoria Eugenia, Eugenia de Montijo, Santa Juliana, Juan Ramón Jiménez y Fuentenueva, todos con la portería actual asignada entre 2010 y 2015.

El expediente recoge que el desempeño de este puesto tiene una especial circunstancia en relación al resto de funcionarios interinos ya que además de realizar las funciones encomendadas, "se debe residir en la vivienda aneja al colegio asignado. Es decir, es el lugar de residencia, el domicilio familiar".

Porque "aunque pudiera ser algo anticuado", todavía se mantienen más de 22 en la capital, siendo de obligado cumplimiento la residencia en el centro ya que también, entre sus funciones, está la vigilancia del colegio.

Y con la reciente toma de posesión como funcionarios de carrera de estas seis personas, por estas mismas razones, es imposible modificar ya que alterar tales adscripciones supondría romper el domicilio familiar si se producen cambios en dichas viviendas sin poder quedar asignados a otro destino. 

En consecuencia, se ha estimado procedente modificar los acuerdos de Junta de Gobierno Local de asignación de vivienda portería y la obligación de residir en la vivienda que se le asigne, para mantenera los mismos funcionarios que se indican pero como funcionarios de carrera y no interinos, con carácterdefinitivo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios